El traje del muerto, Joe Hill

Ha pasado mucho tiempo desde la última reseña que publiqué. En el mes de los exámenes de fin de semestre he tenido que leer poco, y los libros me han durado bastante. Este libro, con lo corto que es, me duró bastante. Y no es porque sea malo, aburrido o lento; no, para nada. Lo que pasa  que tuve que dejarlo en stand by durante días, y concentrarme además en la lectura de Choque de Reyes (¡sí, estoy siguiendo Canción de Hielo y Fuego nuevamente!). Ayer, en medio de la clase de Lengua, terminé el libro. Aprovechando que el profesor nos dio un tiempo libre mientras corregía unos exámanes, tomé las últimas páginas que me quedaban de El Traje del muerto. 

JOE HILL
Joe Hill -cuyo verdadero nombre es Joe King- es hijo del gran maestro del terror contemporáneo, Stephen King. Comenzó su trayectoria literaria con el libro Fantasmas, editado por Suma, el cual obtuvo el reconocimiento de la crítica, ganando el British Fantasy Award. Con El Traje del Muerto consiguió el favor de los lectores, y un Bram Stoker Award. Encabezó la lista de los best-sellers del The New York Times durante varias semanas.
EL TRAJE DEL MUERTO
Jude es una estrella de rock. Una ex estrella de rock… un ser humano muy excéntrico. Dentro de aquellos gustos extraños destaca la presencia de una colección privada de objetos con cierta historia o relación con lo sobrenatural. Un buen día, su secretario (quien está secretamente enamorado de su jefe) le ofrece comprar algo sin precedentes, algo que nunca se le habría pasado por la mente y que, sin embargo, no podrá rechazar: un fantasma. Pero Craddock McDermontt no es un fantasma normal; no, él busca algo, busca venganza. Poco a poco lo que parecía ser otra de las extravagancias de Jude se convierte en una pesadilla horrible, pues el espectro está en todas partes. ¿Qué hará Jude para escapar de esta pesadilla, que arrastra consigo a todos sus seres queridos y se lleva su vida lentamente?
La base de la novela quizá no es el terror en sí, sino la forma de plasmar ese terror a través de los personajes. Y es que la trama, si bien es bastante original y dinámica, no es del otro mundo ni ha aportado algo de inestimable valor al género. Lo más importante de la historia, a mi parecer, es la forma del autor que usa para construir los personajes, sus historias personajes y sus interacciones con el medio en donde se desenvuelve la historia. En la edición que tengo (Punto de Lectura) se menciona como una cita del NYT que los personajes del libro representan a personas con las que el lector puede identificarse plenamente. Claro, yo no me siento identificado en lo absoluto con el excéntrico Jude, o con su novia gótica, ex bailarina erótica y de apariencia de prostituta, Marybeth; tampoco encuentro un parecido entre los demás y mi personalidad; pienso que el sentido de la frase que se destaca es más amplio, y apunta a qué haríamos nosotros en las situaciones a las que los personajes deben enfrentarse, y ahí sí creo que podría identificarme más. Porque las actitudes de Jude y Georgia (Marybeth) no son extrañas o inverosímiles; no, son respuestas de personas de carne y hueso que sufren, sufren al verse enfrentadas a una cacería frenética y exhaustiva por parte de un muerto.
Los personajes, por lo tanto, están perfectamente trazados. A través de las páginas conocemos las particulares historias de cada uno, y nos encariñamos aún más con ellos al saber qué han tenido que sufrir para ser quienes son. Los personajes que al principio nos parecen toscos y ariscos luego vuelven a ser personas ante los ojos del lector, dejando entrever una personalidad más humana y frágil que la que habríamos pensado.
La historia es original, poco común, pero no demasiado destacable. Al principio pensaba que la trama sería de destacable originalidad, con acontecimientos que marcarían el género del terror. Bueno, después de que en mi edición apareciera que marcó una nueva forma de entender el terror, me esperaba algo más increíble. Si bien la historia no me “decepcionó”, sí puedo asegurar que no cumplió todas mis expectativas. El ritmo compensa mucho ese problema, pues se sustenta en la psicología del cazador cazado, muy efectiva para tensar los nervios del  lector en pocos capítulos. Además, sumando eso a lo notable de los personajes… ¡una gran novela!

El ritmo del libro es frenético, no le da pausa al lector. Los giros de la trama ayudan muchísimo, y es que encontramos sorpresas siempre, como cuando pensamos que las cosas por fin se están comenzando a solucionar. Ya hacia finales del libro existen momentos de “distensión”, en los cuales ya en nuestra mente surgen posibles finales a la historia, basados en los datos que tenemos. Pero Joe Hill, con elegantes extras bajo la manga, nos toma la atención y nos atrae para no apartar la vista hasta el final. 

El terror de Joe Hill se asemeja bastante al de su padre al principio. Es un terror que se basa en la realidad, pues juega con la concepción que el lector tiene de lo cotidiano, y establece conexiones entre la vida de nosotros y el quehacer de los personajes. Entretenido, sí, muy entretenido. Existen momentos muy aterradores en la novela, perfectamente logrados. No hay momentos aburridos, solo altibajos. Claro, es la primera novela del escritor, y precisamente por eso destaco el trabajo que ha realizado. Ya ven cuán lejos llegó su padre con ese terror. Hoy King tiene verdaderas joyas, dentro de sus libros recientes.

En todo caso, debo decir que encuentro sobrevalorado la calificación que muchos tienen de esta historia. 

Joe Hill nos mueve dentro de escenarios cotidianos para cualquier norteamericano, pero interesante para nosotros, a mi parecer. En momentos tenemos que recorrer horas y horas de carretera acompañando a Jude y su novia en el intento desesperado de escapar del muerto, y a través de la ventana del auto miramos cómo los paisajes, urbanos o rurales, circulan dejando una estela de recuerdos. Escenas de otros libros vinieron a mi mente, probablemente porque el estilo del escritor es muy cercano, y recuerda a los primeros trabajos publicados por su padre, Stephen King. Aquello puede ser un recurso útil si se sabe utilizar bien, puesto que la sencillez de las palabras le otorga momentos de placer y entretención ilimitados.

Con este lenguaje el escritor describe todo lo que tiene que describir, aunque debo decir que se destaca más hablando de sensaciones humanas que de lugares físicos. Las descripciones del entorno, si bien se leen familiares y entretenidas, son más bien pobres. Tampoco es mucho lo que se puede hacer por la ambientación, pero Hill podría haberse esforzado un poquito más.

Ya les adelantaba que el lenguaje es sencillo, ameno, simple. Podemos leer la novela completa sin encontrar una sola palabra desconocida, y esto está muy bien en este caso; porque el objetivo de la novela es succionar al lector hacia su interior, para no soltarlo hasta mostrarle cuál es el final de Jude y su historia.

¿Recomendaría esta novela? Sí, absolutamente. Es sencilla, aterradora en muchos momentos y con personajes entrañables. No es nada del otro mundo, pero aquello es precisamente lo que más me hizo disfrutarla: pude olvidarme de los exámenes mientras desvariaba sobre el futuro de Jude, Georgia y el muerto.

4/5

14 comentarios en “El traje del muerto, Joe Hill

  1. Excelente reseña. Cuando quieres te destacas a lo bien.
    No he tenido mucha suerte o no he querido tener mucha suerte con King pero siempre me ha apetecido leer alguno de los libros de su hijo. A lo mejor lo haga muy pronto.

    ¡Saludos!

  2. Qué buena pinta.
    No había relacionado a este escritor con Stephen King, siendo su hijo no me extraña su don para la escritura. Lo debe de llevar en los genes.
    Una gran reseña.
    Besitos.

  3. Lo leí hace unos cuantos años y me gustó, sobre todo su primera mitad. Luego decae un poquito y se pone un pelín pesada y previsible. Pero en líneas generales, está bien. ¡Buena reseña!
    Besotes!!!

  4. Interesante tu punto de vista, y me llama la atención sobre lo que mencionas acerca de la construcción de los personajes. Sin duda, esto mismo es la fortaleza de Stephen King y es lo que ha cautivado a tantos lectores, así que es una fortuna que su hijo lo haya heredado.
    Tengo planeado leerlo antes de que acabe el año, tal vez antes de que acaben las vacaciones de la universidad, y descubrir por fin qué nos ofrece el hijo del Maestro. Además, quierlo leerlo para estr completamente seguro de leer “Cuernos”. No quiero comprarlo a ciegas.
    ¡Saludos!

  5. ¡Qué bien que hayas disfrutado de la novela! Lo pasé muy bien con esta lectura. Digno sucesor de su padre. En casa ya me esperan sus otros dos libros: los relatos de “Fantasmas” y su segunda novela “Cuernos”. ¡Un abrazo!

  6. Katherine Jordán dijo:

    Hola, excelente libro, y tiene los mismos atributos que su padre, incluso al leer ambos autores recurren a similares utencilios, como el uso de tiovivo, o las langostas… recurrentes en sus libros. Necesito me orineten donde puedo encontrar Fantasmas de Joe Hill… en qeu librería en Santiago???

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s