Continuamos con esta semana dedicada a los longevos en el blog. Este post estaba programado para ayer, pero no sé qué ocurrió y no me resultó la “programación”. No importa. 
Ya conocimos la “introducción” de esta semana, ahora conoceremos otros aspectos de esta gran novela, la cual estoy por terminar.
Longevos, ¿qué se nos viene a la mente cuando escuchamos esta palabra? Yo tenía una idea totalmente distinta sobre los personajes con los cuales me encontraría, sin embargo aquello me cautivó aún más. Eva García nos presenta seres humanos, personas creíbles que, no obstante, deben vivir esta longevidad como un tormento, pues eso es para ellos, o al menos eso dan a entender en muchos momentos. Cada uno de estos longevos tiene sus trancas, o traumas que reprimen para no vagar milenios por la tierra desesperanzados. Particularmente me llamó la atención el carácter de Jairo (también conocido como Nagorno), pues bajo ese atuendo de mujeriego de primera, millonario, y seguro de sí mismo, se ocultan muchos problemas de autoestima. 
Sin embargo, por lejos, lo que más me está fascinando de la lectura es la forma que tiene de abrirte la mente. Para ilustrar esto, quiero mostrarles un fragmento que leí hace unas cuantas horas:

-Adriana, que no se hayan encontrado piezas con figuras híbridas de hombre y animal no significa que ese arte no haya existido, tan solo que ninguna se quedó en los lugares de los yacimientos. Dime, ¿a qué jugabas de pequeña? 

(…)

-A los cromos, a la comba, a Nancy y las barriguitas-respondí distraída-, o pintábamos una rayuela con tiza en la acera y saltábamos sobre los números.

-¿Te queda algo de eso en tu casa o en tu habitación?

-La verdad es que no sé dónde fueron quedando.

-¿Y eso quiere decir que de pequeña no jugaste a nada, que esos juegos no existieron, peor aún, que no hubo cultura del juego en los niños de los años 80 en la Península Ibérica? Solo porque en tu actual casa no quede ni rastro de aquella etapa, o porque no vas a ser enterrada con todos esos objetos ,¿significan que no existieron?

-¡Por su puerto que no!

-(…) Es increíble la falta de imaginación de los arqueólogos.

Me encantó esa escena, y luego se pone mejor, hablando sobre la forma de vestir de los hombres de la época de Héctor. Eva usa una ironía muy particular y divertida en la voz de estos longevos. Si quieren seguir leyendo esta parte, se ubica en la página 387 de la edición. Si la tienen en kindle o epub, está poco antes de comenzar el capítulo 32.
A través de las páginas conocemos referencias artísticas e históricas muy interesantes, que nos obligarán a correr a la computadora para corroborar que todo es cierto, porque de apoco comenzaremos a creer realmente en los personajes. Iago, “el longevo principal”, es un mar de conocimiento; no por nada es apodado la Iagopedia. Cada palabra que dice es exacta, y sus fuentes son él mismo, ¡qué mejor! Estos longevos creados por Eva son de lo más interesantes…
Otra cosa que está cautivando mi imaginación es la ciencia que está detrás de este libro. Explicaré esto en más detalle durante la reseña, pero quiero hacer un breve comentario ahora. En la historia se mencionan muchos conceptos que, para los no entendidos en biología o genética pueden resultar un lío, sin embargo la escritora introduce las definiciones de forma tan cotidiana que las asimilamos rápidamente. No he tenido problemas para entender toda la trama de investigación genética que hay en el libro, porque este semestre en biología estuvimos dedicado al estudio de genética general. Me ha encantado encontrar estas palabras usadas en contexto…
¿Aún no se convencen de comenzar esta historia? Bueno, aún me quedan algunas entradas -y algunas aces bajo la manga- para hacerlos cambiar de opinión…
Pueden conocer más sobre temas de longevidad e historia relacionados con el libro visitando el completísimo blog de Eva dedicado a esta historia. Para ir, clic aquí.
Anuncios

11 comentarios sobre “Semana temática: La saga de los longevos, de Eva García Sáenz (2)

  1. Ya he visto este libro en más sitios y la verdad es que me llama poderosamente la atención. Cuando baje un poco la lista de pendientes, lo tendré en cuenta, quizás en formato electrónico, que es más económico; pues todos coincidís en que está muy bien y, por lo que cuentas, creo que me va a gustar mucho.
    Además la genética no tiene secretos para mí, jejejeje.
    Y otra de las cosas que tiene el libro es que la portada hace que se te pegue a las manos 🙂 Ayer mismo estuve en un gran centro comercial y lo tuve en la mano, aunque ahora mismo no puedo permitírmelo (no compré nada, al final, snifff).

    Bueno, me alegro de que lo estés disfrutando!!

  2. Yo lo lei hace unos meses y fue una de las mejores lecturas de ese año. Tambien le dedique una semana tematica, que animó a mucha gente a comprarlo. Yo aun tengo que hacerme con mi ejemplar en papel, ya que lei el ejemplar digital que me envio la autora. Me alegro de que lo hayas disfrutado! Besos

  3. A mí, este tipo de historias no me llama demasiado la atención. No obstante, esta semana fui agraciada con un enorme lote de libros, y esta novela es una de las que me llegó a casa. Así que, al mejor, me animo y le doy una oportunidad. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s