"I’m back" o "Stand by: los libros que dejamos en pausa"

Stand by: los libros de dejamos “en pausa”
Jueves, diez de la mañana. En medio de dolores de cabeza, un poco de fiebre y escalofríos, dejo a un lado del velador el libro “La casa de Riverton”. A mi lado, otro libro.
Jueves, once de la mañana. En mis manos descansa “El traje del muerto”, la primera novela del hijo de Stephen King, Joe Hill.
Jueves, once de la mañana y diez minutos. Me siento en la cama, miro hacia mi velador: “El temor de un hombre sabio” y “La casa de Riverton” se apilan verticalmente. Han pasado a estar en stand by, o en pausa, a la espera de que termine la actual lectura, por la cual fueron renegados, para ser leídos. Dejé de lado el libro “El temor de un hombre sabio” cuando me faltaban menos de cuatrocientas páginas para terminarlo. Poco, considerando que el libro es un gran tocho de más de mil doscientas páginas. La razón por la cual dejé el libro en pausa para terminarlo posteriormente no radica ni en su trama, ni en el autor, ni en los personajes ni en los escenarios. La razón radica, simplemente, en el lector; o más directamente, en mí. Quizá me cansé un poco del maravillosamente complejo y bien logrado mundo de Rothfuss, o quizá deseaba sumergirme en una nueva historia, dejando de lado, por un momento, las andanzas de Kvothe. No importan las razones, solo el resultado: esta gran obra ha pasado a ser un libro “en pausa”. 
Otros libros pasaron (creo que fueron específicamente dos, sin contar el que me corresponde mensualmente por la clase de Lengua) y en mis manos cayó, semanas después, “La casa de Riverton”. Un libro que prometía, y es que me encantó el segundo libro de la escritora, “El jardín olvidado”. Comencé a leerlo con muchas ganas, devorando con voracidad sus páginas. Sin embargo, la semana pasada, en medio de una gripe condenadamente fuerte, dejé el libro de lado y comencé a leer otro. 
¿Qué lector nunca ha dejado un libro en pausa, ha tomado otro, y terminado el original más adelante? Yo no puedo negarlo, y por eso mismo he decidido subir este tema al blog en un periodo de ausencia y tiempo escaso. El principio es necesario dividir esta acción de dejar “en pausa” en dos grandes grupos: 
En la primera circunstancia, en mi opinión, el lector puede dejar de lado un libro por aburrimiento, o por culpa directa de la obra. En ocasiones nos encontramos con libros que, por más que avanzan, no logran enganchar. Personajes tediosos, poca acción, o una prosa deficiente, son las razones por las cuales podemos dejar de lado un libro. Generalmente, cuando dejamos en pausa un libro en este contexto, no volvemos a tomarlo. Personalmente puedo referirme a The Host, de Stephenie Meyer. Sí, he leído a la Meyer; es más, leí toda la saga Crepúsculo (soy consciente de que luego de esta revelación muchos de ustedes dejarán de pasarse con mi blog y me borrarán de facebook y twitter), sin embargo no me gustó para nada. Como aquí no me encuentro disponible para criticar a la saga, continuaré con la historia: una navidad un familiar me regaló el nuevo libro de Meyer, The Host, puesto que me había visto leyendo otros libros de ella. Solo puede leer las primeras doscientas páginas. No pude seguir. Sentía un dolor en la boca del estómago, y la hemorragia visual me imposibilitaba también. Hace pocas semanas decidí vender el libro para ganar algo de dinero, y hacer espacio en mi mueble. Santo remedio. Fácil, directo, simple. 
De otra forma, la culpa es del lector. ¡Vamos!, quién no ha sentido ganas de comenzar un libro que pinta increíble, pero tiene otro a la mitad. No hay que sentirse culpable respecto a eso. En mi caso, opto por lo sano: saco el libro que me interesa y dejo el otro en stand by, aguardando a que termine. Aunque claro, a veces estos libros “en pausa” se acumulan.
Lo importante es, finalmente, retomar la obra que estábamos leyendo originalmente. Ok, esto puedo tomar un tiempo considerablemente variable…
Y ustedes, ¿han dejado alguna vez un libro en “stand by”? ¿Clasificarías esos libros de otra manera? ¿Han dejado un libro sin terminar?
ORIGINALMENTE LA ENTRADA LLEGABA HASTA LA ÚLTIMA PREGUNTA QUE LES PLANTEÉ, SIN EMBARGO, EN VISTA DEL TIEMPO QUE HE ESTADO AUSENTE AGREGO UN PAR DE PÁRRAFOS MÁS A CONTINUACIÓN.
Pues sí, he estado ausente. Tiempo, tiempo, tiempo, necesito tiempo. Este es el último mes del semestre, antes del receso de invierno que separa los dos semestres. Hay pruebas —o exámenes— casi a diario durante estos treinta días, y nada de tiempo para hacer otras cosas. Además desde el jueves pasado he estado sin internet, navegando solamente desde el móvil. Como comprenderás, poco tiempo he tenido de leer, actualizar el blog y escribir reseñas. Pendiente tengo subir la de “El extranjero”, de Albert Camus. 
Les comento también que entre los libros “stand by” que tengo actualmente puedo mencionar cuatro (¡¡¡sí, 4!!!) títulos: El temor de un hombre sabio, La casa de Riverton, El traje del muerto—retomado hoy mismo— y Muerto hasta el anochecer. Pronto los terminaré todos, lo prometo.
Sin nada más relevante que aportar, me despido. Me pasaré por sus blogs para ponerme al día y relajarme un rato, ¡mañana tengo examen de inglés y tengo que repasar un poco más!

19 comentarios en “"I’m back" o "Stand by: los libros que dejamos en pausa"

  1. Yo he dejado varios libros en stand by, pero de ellos sólo he retomado uno, y fue porque debía leerlo para la clase de literatura de siglo XIX de la universidad. Se trató de “La aventuras de Arthur Gordon Pym”. El resto de libros a medias todavía no los retomo, y es porque deseo leerlos desde el comienzo. Hay unos que llevan más de 5 años en suspensión y, muy similar a lo que mencionas, al tener que elegir entre una lectura incompleta y una nueva lectura, la desición claramente se inclinará por la segunda. Pero ya habrá tiempo para retomarlas, tal vez cuando haya olvidado más esas historias para volver a aventurarme en ellas desde cero.
    Lo que sí trato de evitar es dejar un libro en el que he avanzado para agarrar otro, mucho menos cuando la historia está buena.
    Lo que sí me sucede es una minimización de éste caso porque, primero, cuando debo elegir mi siguiente lectura, no sabes cómo me devano los sesos decidiendo. Luego selecciono un libro, leo las primeras dos páginas y cambio por otro, que finalmente termino de leer. Lo he hecho muchas veces. Una mala maña de lector. Creo que todos tenemos alguna manía extraña. Ya de por sí el universo literario es bastante extraño, tanto que hasta nosotros los lectores adquirimos un poco de esa insólita naturaleza.
    Saludos.

  2. Eso me pasó 10 veces con una novela de Dickens: “Historia de dos ciudades”. Lo leía y luego, por alguna razón, lo dejaba para retomarlo después.

    Me pasa ahora mismo con Sinsajo. La trama me atrapó, pero al llegar a la mitad de sinsajo como que me saturé un poco de los Juegos del Hambre, por lo que lo he dejado para después y ahora me he enfrascado en una novela de Bolaño xD

    Yo no creo que exista el lector que no haya dejado un libro a medias.

    ¡Una entrada interesante, mucho! ¡Saludos!

  3. Yo también tengo libros en stand by. A veces, aunque me guste un libro, no puedo evitar empezar otro porque me puede la curiosidad. Y tengo otros muchos que más que en pausa, están muertos definitivamente para mí porque no me gustaron y los abandoné, yo creo que a todos nos pasa más o menos lo mismo. Te deseo mucha suerte en tus exámenes. Besos.

  4. Yo no suelo tener libros en stand by, aunque también sufrí una hemorragia visual (jajajjajaja me encantó!!!) con La caza del carnero salvaje, que se quedó a medias con el marcapáginas y todo porque no me apetecía sostenerlo en mis manos ni un minuto más. Tan malo es.
    A mí me gustó Crepúsculo, por cierto 😉
    En cuanto a libros tediosos, muchos los he logrado acabar ¡bien! para luego criticarlos de todas las maneras posibles en la reseña jiji.

  5. Supongo que si no estás disfrutando de una lectura lo mejor es dejarla a un lado pero yo soy incapaz de abandonar un libro sin haber llegado a la última página, supongo que manías lectoras
    besos

  6. Y, ¿por qué “La casa de Riverton”? Pura curiosidad. Yo también he dejado algunos libros en stand by, pero, con el paso del tiempo, después resulta cada vez más difícil volver a ellos. Así que, en mi caso particular, lo mejor es empezarlo y terminarlo..no vaya a ser que más tarde ya no consigo retomarlo. Un abrazo.

  7. Interesante reflexión la que planteas: desde que estoy en la blogosfera estoy conociendo lo que es dejar libros en stand – by, porque soy más activa como lectora: esto hace que haya aparcado algunos libros a la espera de tiempos mejores, no por falta de interés, sino porque se me ha cruzado otro más apetecible delante. Creo que es importante tener fuerza de voluntad para no abandonar definitivamente un libro que hemos aparcado, porque si no, lo estaríamos traicionando.
    Espero que los estudios vayan bien. 1beso!

  8. Yo también tengo algunos a la espera.
    También leí Crepúsculo ¿por qué no? para opinar hay que leer.
    A veces lo que ocurre es que no es el momento para ese libro, cuando llega se lee y se disfruta.

  9. Estoy como tú, con un parón literario importante… Comparto al 100% lo que dices de Crepúsculo/El huésped, yo tampoco pude pasar de esas 200 páginas porque eso parecía una mezcla de Expediente X y Wolking Dead…

    Me alegro mucho de leerte otra vez!!!

    un beso!

  10. La verdad es que yo soy incapaz de abandonar un libro tras haber empezado su lectura. Solo me ha ocurrido una vez y espero termiarlo algún dia, Los pilares de la tierra pudo conmigo.
    También, al igual que tú, leí la saga Crepúsculo para ver por mi misma a que venía tanto alboroto y sufri muchísimo con la lectura, sobre todo el último, Amanecer me pareció horroroso. Parecía escrito por una quinceañera en plena crisis del pavo.
    Nunca se me ocurrirá leer The Host.
    Besitos.

  11. Para mi el stand by no me convence, porque me gusta terminarlos y si lo dejo casi que prefiero que sea definitivo, porque si no tengo que releer para enterarme de la historia, o lo dejo del todo o empiezo casi del principio, así que intento terminar. Besos

  12. Por lo general me gusta terminar todos los libros que empiezo pero hay un libro en concreto que se me atravesó y no pude terminarlo hasta diez años después. El libro en cuestión es El nombre de la rosa, que me mandaron leerlo cuando estaba en el instituto, y entre la letra pequeñaja que tenía mi edición, la cantidad de detalles descriptivos y que el estilo de Ecco no me gusta nada, me ponía un dolor de cabeza impresionante y no fui capaz de leerlo hasta que diez años más tarde decidí comenzarlo de nuevo y terminarlo.

    Me costó pero conseguí terminarlo. Otra cosa es los libros acumulados (los que he comprado y, que por un motivo u otro, se han quedado en la estantería cogiendo polvo) sin leer que son un montón.

    Espero que estés recuperado de la gripe y mucha suerte en los exámenes. Musus.

  13. Antes, hace unos años, me obligaba a acabar todos los libros que empezaba. Ahora no, los dejo sin remodimiento alguno. Ahora mismo no tengo ninguno en stand by, la verdad…
    Ánimo con esos exámenes!!
    Besos,

  14. Pues ahora mismo en stand by no tengo ninguno. Si no me gustan la verdad es que no me da pena dejarlos. Antes si me costaba más, pero ahora siempre pienso que para qué agobiarse con la de buenos libros que están esperándonos.
    ¡Suerte en los exámenes!
    Besotes!!!

  15. Dos cosas,

    Suerte que te has pasado por el blog, tus entradas no me quedan actualizadas y ahora he visto tenias post colgados que yo no había leído.

    Respecto a las lecturas. Ahora que no leo por obligación académica sólo por placer, no me obligo a terminar los libros. Eso no quiere decir ni que los abandone a la primera ni que no me de rabia, simplemente que prefiero leer los que si me atraen. Tengo empezado “Un rey sin piedad” de Jean Giono atraída por una reseña. Me está costando mucho hasta el punto de no disfrutar con su lectura. Terminaré dejándolo y eso que ya llevo más de la mitad leído.

    Que vayan bien todos los exámenes. Manda un poco de fresquito que aquí el calor ya me agobia.

    Un abrazo.

  16. Hubo un tiempo en que hacía eso, es decir, dejaba los libros en pausa pero luego al pasar los días, las semanas y luego los meses, me di cuenta que eso no debía seguir así. A partir de ahí, desde ahora procuro terminar un libro por más aburrido que me parezca y es que luego se me acumulan y el cargo de conciencia es tremendo. Si vieras.

    En fin, espero que pronto puedas actualizar con más frecuencia. Saludos.

  17. Offuscatio,

    ¡Por el azar, pues! No, no me creo Auster, jejeje. La verdad es que por esas cosas de la vida me topé con otros libros. Voy en la mitad, y lo retomaré apenas acabe mi lectura actual.
    ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s