El perfume, de Patrick Süskind

¡Qué despiste! En algún momento había comentado que mi computador tenía problemas, los cuales solucioné hace algunos días. La reseña de El Perfume ya la tenía lista, incluso subida, según mi memoria; sin embargo, no se por qué, no se agregó al blog, y figuraba como una “entrada borrador”. Ahora sí puedo subirla, con seguridad. Agrego esta introducción para comentarles este pequeño despiste, y es que realmente creía que la reseña estaba subida hacía tiempo ya. Pero bueno, no creo que sea un verdadero problema. A continuación les dejo la reseña de uno de los mejores libros que he leído en lo que va del año: El perfume.

El perfume narra la fascinante vida de un perfumista y asesino de muchachas, en la Francia del siglo XVIII. Desde el convento que lo acoge lactante hasta el cementerio donde conoce su funestaapoteosis final, Jean-Baptiste Grenouille muestra, con un corte transversal, las miserias de una sociedad secretamente resquebrajada y un descenso a los más perturbadores abismos del espíritu humano. “Quería ser el Dios omnipotente del perfume como lo había sido en sus fantasías, pero ahora en el mundo real y para seres reales… Porque los hombres podían cerrar los ojos ante la grandeza, ante el horro, ante la belleza y cerrar elos oídos a las melodías… pero no podían sustraerse el perfume. Porque el perfume era hermano del aliento… Quien dominaba los olores, dominaba el corazón de los hombres.”
Jean Baptiste Grenoullie es de esos personajes que están tan bien descritos que provocan múltiples sentimientos y reacciones en el lector. Es imposible establecer qué opinamos de él hasta una vez finalizado el libro, porque es necesario analizar en totalidad la complejidad de su estructura psicológica para dar un veredicto. Patrick Süskind, además de haber creado un universo delicioso para el olfato, ha creado uno de los personajes más interesantes de la literatura contemporánea. 
Y este personaje nació en el lugar menos (o quizá más) indicado: el Paris de 1783, plagado de hedores putrefactos, muerte, decadencia y pobreza, específicamente en un puesto de pescado. La madre comienza a sentir los dolores de parto y, entre cabezas de pez y desechos del mar, da a luz a uno de los monstruos más abominables (según en al autor) de la historia europea. 
La vida del autor está plagada de desgracia, partiendo por el momento de su nacimiento hasta su cruel muerte. Se arrastra por la vida persiguiendo su sueño: ser un perfumista importante, sabiendo que no descansará hasta hacerlo realidad. Y aquel sueño lo lleva a vivir en distintos lugares de Francia, en distintos estratos socioculturales.
Pilares de la obra I: descripciones.
Quizá la frase sonará trillada. Probablemente muchos de ustedes la habrán leído en algunas reseñas de internet, pero no puedo pasarla por alto; y es que leer El Perfume es toda una experiencia. Inevitable es terminar olisqueando todo por algunos días luego de acabar el libro. Los aromas se magnifican e, inconscientemente, nos ponemos en el lugar del personaje, desvariando sobre cómo sería poseer tal olfato. 
Patrick Süskind hace un trabajo monumental en cuando a las descripciones. Los olores se materializan sobre las páginas y nosotros sentimos que estamos en presencia de aquella gama, que va desde lo putrefacto hasta lo delicioso, en un par de párrafos. El lenguaje que usa Patrick para contarnos las características de determinados aromas no es tan complejo, sin embargo la magia que emplea es lo que le da vida. Con un estilo casi poético, Patrick Süskind nos retrata una sociedad francesa a través de los aromas que expelen las distintas clases sociales: la pescadería dónde nace el protagonista, hogar de pobres e indigentes que no tienen donde vivir; palacios de grandes señores; casas de artesanos en donde el aroma a madera flota en el aire; y hasta conventos, en donde hasta el aroma se siente santificado y puro. Aquello, que podría pasar desapercibido para cualquier mortal es importante para el protagonista, porque es gracias a el que nos enteramos de todo lo que acontece en el efímero mundo de los olores. No, la novela no está narrada en primera persona, pero el estilo de Süskind necesitaba un personaje como Jean Baptisite, o no habría tenido mucha gracia. 
No podría elegir citas en cuanto a las descripciones de los aromas, porque son todas igual de maravillosas en cuando a calidad. Además aparecen constantemente en las páginas, así que el lector que decida leer el libro no tardará en toparse con una de ellas. 
El mundo de los aromas adquiere una importancia nueva para Jean Baptiste, más allá del simple gozo de los sentidos. Los aromas, descubre, subyacen la personalidad, y pueden determinar el comportamiento de las personas. Con ingenio, Jean Baptiste comienza a descifrar cómo elaborará su obra maestra, cúlmine de su pseudo carrera: el perfume magistral.

Hay en el perfume una fuerza de persuasión más fuerte que las palabras, el destello de las miradas, los sentimientos y la voluntad. La fuerza de la persuasión del perfume no se puede contrarrestar, nos invade como el aire invade nuestros pulmones, nos llena, nos satura, no existe ningún remedio contra ella. El perfume

La trama se desata cuando Jean Baptiste descubre que la única forma de crear un perfume perfecto reside en la utilización de un elemento de difícil adquisición: fluidos corporales de mujeres, jóvenes, y vírgenes. El problema, como dije, es su adquisición: deberá matarlas. Sin embargo aquello no es un impedimento para él. En pos de su sueño no escatimará recursos en convertirse en un asesino obsesivo, cruel y despiadado.
Estructura y narración.
El narrador de la obra es omnisciente, y gracias a él seguimos todas las andanzas de nuestro protagonista, hurgando en su mente, sus recuerdos y sus anhelos. El estilo de este narrados, sin embargo, está determinado por el personaje. Es él quien marca el ritmo de la narración. 
Patrick Süskind narra bien, muy bien. La atmósfera que logra en su novela es opresiva y depresiva, adecuada totalmente a las circunstancias. Los acontecimientos se narran con fluidez, y prolijidad, siempre en pos de destacar más las descripciones de los personajes y las sensaciones. 
El libro está dividido en cuatro partes, siento la última la más corta. 
 
Pilares de la obra (II): Personajes.
Los personajes están magistralmente descritos. Todos, al igual que el protagonista. Lo más destacable es que los personajes se describen bajo la opinión de Jean Baptiste, quien los comprende mediante la percepción de sus aromas, considerados por el como almas. Al escritor le toma algunos párrafos que el lector se familiarice con los personajes de su relato. 
Jean Baptiste es complejo, tiene muchas aristas y de él podríamos hablar entradas enteras. Aún no logro comprenderlo completamente, y es que su genialidad no tiene límites. Pese a su abominación, el protagonista es alguien para admirar.
 
Cruel ironía.
Pero Jean Baptiste tiene un problema: no posee un aroma personal. Su olfato es el más desarrollado del mundo, puede desentrañas el mundo de los aromas con facilidad, es capaz de describir a las personas según su esencia, y recordarlas para siempre; sin embargo es incapaz de percibir su propio olor. Y una persona sin olor, sin aroma, sin esencia, es un ente sin vida para él. La concepción de la realidad, para el personaje, se limita a los aromas; es por esto que, al carecer de uno propio, la realidad se distorsiona para él, y se detiene a analizar la sociedad desde un punto de vista personal e inexorable. 
 
¿Será aquella la razón de que odie tanto a la gente? ¿Envidia? ¿Simplemente envidia? No lo sabemos, sin embargo a través de las páginas nos damos cuenta de que el odio es el único sentimiento palpable y real para él, un ser humano deforme y abominable poco acostumbrado a recibir cariño de otra persona. 
 
La gente lo desconoce, pasa desapercibido para todos; Jean Baptiste sabe que eso se debe a una razón primordial: carece de olor, y por tanto, de existencia. 
 
Conclusión.
El perfume es imprescindible, una verdadera pieza de arte novelística. La historia es increíble, original, mantiene al lector atrapado. Las descripciones son sublimes, y nos transportan a un mundo de aromas poco común, y quizá intrascendente para muchas personas. Recomiendo el libro ampliamente, en lo personal me gustó mucho: sin duda, una de las mejores lecturas del año. 

23 comentarios en “El perfume, de Patrick Süskind

  1. Pocos libros dejo a medias, creo que tengo dos o tres contados de todos los que he podido leer, y este es uno de ellos… soy de los pocos que le gustó muy muy poco esta historia, una pena. Para gustos colores ¿no? ^^ un saludito

  2. Me encantó este libro, consigue el autor que mastiquemos el libro y percibamos sus descripciones como sensaciones propias. Tiene algunos momentos que son más lentos, pero es fantástico.
    Tengo la costumbre de recomendarlo indicando que no es el único libro del autor.
    Gran reseña
    Besos

  3. Pues yo al igual que Bubbles… puedo contar con los dedos d una mano los libros que no termine, y entre ellos este…

    Gracias x la reseña igual, de eso se trata, de compartir opinion… Bsos! 😉

  4. TONI,

    ¡Gracias! Pues sí, me ha gustado mucho, y espero leer algo del autor nuevamente. Yo creo que no sinteticé ni la mitad…¡y es que son tantas y tan intensas!
    Un abrazo.

  5. Lo lei hace bastante tiempo, creo que debido a eso no llegué a disfrutarlo totalmente, seguramente ahora apreciaría otros matices, lo que sí me gustó mucho fue la película
    besos

  6. Lo leí hace tiempo y ya el primer párrafo de inecio, con el nacimiento del protagonista me había impactado mucho. Recuerdo haber visto también la adaptación cinematográfica. Un desastre, a mi entender!
    Besos,

  7. Yess,

    Yo también tengo pocos libros que he dejado de lado. Qué pena que no te gustó El perfume, a mi me encantó. Pero, como dice Bubbles: para gustos, los colores,
    Un abrazo.

  8. Hace pocos días finalmente pude ver la película, una parte final bastante decepcionante en mi opinión. Pero al ver esta reseña ahora, con tantas cosas positivas, hace que quiera leerlo lo más pronto posible.Magnífica crítica.

    Un saludo.

  9. Jajaja…. Pensé que era el único loco que se pasó oliendo todo a mi alrededor luego de acabar la novela. Está entre mis favoritas, simplemente Süskind tiene una manera de narrar extraordinaria. Tuve la oportunidad de leer también “Un combate y otros relatos” y confirmé con ese libro que sus personajes son peculiares a su modo, algo que adoro demasiado en la literatura. ¡Buena reseña muy completa!
    Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s