Sunset Park, de Paul Auster

No tenía pensado subir hoy una reseña, pero he sentido algo extraño luego de finalizar mi primer libro de Paul Auster. Y es que Auster era uno de mis eternos pendientes. Es el escritor favorito de mi tía, y recuerdo que, desde pequeño, la veía sosteniendo un libro de Auster en sus visitas a Chile. Finalmente me regaló para esta navidad Sunset Park, en tapa dura, con el fin de que conociera a este gran escritor. Dos días duró en mis manos. Sábado-Domingo. Ayer subí la reseña de El juego de Ender, pero siento necesario comentarles mis primeras experiencias con Paul Auster.
Sunset Park es uno de esos libros que rondan tu memoria una vez acabados. Los personajes siguen rondando en tu mente e inevitablemente nos preguntamos qué habrá sido de ellos. ¿Habrán superado las adversidades que el destino les tenía preparadas? ¿Habrán logrado sobrevivir?
Luego de terminar Sunset Park pensé: <>. El escritor tiene una forma de narrar increíble, y la atmósfera de la historia te rodea y atrapa hasta el punto final. Estos detalles los comentaré más adelante. Ahora les hablaré un poco sobre la trama.
Miles Heller tiene 28 años, y lleva casi 8 de ellos desaparecido completamente. Se distancia de su familia luego de escuchar una conversación entre su padre y su madrastra, en la cual lo criticaban abiertamente. Una parte de él piensa que todo es verdad, que su frío y glacial comportamiento lo a deshumanizado y apartado de la calidez de su familia, una familia dispareja y azotada por distintos acontecimientos. Miles huye de Nueva York y llega a Florida, en donde, trabajando en una empresa dedicada a vaciar casas, intenta sobrevivir y apartar su mente del pasado que lo atormenta. Su vida transcurre de esta forma, hasta que conoce a Pilar, una joven de 16 años que lee en el parque.
Por otro lado su padre, Morris Heller, es dueño de una imprenta independiente, y atraviesa momentos complicados en su vida, financiera y emocionalmente hablando; y su madre, Mary Lee-Swan es una actriz de teatro y cine que, abocada a su vida laboral, escapa de sus obligaciones para con la familia e intenta sobrevivir a su manera, sobrellevando todo el mal que la azotado, y que ha causado. Cuando Miles Heller cumplió seis meses su madre lo abandonó, y se fue en busca de nuevos horizontes en su área laboral.
Ambos, Morris y Mary, han restablecido su existencia. Han sabido sobrevivir, ganarle a la vida, cada uno a su manera. Miles se crió con su padre, su madrastra y su hermanastro, quien falleció repentinamente años atrás. Sin embargo finalmente huyó de casa luego de escuchar aquella desgraciada conversación. ¿Es ese el motivo o hay otras razones?
Ahora, en Florida, vive una historia de amor prohibido, alejado de la ley y de la moral. Su amada, Pilar, aún estudia en secundaria. La relación progresa paulatinamente. El interés por la literatura de ambas partes los une desde el principio, y resulta ser un pilar fundamental en su vida de pareja. La familia de ella se opone tajantemente. Ella vive con tres hermanas, todas de origen cubano, al igual que ella: María, quien ha conocido a un latino y está iniciando una relación; Teresa, quien cuida de su hijo mientras espera la llegada de su hombre de la guerra de Irak; y finalmente Ángela, una enérgica mujer de mucho carácter. Miles Heller intenta ganarse la aceptación de ellos a base de regalos, sin embargo la cegada Ángela no acepta el amor de él con su hermana y lo chantajea: o se aleja de Pilar o lo entrega a la policía. Miles, aterrado, huye de Florida (con acuerdo de Pilar, pues siguen en contacto a diario, horas de conversación todas las tardes, y planean futuras visitas) hacia Nueva York, en donde se topará nuevamente con su pasado.
Miles llegará a una casa de okupas ubicada en el barrio de Sunset Park, conducido a ella por su amigo de la adolescencia, Bing Nathan, quien alberga secretos sentimientos hacia su amigo. En Sunset Park se topará con un interesante conjunto de personas, todas sobrevivientes de la vida y moradores de un territorio alejado de la ley. Por un lado tenemos al propio Nathan, un joven músico que trabaja en una banda que ha sabido subir en popularidad con el paso del tiempo. Por otro tenemos a las dos chicas de la casa: Alice, una fuerte mujer, quien se encuentra escribiendo la tesis de su doctorado, fruto de una obsesión hacia una película de los años 50 y trabajando en el PEN club, una asociación internacional de escritores; y a Ellen, una tímida mujer que carga con  traumas que arrastra con pesar, entre ellos el de una sexualidad nula y malograda (anhela sentirse querida, y sobretodo deseada), la frustración hacia su vida y el miedo a caer más bajo aún, si es que eso es posible…Trabaja en una inmobiliaria, sin embargo su sueño es ser artista, sueño que la llevará a extremos obsesivos y oscuros. Ella sabe que su talento no es suficiente, y eso la entristece aún más.
Las relaciones entre los distintos personajes, amparadas por la historia de Miles y su reencuentro con el pasado, determinarán la historia, sin embargo el destino no obedece a mandatos, y las casualidades serán las verdaderas protagonistas.
Los personajes están dotados de una vitalidad y cercanía exquisita. Están magistralmente delineados y son psicológicamente profundos. Son pocos los que presentarán cierta evolución, sin embargo todos se desarrollarán a través de las páginas de Sunset Park. Pocas veces me he topado con personajes tan potentes. Me sentí identificado con muchos de ellos, en ciertos aspectos. Las crudas vidas de los protagonistas nos angustiarán, y nos preocuparemos tanto por ellos que no podremos dejar de pensar en sus historias hasta acabar el libro.
La ambientación es detallada y sublime. Nueva York se perfila en todo su esplendor, con sus luces y sus sombras; con su amor y su oscuridad; y con el miedo constante de las personas a no lograr sobrevivir. Qué ganas de merodear por Sunset Park. Pese a que Sunset Park corresponde a uno de los barrios, no bajos, sino menos elegantes de Nueva York.
La prosa fina de Auster describe a la perfección cada uno de los escenarios del libro.
El estilo es otro tema. Podría hablar por páginas y páginas sobre lo bueno que es; lo prolífico que resulta, lo magnífico que se siente. Las oraciones son largas y cerradas, cargadas de emotividad y reflexión. No hay desperdicios. No hay párrafos sobrantes. No hay capítulos innecesarios. Todo está perfectamente dosificado y suministrado al lector. No, la gran magnificencia del uso del lenguaje de Auster no significa que una de cada tres palabras sea extraña, o que haya que correr al diccionario en cada párrafo. No tuve necesidad de revisar palabras, sin embargo Auster se maneja de tal forma que con el idioma que la narración resulta redonda. Una calidad palpable y, como dije, exquisita.
La trama es redonda. La forma de entregarla también. Cada capítulo se relaciona con una persona determinada, y entrega fragmentos de la historia central y de los dramas de cada uno. El paralelismo logrado entre los capítulos es excelente. En ningún momento el lector se pierde. La novela se lee realmente de un tirón (a mí sólo me duró dos días…). La situación de los personajes es adictiva, y deseamos saber qué ocurre.
La novela en sí, además de ser perfecta, magistral y sublime, es muy actual. Sunset Park toca el tema de la crisis financiera de 2008, principalmente narrando la cruda y desesperanzadora vida de los okupas ilegales, que intentan sobrevivir en un mundo cruel. Si tuviera que inclinarme por algo negativo sería el final. Si bien es chocante y emotivo, podría haberse alargado más. Quedó muy abierto, muy, muy abierto.
La sobrevivencia puede ser uno de los pilares fundamentales. Sobrevivir a la sociedad, al destino, a los sentimientos; sobrevivir a uno mismo, a los demás; sobrevivir, al fin y al cabo. Cada uno a su manera. Cada uno por una razón diferente.
Creo que ya ha quedado claro que la novela me ha encantado. En resumen, Sunset Park es una novela de personajes, sobre el destino, la reflexión, las casualidades y la desesperanza, ante un futuro incierto y un pasado malogrado y marchito; sobre cómo, por más que queramos levantarnos y seguir adelante, en ocasiones es imposible, porque el destino es quien controla nuestra existencia, junto a las casualidades de la vida.
Como les decía, quiero leer todo lo escrito por Auster. He pensado en leer sus obras en forma cronológica (pese a que esta es la última novela que escribió), partiendo por la Trilogía de Nueva York. Sé que hay una previa, con un seudónimo. ¿Cuál me recomiendan para proseguir? ¿O debo tomar el camino cronológico?

22 comentarios en “Sunset Park, de Paul Auster

  1. No he leído nada de este autor aunque tengo muchas ganas de ponerme con él y me has dejado con ganas de empezar por este libro, me gusta esa sensación de que te quedes con los personajes y la historia en tu mente aún después de acabar de leer y de tu reseña se desprende que te ha gustado mucho
    besos

  2. Solo leí de este autor El cuaderno rojo, que me gustó muuucho. Si tenía alguna duda sobre cuál sería mi siguiente libro de él, ya la has despejado con esta estupenda y completa reseña.
    Besos,

  3. L dijo:

    Con esta reseña está claro que lo leeré! Mis padres lo tienen, así que se lo pediré. Yo he leído algunos de Auster, y por ejemplo “Brooklyn Follies” me encantó, pero “Un hombre en la oscuridad nada de nada! Cuando me apetezca volver a leer a este autor, seguiré tu recomendación. Un saludo!

  4. Yo tampoco me he leído nada de Auster, pero en mi caso tiene delito, por una cuestión de edad. Lo bueno es que tengo claro, después de leer esta fantástica reseña, por donde empezar.

    Un beso.

  5. Tatty : Yo tampoco había leído nada de Auster, pero ¡Cómo he gozado!
    Todavía (29 de febrero) pienso en Miles Heller. Me gustaría saber qué sucedió en la historia después del final…
    Un abrazo.

  6. teresa: Conocía tu blog, de nombre (lo había escuchado en el blog de Isi, FromIsi, varias veces), pero no sabía la dirección. Te he enlazado al mío y me paso ahora para visitarte. Qué bueno que te gustaron los libros de Auster. Tengo muchas ganas de comenzar a leer su bibliografía.
    Saludos.

  7. L : ¡Qué bueno que te entusiasmó! Espero leer sus libros de forma cronológica, más para ver la evolución del autor que por otra cosa. Suerte la tuya de que tus padres tienen el libro 😉
    Un abrazo.

  8. Kayena : ¡Gracias, como siempre, por tus comentarios! Espero comiences por aquí. Este es el primer libro que leo de Auster, y seguro seguiré con los demás. Me ha entusiasmado muchísimo.
    Un abrazo.

  9. Auster es otro de mis grandes pendientes >_< Lo peor es que esta entrada tuya es tan buena y entusiasta que lo único que quiero ahora es empezar a leerme la trilogía de New York (tengo ganas de empezar por ahí) Intuyo que Auster debe de ser de esos escasos y excelentes escritores que pueden escribir cualquier cosa y hacerla interesante, ya que tienen un estilo de escritura magistral. Un saludo y gracias por esta magnífica reseña 😉

  10. Suele pasar, yo cuando leí mi primer libro de Auster pensé lo mismo “voy a leer todo lo que ha escrito” y más o menos, he leído muchos libros suyos, este aún no, aunque caerá. Yo te recomiendo mis favoritos: Leviatán, El país de las últimas cosas y La música del azar. Un abrazo

  11. Yo coincido contigo en que el autor es un magnífico narrador, aunque solamente he leído “El cuaderno rojo”. Su última publicación no terminó de convencerme. No he pasado de las primeras páginas y ahí sigue en la estantería igual que cuando llegó. Un abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s