2014 en libros.

Siempre es agradable leer listas de cosas: las mejores películas, los libros que leer antes de morir, las exposiciones de arte más pretenciosas y vacías. Son sencillas, rápidas de leer, y entregan las recomendaciones que buscamos. No hay mucho que comentar en cada ítem, pues la idea es simplemente decir por qué incluimos ciertos títulos en lo mejor o lo peor del año, y ya está. Tras un par de minutos de lectura comprendemos el punto de vista de quien escribe y podemos adivinar gran parte del contenido de su blog. Esta entrada, al igual que la del año pasado, es una ventana a lo que ofrezco en mi página, y cuenta con todos los elementos que pretenden hacerles creer que mi blog es interesante de leer: no hay largas disgresiones sobre personajes, no expondré detalles de la trama, y tampoco haré un análisis de la obra. Los invito, pues, a comentar conmigo cuáles fueron mis mejores lecturas de este año. Además, y lo menciono en negritas, espero sus comentarios, sobretodo si no están de acuerdo con mis elecciones, pues ese tipo de comunicación es la que siempre espero al subir una entrada. Quiero que alguien me exponga su punto de vista, me diga cultamente que me equivoco, que me invite a debatir. Entre comentarios del tipo ¡lo apuntaré, gracias! o ¡lee mi novela, la próxima revelación del 2015! y el odio de los haters, me quedo definitivamente con estos últimos. Así que si concuerdan conmigo, o piensan que he perdido la razón al escribir esta entrada, ¡coméntenlo! ¡Comentemos! Hablemos de libros.

2 NOVELAS DECEPCIONANTES PEORES LECTURAS DEL AÑO

Si me preguntan por la peor lectura de este año instantáneamente responderé El temor de un hombre sabio, un tocho de más de mil páginas que impacta por lo vacío de sus capítulos, el desagradable cambio en el ritmo que ocurre avanzadas 400 páginas y las cantidades industriales de paja que usa el autor para rellenar y abultar la historia. Por otra parte, casi tan decepcionante como el libro de Rothfuss, está Mr. Mercedes de Stephen King, su intento de escribir una novela policial, que intentaré no recordar hasta que lea la segunda parte, porque soy masoquista y continuaré con la trilogía.

MEJORES LECTURAS DEL AÑO

Comencemos por algunos libros que, no obstante son excelentes y también las menciono dentro de las mejores lecturas del año, no alcanzan a ingresar al Top 10. Obras impresionantemente innovadoras como La casa de hojas, de Mark Z Danielewski, un autor que decide llevar al límite la interacción entre lector y libro, con una propuesta transgresora que nos invita a jugar; pasé verdaderos momentos de tensión con este libro, no solamente cuando tenía que torcerlo y ubicarlo frente a un espejo para poder leer ciertos pasajes. Otra novela que destaca por la experimentación es Fantasmas, de Chuck Palahniuk, un autor que busca en cada novela impactar al lector. Aquí junta distintas historias que escribe un grupo de autores confinado a un retiro de creatividad, cuya oscuridad solo sirve para destacar el lado siniestro de sus narraciones. La mejor novela que he leído de este autor, sin dudas. Cambiando radicalmente de género, menciono The knife of never letting go, primer libro de la trilogía Chaos Walking de Patrick Ness, con la nos invita, con una voz que estiliza las palabras del niño protagonista, a conocer un mundo en que todos pueden oír los pensamientos de todos, en un planeta lejano que se prepara para albergar a la civilización humana que escapa del desastre en que se ha convertido la Tierra. Aunque me habría gustado ponerlo en el top, ya incluí otro libro del autor, A monster calls, e intentaré variar un poco los títulos. Finalmente quiero mencionar la conmovedora Stoner, una novela magistral que nos habla de la mediocridad y una extraña forma de entender el éxito, a través de los días normales de la vida normal de un protagonista normal. Ahora, sin otras menciones especiales que hacer, avancemos al top 10.

LAS 10 MEJORES LECTURAS DEL 2014

lo mejor 1

10. ‘Sobre la belleza’ de Zadie Smith.

Quiero destacar la universalidad de este relato, lo fácil que es identificarse con este grupo de académicos en guerra intelectual, la familia ecléctica de los profesores y sus constantes conflictos. Divertida e irónica, Zadie Smith compone una novela en donde la profundidad y la agudeza intelectual se dan la mano en un tour ameno y entrañable. Llena de premisas ocultas y no tan ocultas, se me ocurre que Sobre la belleza podría anunciarse con el siguiente eslogan: Los académicos también son personas. Y aunque hay una interesante discusión sobre la belleza, sus representaciones, y conceptos como la discriminación positiva, creo que para captar lectores resaltaría el aspecto humano de esta novela.

9. ‘A sangre fría‘ de Truman Capote

Seguramente muchos de ustedes conocen este libro, “novelización” de los eventos ocurridos a la familia Clutter y la posterior investigación, que masificó un incipiente género llamado True Crime. Capote es un genio. Un hombre con semejante don para captar el alma humana solo merece ese apelativo, y si a esto le sumamos un talento especial para la prosa obtenemos la impresionante obra que este libro es. Emocionante, impactante y cruda en sus implicaciones, A sangre fría nos obliga a ver a los asesinos como nunca antes habríamos hecho. Imprescindible. Una de las novelas que todos deberíamos leer alguna vez.

8. ‘Casa de campo’ de José Donoso

Una obscura y grotesca novela, cargada de simbolismos y alegorías sobre la historia de la violencia en Chile, contada con la prosa que solo Donoso sabe producir. Seguramente lectores extranjeros no captarán la totalidad de referencias (como seguramente muchos lectores nacionales tampoco lo harán, porque por momentos no sabes si el autor se refiere a un hecho histórico o a otro. Una interesante ambigüedad que nos obliga a jugar con él), sin embargo si desean conocer un Chile literario diferente, los invito a descubrir esta magnífica obra.

7. ‘A monster calls’ de Patrick Ness

Una conmovedora novela sobre un niño visitado por un monstruo que le intenta arrancar a base de historias y ficciones la verdad inherente que lleva dentro. Una pista: se relaciona con la catastrófica enfermedad de su madre. Con una prosa sencilla y perfecta, el autor presenta esta novela que emocionará a niños y adultos. Me habría gustado leerla en la edición ilustrada, y recomiendo que, si pueden, la consigan, sin embargo, no son necesarias para disfrutar esta maravillosa historia.

6. ‘Middlesex‘ de Jeffrey Eugenides.

La lectura de noviembre en el Man Pulitzer Book Award Project llega directo a las mejores lecturas del año. Una saga familiar que recorre décadas y continentes hasta desembocar en Cal, una persona nacida dos veces, primero como chica y luego como chico, que nos cuenta en primera persona (que además nos obliga a plantearnos el narrador protagonista de otra forma) la historia de su autodescubrimiento. La prosa precisa del autor, una habilidad épica de hacer de esta historia una incesante cadena de acontecimientos que no da tregua al lector y su humor y cariño especial para tratar a los personajes, constituyen un libro magistral, ganador del Pulitzer, que se instala entre las grandes novelas americanas, y en las grandes lecturas de mi vida como lector.

lo mejor 2

5. ‘American Psycho’ de Bret Easton Ellis.

Esta excesiva novela es desagradable de leer. Grotesca en sus pasajes más vanidosos y hasta vomitiva en sus escenas salvajes. Pese a esto, me parece necesaria, toda una experiencia de lectura que cumple su objetivo: forzarnos a pensar. Patrick Bateman es millonario, es exitoso en su trabajo como hombre de negocios y ha cumplido el ideal americano del éxito financiero-social que muchos han perseguido en las últimas décadas. Bajo su ropa cara y sus productos cosméticos, se oculta un monstruo que recorre Manhattan cometiendo crímenes atroces. Pero la brutalidad de la novela no se limita a las escenas de desagradable violencia. La novela es un todo que funciona a la perfección, un microcosmos descompuesto que nos arrastra a la locura y nos obliga a presenciar el espectáculo destructivo que es el protagonista, un verdadero productos de la sociedad que ha sido liberado y olvidado por sus creadores, el oscuro sistema.

4. ’22/11/63‘ de Stephen King

Las dos novelas del maestro que aparecen en esta entrada comparten una intención común: probar suerte en un género poco usual para el maestro del terror contemporáneo. A diferencia del libro que mencionaré después, en 22/11/63 encontramos a Stephen King en su esplendor como narrador, mezclando elementos de la crónica histórica, el thriller, los viajes en el tiempo y las implicaciones casi metafísicas del mundo que entronca en la Torre Oscura, en una historia entrañable e impecable. Personajes que ya son viejos amigos, sometidos a una trama que no da tregua el lector, que nos mantiene en vilo hasta el final, atraviesan el tejido espacio temporal para ofrecernos la novela que faltaba en el impresionante arsenal literario en que se ha convertido la obra de uno de los grandes narradores de Norteamérica.

3. ‘Ampliación del campo de batalla‘ de Michel Houellebecq

Una novela breve, concisa y difícil de asimilar, que nos lleva al complejo campo de batalla creado tras la asimilación del modelo neoliberal. Memorables pasajes nos presenta este libro, como el escape a la naturaleza del protagonista, sus reflexiones sobre lo complejo que es comprar una cama, o su peculiar opinión sobre las mujeres y sus terapeutas. Incómoda, divertida de leer, y muy precisa en cuanto a sus pretensiones, esta novela me presenta a un autor que seguiré durante el 2015.

2. ‘La trilogía de Nueva York’ de Paul Auster

Tres novelas breves interconectadas en un mundo ambiguo y emocionante. Tres ejercicios literarios que mezclan géneros y derriban barreras, componiendo la primera gran obra del novelista americano Paul Auster. Este es uno de esos libros que terminas con la boca abierta, sabiendo que volverás a devorar en poco tiempo, porque en una lectura es imposible captar su oscura profundidad. Múltiples son las razones por las que este libro es una obra de culto, imprescindible en el “canon posmoderno”, y abarcan desde la reflexión sobre el lenguaje y sus limitaciones, la naturaleza de la literatura y las posibilidades de la ficción literaria. Ambiciosa y juguetona, esta novela concentra los mejores elementos del autor, que intentará retomar en sus posteriores trabajos.

1. ‘La broma infinita’ de David Foster Wallace

Esta infinita novela, que literalmente se burla del lector en muchos momentos, arrastrándolo por monólogos sobre la naturaleza de las videoconferencias, las intrincadas reglas de un curioso juego llamado Escatón, los ligues amorosos de un adolescente y luego las conversaciones de espías-asesinos en silla de ruedas, con un futurista telón de fondo que abarca políticas separatistas y una película que mata a quien sea que la vea. Una locura de libro, que no volveré a comentar aquí, así que les dejo la anti-reseña que escribí tras la extenuante lectura. Eso sí, un último comentario, y quizá la razón por la que es, indiscutiblemente, mi mejor lectura del año: si tuviera que elegir el momento más conmovedoramente humano, más desgarrador, honesto y maravilloso, de los 365 días que pasé leyendo durante el 2014, lo encontraría en esta novela. David Foster Wallace no es una leyenda, solamente, por la impresionante forma de concebir una novela que aportó a la literatura, burlando las reglas de linealidad y legibilidad, sino también por su inusual comprensión de aquello que se oculta o que intentamos ocultar dentro de nosotros, sentimientos que él rescata y analiza, deconstruye y clarifica, ya sea en intentos monólogos o en lentas secuencias de acción incesante.
Impresionante. Imperdible. Imprescindible.

¡Y aquí termina este recuento de lecturas! ¿Han leído algún libro del Top 10? ¿O de mis decepciones del año? Cuéntenme sobre sus lecturas del 2014 y sus propósitos lectores para el año que comienza.

¡Feliz año 2015 a todos!

La estrafalaria lectura veloz

Una soleada mañana de verano, Howard Stephen Berg decidió inscribir su nombre en el libro de records Guinness y demostrar su superioridad respecto al resto de seres que habitaban este mundo. Su hazaña, de proporciones literal y literariamente colosales, despierta en mí dudas que intentaré plantear en esta entrada, quizá con la ingenua intención de que juntos lleguemos a una explicación que demuestre la veracidad de la lectura de 25.000 palabras por minuto. Así es, señoras y señores, en este momento respira y piensa un ser humano (al parecer) capaz de leer 25.000 palabras en 60 segundos. Personalmente, no lo creo. Me suena a fantasía, a don mágico del espíritu santo o a campaña de marketing. Imaginemos el (anti)eslogan: “No prolongues el sufrimiento: lee 50 sombras de Grey en menos de dos minutos”. Seguramente si yo tuviera ese superpoder leería otras cosas: abordaría el Ulysses e intentaría no enloquecer paseando mis ojos a alta velocidad sobre los más importantes ejemplos de fluir de la consciencia que podemos encontrar en la literatura; leería El arco iris de gravedad, mi actual lectura, de un tirón maratónico y sin consultar apuntes o dudar de mis recuerdos. ¿Cómo es posible que alguien pueda leer a esa velocidad? No vengo a presentar una explicación neurobiológica al récord de Howard Stephen Berg, claramente, pero planteo la inquietud. Si alguien, estudiante de alguna ciencia, sabe cómo es esto posible, que lo deje en los comentarios.

Read-More-reading-34418229-1200-805

¿Qué entendemos por lectura veloz? Muchas veces me miraron con desconfianza y asombro en la escuela al ver que cambiaba de libro, a veces, en varias ocasiones, semanalmente. Me preguntaron por mi velocidad lectora como si se tratase de un índice que sabía determinar o que tenía cuantificado. Honestamente, no sé cuántas palabras leo por minuto. Nunca hice cursos de lectura veloz, que por cierto me parecen una pérdida de tiempo y dinero considerando que la información está disponible en internet, ni intenté mejorar mi velocidad lectora. Leo y ya está. Quizá con el tiempo y la experiencia comencé a leer más deprisa sin darme cuenta, sobretodo al estudiar. Noto que a veces leo entre líneas o sobrevuelo la página, captando, no obstante, la idea general del texto. Algo similar es sugerido como técnica de lectura veloz, bajo el nombre de skimming, en la que lees el inicio de cada párrafo o fragmentos equivalentes. Diferente es el scanning, literalmente escaneo, en el que pasas la vista buscando palabras o ideas importantes casi sin darte cuenta. Cuando tienes ante ti una gran cantidad de páginas que necesitas leer rápidamente, puedes usar estas técnicas pues no necesitas leer cada palabra. Sin embargo, al leer ficción, el escenario es distinto, y aunque igual puedes leer sin leer todo el texto, acto que muchas veces me sorprendo haciendo, no estoy seguro de si los resultados son satisfactorios.

quote-i-took-a-speed-reading-course-and-read-war-and-peace-in-twenty-minutes-it-involves-russia-woody-allen-3592

No sé si es posible evitar saltarse algunas palabras al leer ficción. La prisa apremia y nos obliga a avanzar más rápido, y aunque creo que logro captar el sentido del texto, siento que algo se ha perdido en el proceso de leer. Intento detenerme y leer cada palabra. A veces releo párrafos completos si persiste esta sensación de ignorancia, una extraña certeza de no estar percibiendo algo esencial, mas no completamente trascendente. ¿Es necesario leer cada palabra? Por una parte, considerando que toda estructura gramática contiene elementos que solo entregan nexo y cohesión a las ideas y que, al quitarlos, solo modifican el sentimiento de orden y fluidez del texto (hablo prácticamente sin base teórica porque no soy estudioso de la gramática. Es más, en los últimos años ni siquiera vi “gramática” como un tema en la clase de Lengua), quizá es posible obviarlos y seguir adelante. Se detectan casi automáticamente, son aquellas palabras que no destacas al usar marcadores de colores en los resúmenes, los sitios blancos de los papeles amarillos que resultan ser tus apuntes. En narrativa, quizá puedes ignorarlos; al leer textos de no ficción seguramente lo haces sin darte cuenta. Decidimos qué palabras son o no relevantes casi con arbitrariedad, sin pensar en que el texto obedece al autor que lo escribió. ¿Estamos menospreciando parte de su trabajo al leer velozmente?

¿Y qué sucede al leer poesía? Ciertamente, y lo recalco con el uso de negritas, es una locura leer velozmente un poema, más aún saltarse palabras. Cada poema tiene su ritmo y su velocidad, y puedes cambiar de forma radical su sentido tan solo por leerlo a prisa. Entiendo la lectura veloz en narrativa, en ensayos, en textos de no ficción en general, pero creo que en la poesía, más que en ningún otro género, las palabras consiguen su máximo esplendor, su importancia como elementos individuales se radicaliza y la falta de una puede destruir completamente un verso, o el poema completo. Quizá esta opinión se deba a la poca poesía que he leído, y a que en consecuencia tiendo a enfrentarme a un poema con la mayor calma que logro invocar, intentando entender y leer palabra tras palabra, forzándome, incluso, a sentir. Porque en la escuela te preguntan por lo que transmite el hablante lírico, pero a veces no me transmitía nada, o yo no me encontraba lo suficientemente receptivo, y volvía a releer la estrofa lentamente, como si la lentitud fuera sinónimo de comprensión.Y ese es uno de puntos que más se discute al leer velozmente, ¿es posible comprender íntegramente un texto al aplicar técnicas de lectura veloz? Pensemos también en una pregunta diferente: ¿queremos entender íntegramente el texto que estamos leyendo? La respuesta, si estamos leyendo por placer, seguramente es sí; pero al estudiar toneladas de textos para un examen quizá no sea necesario comprender a la perfección cada idea, sobretodo si el tiempo es el que apremia y no la velocidad con la que intentamos leer.

‘Mr. Mercedes’ de Stephen King

Stephen King, maestro del llamado género de terror contemporáneo, cambia de registro una vez más para ofrecernos esta novela policial que intenta, a ratos casi desesperadamente, de alejarse de los tópicos del genero mientras se enriquece, simultáneamente, de sus detalles más característicos. Encontrarnos al autor intentando aventurarse en otros géneros no debe sorprendernos, sobretodo después de su última gran incursión en la ciencia ficción/novela de viajes en el tiempo/crónica histórica/historia de amor, 22/11/63, en la que contaba las peripecias de un profesor de Inglés que vuelve al futuro, específicamente a los años 60’s, para intentar evitar el asesinato a JFK. Tras semejante novelón, claramente tenía altas expectativas para Mr. Mercedes, novela que contaba con todos los elementos para ser una de las historias más interesantes del año, sin embargo, la poca originalidad (o evidente intento de originalidad) y el desperdicio que resultan ser algunos personajes acabaron por transformar este libro en una de las mayores decepciones de mi año lector.

unademagiaporfavor-epub-pdf-ebook-libro-mr-mercedes-stephen-king-trilogia-Bill-Hodges-1-portada

Mención especial a la perfecta portada.

Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad americana, cientos de parados esperan la apertura de la oficina de empleo para reclamar uno de los mil puestos de trabajo que se han anunciado. Han hecho cola durante toda la noche. De pronto, invisible hasta que lo tienen prácticamente encima, un Mercedes surge de la fría niebla de la madrugada. Su conductor atropella y aplasta a todos los que encuentra a su alcance. Acto seguido, el coche da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando atrás ocho muertos y quince heridos.Meses después, Bill Hodges, un policía jubilado, que sigue obsesionado con este caso sin resolver, recibe una carta anónima de alguien que se declara culpable de la masacre. Brady Hartfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto de aquella sensación de muerte debajo de los neumáticos del Mercedes, que ahora quiere recuperarla.Mr MERCEDES es la historia de una guerra entre el Bien y el Mal.

Bill Hodges, policía retirado e, inicialmente, anti-detective, decide desenmascarar al Asesino del Mercedes, quien en realidad es Brady Hartfield, un joven que vive con su alcohólica madre y, en una esperanzadora mañana de verano, mata a una muchedumbre de personas cesantes embistiéndolas con un automóvil, un Mercedes, robado. “Se me empinó como nunca en la vida”, le asegura Hodges en una interesante carta en la que lo invita a perseguirlo, a descubrirlo, en lo que será un simpático juego de “cazador-cazado” cuyos roles se pretenden invertir continuamente. Además de un montón de detalles escabrosos y algunos emojis ocasionales, la carta insiste en que el asesino no pretenden realizar más homicidios, no obstante, como ya nos imaginamos, el detective se entusiasma y decide investigar, en lo que será un caso con implicaciones personales y pintado con sentimientos de venganza, en un giro dramático que se prevé cien páginas antes de que suceda.

El dramatismo siempre se encuentra en dosis justas en las novelas de King. El maestro es un narrador nato, y sabe cuándo es necesario aderezar la historia con algo ligeramente más melodramático que el tono general. Siempre he valorado esa habilidad, aunque resulte en muertes doloras y devastadoras para el lector involucrado. Aquí, como se imaginarán, el giro que menciono tiene que ver con la muerte de un personaje, sin embargo, no se siente de la misma manera que en otras de sus historias, pues los personajes carecen del encanto y profundidad que caracterizan a las obras de Stephen King. Algunos parecen manchas difuminadas de tinta, sin límites apreciables o formas definidas; intentos creativos sin personalidad que limitan considerablemente esta novela. Y si bien entiendo que muchos de los detectives que viven en el mundo de la novela negra y policial comparten muchas características, en teoría mantienen una esencia personal irrepetible. Me imagino que Marlowe o Poirot, por mencionar algunos de los personajes mencionados en Mr. Mercedes, han logrado imprimir sus nombres en la literatura por sus avasalladoras personalidades, o por algo trascendente que los hace ser relevantes en el género. Bill Hodges es un personaje más en el montón de detectives que resultan ser protagonistas de no uno, sino tres o más libros en un género que puede impresionar con novelas magistrales o pasar desapercibido con novelas promedio como esta.

No es una mala novela, sin embargo. Entretiene y sirve para pasar el rato, pues la prosa de Stephen King resulta efectiva como siempre que narra una historia de misterio. El juego del cazador-cazado a ratos resulta entretenido, y aunque los esfuerzos por hacer que Brady tropiece, cometa el error que estamos esperando que cometa, y de que su perfil psicópata sea trillado y basado en un sinnúmero de clichés que van desde el sadismo indiferente a una tensa relación incestuosa con su madre, la historia logra mantenerse más o menos a un nivel de acción constante. Aunque decepcionante, la novela resulta ser material de recomendaciones: el libro que podrías llevar a la playa si deseas pasar la tarde leyendo un thriller liviano y al uso. Seguramente no permanecerá en tu memoria, ni constituirá un aporte al género, pero podrás disfrutarlo al igual que los cientos de thrillers que rotan en las listas de best-sellers. Su vaga originalidad podría jugar a tu favor si no eres asiduo a este tipo de historias.

ranking-2-v1

2 / 5

IMM 22 | Edición FILSA 2014

Tres visitas a la FILSA (Feria Internacional del libro de Santiago) cuyos resultados aparecen en este IMM, un regreso en gloria y majestad a una sección que tenía abandonada. Este año, además, participé en la primera junta de la Comunidad Lit Blogger Chile, el grupo de los bloggers simpáticos de este país, y pude conocer a figuras populares de la blogosfera. En resumen, la FILSA estuvo como otros años: gigantescos stands de las grandes editoriales (Planeta, la cada vez más amplia Penguin Random House, Ediciones B, etc) y pasillos estrechos para las editoriales independientes. Durante el día Pablo Simonetti y Hernán Rivera Letelier salían de sus escondites criogénicos y firmaban libros de forma maratónica, se realizaban presentaciones de libros y diálogos con conocidos (?) escritores. Este año, no obstante, me detuve a ver con más detenimiento la zona de editoriales independientes, pequeños stands en los que se apilan decenas y decenas de novelas ambientadas en (surprise, surprise) durante el golpe militar. Ya comentaba en Twitter que me parecía que los escritores nacionales confunden la conciencia política con la descripción del golpe, y es que cada novela que me parecía interesante (algunas post apocalípticas, otras policiales) incluían el tema del golpe militar de alguna forma. Me sorprendió, por otra parte, el desarrollo de la fantasía y la ciencia ficción en Chile, géneros que interesantes editoriales independientes se están atreviendo a presentar. En fin, la FILSA sigue siendo el gran panorama de libros en Chile, y mis jornadas allí fueron tan entretenidas como siempre. Espero que el próximo año traigan a más autores extranjeros, más presentaciones de novelas que están impactando el panorama cultural internacional, y no a los mismos novelistas de siempre. Ahora, sin más retrasos, mis adquisiciones en la FILSA 2014.

SAM_4534

Jonathan Lethem es parte de los autores que he deseado descubrir desde hace un par de años, ¿y qué mejor forma de hacerlo que con esta novela, una historia ambientada en un Nueva York aterrorizado por un tigre gigante? He leído que esta novela es casi un homenaje a dos de mis autores favoritos, David Foster Wallace y el legendario Thomas Pynchon, así que seguramente disfrutaré de este libro.

SAM_4541

 A Oé solo lo ubicaba de nombre. No conocía el argumento de sus obras, su nacionalidad, ni siquiera que había ganado el Nobel, sin embargo, cuando leí la sinopsis de atrás, no pude evitar sentir un alto interés por este mastodonte de casi 900 páginas. A grandes rasgos, Salto mortal cuenta la historia de un joven que ingresa a una secta religiosa, y a partir de esto el autor intenta componer un retrato de Japón en la época contemporánea. Suena tremendamente interesante.

SAM_4542

Otra novela que no conocía, sin embargo, a diferencia de la anterior, en este caso no había leído nunca le nombre del autor. Pasó algo similar: leí la sinopsis y sentí urgencia de leer la novela. Parece que es el tipo de libro que disfruto leer: una aventura de impresionante envergadura, una composición desbordante con una trama expansiva que logra abrumar al lector. Conocemos a  Quinten, un joven que será educado en las principales ramas del saber occidental por motivos aparentemente oscuros. Seguro que lo leeré antes de fin de año.

SAM_4539

SAM_4540

Uno de los invitado a FILSA 2014 fue David Grossman, y cuando me enteré de que estaría firmando libros decidí ir por segunda vez al evento. No he leído nada del autor, sin embargo, lo conocía y tenía pensado leer algo de él pronto, así que aproveché esta oportunidad para darme el impulso final para adentrarme en su obra y, de paso, pedirle una firma. Admiremos por un momento la portada y la firma, con mi nombre en hebreo, y luego les contaré un poco de qué trata el libro. En Véase: amor, Momik, sobreviviente del holocausto, recibe la visita de su extravagante abuelo, quien lo ayudará a sobreponerse al recuerdo del nazismo.

SAM_4537

No es mucho lo que puedo comentar de una novela tan conocida e importante, salvo que deseo leerla. Este año leí Flush, una novela corta de Virginia Woolf, protagonizada por el perro de Elizabeth Barrett. En realidad, aquel libro es una biografía, o una semi biografía. Woolf, siempre original, inició un verdadero género literario al escribir biografías que aúnan los hechos históricos y la ficción. En La señora Dalloway, su primera novela, destaca por otros motivos, en particular por la forma en que está planteada la novela. También, espero leerla antes de fin de año.

SAM_4535

Este año leí Body Art y algunos cuentos de El ángel Esmeralda, y aunque las novelas que más me interesan leer de DeLillo son Submundo, La estrella de Ratner y Fascinación, vi Jugadores a un excelente precio y no pude resistirme. He leído en internet comentarios terribles y reseñas que lo catalogan como de lo mejor del autor. En Jugadores nos encontramos con las claves usuales del mundo de DeLillo: el terrorismo y su usual percepción casi clarividente. ¿Alguien ha leído esta novela?

SAM_4533

No he leído nada de Ana María Matute. Conocí su nombre hace algunos meses, cuando fue noticia su fallecimiento. Inmediatamente, muchos bloggers comenzaron a hablar de las novelas que habían leído de ella y del poco reconocimiento que había hacia la autora. Dentro de las ofertas de Planeta estaba este libro, y se ve lo suficientemente interesante como para probar la literatura de esta escritora. Si han leído algo de ella o este libro en particular, los animo a comentarlo en la parte de los comentarios.

SAM_4536

Philip Roth, el autor al que no le dieron el Nobel este año. Pese a que he leído solo tres libros de él, me gusta mucho. Esta novela, su primer trabajo publicado, ganadora del National Book Award, calza perfecto con el Man Pulitzer Book Award Project (¡este mes leemos Middlesex!), pero seguramente lo leeré de forma separada porque el calendario de buenas lecturas conjuntas me parece que está copado hasta febrero.

Finalmente, les muestro una bolsa de Kundera que conseguí y una ilustración de Tyrion elputoamo Lannister.

SAM_4543

SAM_4544

¡Eso es todo! Espero esta semana subir la reseña de Sobre la belleza, de Zadie Smith, una increíble novela de la que deseo hablar un poco más. Aunque me desaparezca del blog, regularmente comento por Twitter o GoodReads, así que aprovecho de hacerle publicidad a mis otras cuentas en redes sociales.

¡Buena semana!

Octubre en libros

Ha sido un mes de interesantes y variadas lecturas. Desde Palahniuk hasta Nicole Krauss, octubre me permitió leer un libro más que el mes pasado y conocer autores nuevos. En general, 2014 ha traído buenas lecturas, y espero que esto se mantenga el máximo tiempo posible. A fin de año, aprovecho de comentar brevemente, leemos para el Man Pulitzer Book Award Project (¡ahora también en Twitter!) el temido y reverenciado Arco iris de la gravedad, y en noviembre Middlesex de Eugenides. Confío en que serán grandes lecturas. Ahora, sin más anuncios que hacer, los libros que leí en octubre.

SAM_4495

  • ‘Condenada’ de Chuck Palahniuk

Seré breve al hablar de este libro porque fue reseñado hace poco en el blog. En esta novela conocemos a Madison, una joven que tras unas sobredosis de marihuana muere y llega al infierno, en donde se encuentra en un escenario de grotescas imágenes: un río de semen desperdiciado y gigantes que tendrá que masturbar. Aunque la novela tiene los usuales elementos transgresivos del autor, las críticas y comentaros sin menos ácidos de lo usual, y se quedan en el intento de asquear al lector. No obstante, es una novela tremendamente divertida que seguro logrará hacerles pasar un buen rato. Una novela de aventuras Y.A. para jóvenes con estómagos firmes.

ranking-3-v1

3 / 5

  • ‘La historia del amor’ de Nicole Krauss

Una novela orquestada en a tres tiempos y tres hilos narrativos que confluyen en un hombre exiliado a Estados Unidos tras sufrir el nazismo en Polonia. De pronto aparecen Valparaíso, Nicanor Parra, Buenos Aires y Nueva York. Y sin embargo. De la mano de la prosa de Krauss esta empresa ambiciosa se convierte en una novela entrañable. Leo Gursky llega al final de su vida y comienza la dolorosa e inevitable tarea de reflexionar sobre lo que ha sido su vida; mientras, en paralelo, la joven Alma intenta conseguirle un novio a su madre, dedicada a la intensa tarea de traducir del español la novela La historia del amor, un libro que nos remonta a Polonia y Sudamérica, y nuevamente a Nueva York. Espero subir esta semana un comentario más detallado, para mostrarles además las citas que marqué durante la lectura. Me ha gustado esta novela, mucho.

ranking 4 (v1)

4 / 5

  • ‘Amsterdam’ de Ian McEwan

El libro del mes para el Man Pulitzer Book Award Project es una interesante y sorprendente novela. Al igual que otros libros de McEwan, comienza con una escena evocadora: Molly ha muerto y a su funeral llega su marido y sus tres amantes, participantes de una trama cargada de reflexión y sutil humor negro. Vernon, editor de un periódico, recibe de la mano de George, el marido de Molly, las escandalosas fotografías íntimas de Julian Garmony, secretario de relaciones exteriores, candidato a Primer Ministro y ex amante de Molly. La decisión de publicar o no las fotografías en su periódico, cada vez más sensacionalista (quizá por opción, quizá por necesidad) son la excusa para que el dilema moral se desate en una novela que trabaja en distintos niveles. En paralelo tenemos a Clive, compositor llamado a escribir la obra musical más importante del siglo, que ve su vida aturdida por la muerte de Molly y comienza a plantearse temas como la eutanasia y la trascendencia. Esta novela, ganadora del Man Booker Prize, es breve y concisa; en casi doscientas páginas desarrolla con maestría una crítica de la moral y la cultura del fin de milenio, con una historia interesante que se lee con avidez, y que conduce al lector hacia un final inesperado e impresionante a partes iguales.

ranking 4 (v1)

4 / 5

  • La semilla del diablo de Ira Levin

No sé si debería llamar clásico del terror a esta novela, sin embargo, muy popular y casi de culto sí es. La semilla del diablo (o El bebé de Rosemary, porque ese título es perfecto y no un desagradable spoiler como el elegido por Ediciones B) es un libro de suspenso que mantiene en vilo al lector hasta el final, preguntándose qué está sucediendo, mientras una atmósfera densa y bien lograda que funciona a la perfección con el resto del relato. Aquí conocemos a Rosemary, una joven casada con el actor Guy Woodhouse, un hombre decidido a triunfar en el cine. La pareja decide mudarse a la legendaria casa Bramford, un edificio que ha albergado innumerables tragedias durante su historia. Y comienzan a suceder cosas extrañas, obviamente. Es una novela de fácil lectura que engancha desde el principio, ideal para leer en un día. Fue el libro que elegí para leer en Halloween y no me arrepiento, no obstante prefiero referirme con cautela a su calidad, pues si bien es emocionante y está bien planteada, no es la gran novela de terror ni se encuentra dentro las mejores del género.

ranking-3-v1

3 / 5

Y ustedes, ¿qué libros leyeron en octubre? ¿Alguna lectura aterradora?