Asesinato en el Orient Express, de Agatha Christie

Ya les había contado que en Chile comenzó una colección de novelas de la reina británica del crimen en un cómodo formato en tapa dura. Pues bien, esta es la segunda que leo (y tercera de la colección) y cada vez me encanta más esta escritora.

Estambul, pleno invierno. Poirot decide tomar el Orient Express que en esta época suele hacer su recorrido prácticamente vacío. Pero aquel día, el tren va lleno y sólo gracias a una buena amiga consigue una litera en el coche-cama. A la mañana siguiente se despierta, descubre que una tormenta de nieve ha obligado a detener el tren y que un americano, llamado Ratcher, ha sido apuñalado salvajemente. Aparentemente nadie ha entrado ni ha salido del coche-cama. El asesino, sin duda, es alguno de los ocupantes entre los que se encuentra una altiva princesa rusa y una institutriz inglesa

Luego de la experiencia con Diez Negritos, ya sabía que me encontraría otra vez en medio de un misterio imposible, con entretenidos e interesantes personajes, reflexiones e inteligentes diálogos y sorpresivos giros de trama. Pero esto, sí, esto señoras y señores, es un libro fundamental para todo aquel lector asiduo a las novelas negras y de detectives.

En este libro con topamos con el detective más famoso, junto con Sherlock, del mundo literario. Estamos hablando del perspicaz Hercule (o Hercules, según la traducción) Poirot, destacado hombre que, gracias a sus reflexiones, logra siempre descubrir al culpable.

Una vez a bordo del famoso Orient Express, Poirot rechaza la solicitud de un misterioso hombre, que asegura es perseguido y teme morir asesinado en el tren. El hombre muere apuñalado de forma brutal en su habitación, y el asesino se ha asegurado de dejar cero pistas disponibles.

El tren se detiene. La nieve imposibilita la continuación del trayecto y permanece estancado por algunos días. Cosa sino frecuente, usual, en el recorrido. Un amigo de Poirot lo incita a intentar descubrir la identidad del asesino, el cual, a todas luces, parece ser uno de los pasajeros del tren.
Aquí se presenta uno de los pilares fundamentales de muchas obras de la autora (y de otros tantos que han intentado emularla): la paranoia. Todos son culpables, todos son inocentes, todos son potenciales asesinos, todos podrían ser víctimas. Poirot hará acopio de toda su capacidad mental para conseguir desenredar este intrincado misterio.

Pero Hercule Poirot es metódico, y decide iniciar la investigación desde el principio. Descubre, entonces, que la identidad del asesinado es, nada más y nada menos, la de un famoso secuestrado norteamericano, culpable de la muerte de miembros de la importante familia Armstrong, norteamericana también.

Con la misma prolijidad, Poirot comienza a interrogar a los pasajeros del tren. Poco a poco comienzan a relucir secretos, mentiras y muertes. Llega al punto en que no puedes confiar en nadie, porque todos te resultan igualmente culpables. Al principio me enredé un poco con tanto nombre, compartimiento en el tren, parentesco, etc. Pero, gracias a una ilustración en el libro, me orienté. Además me ayudó mucho la “Guía para el lector” que anota la escritora en la primera página.

Muchos pasajeros mienten, y Poirot lo sabe; y, precisamente por eso, comienza una nueva ronda, express y solo para algunas personas, de interrogatorio. Sus preguntas incisivas y despreocupadas me encantan, tiene además un humor sutil e irónico poco presente en personajes de este tipo. Las reflexiones que crea durante la novela dejan pasmado al lector. Nunca se me habría ocurrido, me decía a cada capítulo.

En los vagones se esconde el asesino

Pero lo mejor es el final, sin duda alguna. Es intrigante y muy muy muy sorpresivo. Y hago aquí un pequeño paréntesis para referirme a algo que he notado mucho en otras novelas.
A muchos nos encanta toparnos con un desenlace sorpresivo, violento, etc. Pero a veces, los autores prácticamente me timan con finales imposibles, sin explicación. Tipo, es así porque sí, y solo porque no es de otra manera. Aquí no pasa. No, para nada. El final es increíble, pero Poirot se toma un capítulo entero para monologar sobre porqué es así, cómo lo descubrió, y qué implicaciones tiene para los demás. Y, realmente, el final es magnífico. De los mejores finales que he leído.

Otra cosa que me gusta de las novelas de Ms Agatha es el lenguaje de sus personajes, todos, en su mayoría, perteneciente a altas clases. No hay palabras groseras, prácticamente. Hasta los insultos salen con respeto, y eso me gusta. Me imaginaba a Poirot mientras interrogaba a los posibles culpables…
Las explicaciones de Poirot no se me hicieron tediosas en ningún momento, al contrario, me motivaban a seguir leyendo. He aquí un momento memorable del libro, casi al final de este:

-Dígame, ¿sabe usted quién mató a Ratchett?
-¿Y usted? -repitió Bouc
-Yo sí. Hace tiempo que lo sé. Está tan claro que me maravilla que usted no lo haya comprendido también. -Miró a Hardman y le preguntó:-¿Y usted?

Efectivamente Poirot ya sabía la identidad del culpable, y a continuación propone dos soluciones, muy interesante.

Realmente, esta novela es como un juego. Buscar al culpable es entretenidísimo, y yo me planteaba mis propias hipótesis. Al final pensaba que eran dos l@s culpables. Sostenía aquella hipótesis y tenía mis razones. En los últimos capítulos estaba seguro, nuevas pistas habían salió a  luz y bueno… nada que ver.

Les recomiendo mucho esta novela, un verdadero clásico del género policial.

15 comentarios en “Asesinato en el Orient Express, de Agatha Christie

  1. Este libro lo cogí en una colección baratísima de novelas negras y es el único que he leído de A. Christie. También me gustó mucho, como sabes, y también me quedé de piedra con el final.Recuerdo perfectamente el fragmento que nos traes, porque Poirot conoce la identidad del asesino casi a mitad del libro, cuando tú estás más perdido que un elefante en un garaje ;)Tengo que seguir leyendo a esta prolífica mujer!!

  2. Hola! Muchas gracias por pasarte por mi blog y por comentar. Me alegro de que te esté gustando la obra de Agatha Christie. Por lo que veo has leído títulos que yo no he leído aún, así que me animaré con alguno para seguir aprendiendo de esta brillante escritora. ¡Un abrazo!

  3. Isi: es imposible elevar a Poirot como ídolo 😀 El final es impactante, y el resúmen que hace el detective es increíble. De todas maneras seguiré leyendo libros de esta gran escritora. ¡Saludos!Gijon: de nada, está muy bueno y no lo conocía. Sí, me está gustando mucho, y me animaré a seguir, son verdaderas aventuras.¡Saludos!

  4. Isi: ¡Edito! ¡Edito! No me había dado cuenta de mi error. Te decía que "es imposible elevar a Poirot como ídolo :D" cuando debería haber dicho "es imposible NO elevar a Poirot como ídolo :D"… una palabra que cambia toda la oración 😛 ¡Saludos!

  5. Sin duda, tengo que volver a leer algo de Agatha Christie. Hasta el momento, sólo he leído dos de sus historias: "Diez negritos" y "Los relojes". Espero descubrir alguna más el próximo año.¡Saludos!

  6. Agatha es reina entre reinas. La mejor en su género. Hasta el momento, solo me he leído dos de sus novelas: Muerte en el Nilo y La Muerte visita al Dentista; ambas me encantaron. Poirot es uno de mis personajes preferidos.La novela que reseñas la tengo muy pendiente, creo que me haré con ella muy pronto.¡Saludos!

  7. Deigar: ¡Sí, es la reina de la novela negra-policial! Tengo pendiente Muerte en el Nilo. Ahora releo El Símbolo Perdido, después no sé si leer Asesinato en Mesopotamia o Muerte en el Nilo. Poirot es notable, un buen personaje. Espero leas pronto esta novela.¡Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s