Reflexionar con Ken Follett (u otro autor best-seller)

La única forma de centrar la imagen es agragando una leyenda.

Ayer en la noche comencé En el blanco, un thriller del popular autor británico Ken Follett, muy en boca de todos estos días por la blogosfera, principalmente debido al lanzamiento de la segunda parte de la Trilogía The Century, con la que pretende novelas todo el siglo XX.  El autor, no obstante, más que ser un escritor de novelas históricas lo de es de thrillers. Su primera incursión al género histórico ocurrió con Los Pilares de la Tierra, una de las novelas más vendidas en el mundo, con millones de seguidores y una cantidad no tan grande de detractores. Años después publicó Un mundo sin fin, especie de secuela de Pilares que se puede leer tanto después como antes de este último. Continuó publicando novelas de intriga, hasta que a su mente llegó la audaz idea de escribir la monumental trilogía iniciada hace un par de años con La caída de los gigantes, pero esa es otra historia.

Hoy vengo a comentar un tema muchísimo más específico, pero a la vez de mayor alcance. Desde que comencé a merodear por la blogosfera, hace ya más de un año, me di cuenta de que las opiniones de los lectores son tan variopintas como los propios libros. En foros participé un tiempo en verdaderas discusiones que tenían como sustento la poca calidad literaria de ciertos autores, y del sacrilegio que conllevaba la lectura de estos mismos. ¿Sacrilegio? Sí, sacrilegio; pues para ciertas personas es inaudito que uno pueda leer a Stephen King o Dan Brown teniendo a autores como Dostiovsky disponibles. Está claro que en relación a calidad literaria el autor ruso pasa por encima de los denominados como comerciales, sin embargo me pregunto, ¿debería tener eso incidencia a la hora de elegir una lectura?

Retomo la narración de lo que ocurrió con Follett ayer en la noche: leía de forma compulsiva En el blanco, un thriller orientado al mundo de la investigación biológica y farmacéutica, cuando me encontré con una frase que, dentro de su simpleza, me hizo reflexionar.

Nunca perdonamos a aquellos a los que hemos fallado.

Quizá fue el momento, las circunstancias, o lo intrigado que me tenía la historia, lo que gatillo la impresión que me causó aquella frase. Pero no es la primera vez que me pasa. Con Stephen King siempre anoto frases que me agradan, no obstante eso no significa que no valore las reflexiones cargadas de sabiduría que componen novelas como Ensayo sobre la ceguera (de José Saramago), cuya reseña vendrá muy pronto.  El motivo por el cual sentimos cercanía a los autores de libros “comerciales” supongo que es la forma en que están escritos sus libros. Sin mayores pretensiones, estos escritores dedican su vida a entretener a a gente mediante el placer de la lectura. Sí, ganan millones, pero qué importa si lo que quieren hacer lo hacen bien, y los lectores disfrutan y aprenden (sí, aprenden) con sus historias.

En la serie de entrevistas breves publicadas sobre Ken Follett estos días, por el lanzamiento de El invierno del mundo, el británico asegura que escribe pensando siempre en los lectores.  Otros escritores dirán que escriben para analizar la vida, la sociedad, la realidad, o su interioridad misma; pero Ken Follett piensa en qué agradará a los lectores.

Algún día subiré una “columna” sobre los best sellers, y es que a estas alturas son un verdadero género. Casi todos se rigen siempre de estructuras similares, las cuales venden y enganchan, por qué no decirlo.

Como en todas las cosas, encontramos también libros que están al medio de dos categorías.  Tenemos a autores de gran prosa, reflexivos, interesantes, de calidad, que además son best sellers internacionales. Un ejemplo es Umberto Eco, quien con su novela El nombre de la rosa conquistó a millones de lectores en el mundo. Carlos Ruiz Zafón, el español que revolucionó a los best sellers esta década, también es digno de mencionar, pues con su característico estilo conquista lectores y rankings. Leer best seller ya no es mal viso, ¿cierto?

Hay lectores, ocasionales, que leen los libros de moda, los que están triunfando en todas partes. Una vez me encontré con alguien que aseguraba que esos lectores no servían, pues no comprendían el verdadero sentido de la literatura. ¡¿Hasta cuándo limitamos la lectura a los estudiosos del tema?! La lectura debe ser, ante todo, un placer, y si uno lo siente así con Cien años de soledad, o con 50 sombras de Grey, o con los otros millones de títulos disponibles, bien; si además de disfrutar, aprendemos y reflexionamos, perfecto, muchísimo mejor. No estoy pasando por alto que la lectura es un motor del aprendizaje, del análisis y de la reflexión.

¿Por qué condenar a alguien que disfruta con la lectura, sea con García Márquez, o Dan Brown, o Faulkner, o Larsson? ¿Acaso lo que leímos es reflejo de nuestro nivel cultural? Si es así, no me importa ser un babuino analfabeta, con tal de que pueda gozar de la prosa de Márquez, con las reflexiones de Roth, con las aterradoras escenas de King o Barker, y, por qué no, con los emocionantes thrillers de Follett o Brown, de manera indistinta con unos y otros; no me interece permanecer bajo tal ignorante etiqueta.

22 comentarios en “Reflexionar con Ken Follett (u otro autor best-seller)

  1. Muy buena reflexión. Coincido con lo que dices: lo más importante es fomentar el gusto por la lectura, sea con Saramago, Ken Follet o Brown. En todo caso, en mi opinión, el problema de los best-sellers es que no salen de sus estructuras estándares y con el tiempo uno acaba pensando que está leyendo siempre lo mismo (independientemente de quién lo firme). Un abrazo.

    • offuscatio : sí, yo también creo que existe una fórmula aparentemente mágica que emplean los best sellers, y es que finalmente todo se resume a un hilo argumental, para todo. Sin embargo, a veces, es precisamente eso lo que busco, una lectura rápida y lineal que me entretenga.

  2. Sobre gustos ya se sabe… Cada uno debe leer aquello que le gusta y le dé la gana. Quizá el problema de fondo es que no tenemos formación de base para diferenciar qué es la calidad literaria y qué no lo es, además de por supuesto la necesidad de vender de las empresas privadas. En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo en que la lectura debe ser ante todo un placer.
    Un saludo

  3. Me parece una reflexión muy acertada. Con esto, como con otros muchos temas, siempre me he preguntado: ¿quién es quién para decidir qué es buena literatura y qué es mala literatura? ¿No se supone que la finalidad de la literatura es llegar a cuanta más gente mejor en un intento de cultivar las mentes? No sé, en mi opinión, los debates entre críticos literarios (o aunque sean debates a pie de calle) que exponen qué escritor es mejor siempre me han parecido una absurdez, que cada uno lea la literatura que quiera…para mi, leer es bueno, sí, quizás es una reducción demasiado minimalista, pero es lo que pienso.Besitos!

    • Aurora Lejana : Yo lo pienso también, y es que cada uno tiene sus autores favoritos, y quizá no son los mismos que los de la persona de al lado. Claro, hay libros que no tienen mucho valor literario, pero no pretenden tenerlo tampoco, y es que están enfocados a entretener.

  4. doctorlecter dijo:

    También de acuerdo. No sé por qué está tan mal visto que te gusten los best-sellers frente a los autores pequeños y serios. Si a millones de personas les gusta un libro, será por algo. Por cierto, a mí Ken Follett me encanta y me he leído todos sus libros, menos el nuevo claro, incluso esos dos o tres libros que pasaron desapercibidos, como Papel moneda o el escándalo Modigliani. Por cierto, En el blanco me pareció alucinante y no podía parar de leer. Me imagino que a ti te pasará lo mismo. Un saludo.

    • doctorlecter : sí, creo que un día habías comentado tu gusto por Follett. Papel moneda tiene una pinta increíble, me llama mucho la atención, igual que Tercer Gemelo. Me gustó En el blanco, pero esperaba algo más… pues no sé, me ha dejado gusto a poco.

  5. Se lee para disfrutar, para entretenerse, para sentir, para pensar, para reír, para llorar. Todo me parece igual de válido. Yo he leído de casi todo a lo largo del tiempo y a veces ha primado un tipo de lectura sobre otra. Con el tiempo me he vuelto más selectiva, hay muchísimas cosas interesantes que quiero leer y voy dejando de lado lo que me parece menos interesante, pero no descarto nada simplemente porque sí. Prefiero la narrativa que me transmita sentimientos, que me invite a reflexionar, pero sobre todo me gusta variar.
    Humor, novela negra, aventura… y por supuesto bestseller. Como en casi todo, los hay mejores y peores, me pueden gustar o no, pero no diré que sea mala literatura.
    Muy interesante la reflexión.
    Besos.

  6. Si te soy sincera, considero que el problema de la crítica hacia las lecturas está en un cierto snobismo ante el autor moderno. Que sea bueno, reconocido, ágil, algo diferente… mejor callar los bestseller olvidando las horas que nos dieron…. ese tipo de cosas.
    Me encanta Follet dicho sea de paso
    Besos

  7. Completamente de acuerdo contigo, que cada uno lea lo que le de en gana. Como debe ser. Este efecto social que describes se multiplica en el mundo de la música, cuyas hostilidades ridículas y sin sentido tienen una especial fuerza.
    Te sigo desde esta plataforma, ¿por qué te has mudado de Blogger a WordPress?
    Un beso

    • Trotalibros : subí una entrada hablando sobre el cambio de dominio, es por problemas que tenía con las entradas.
      Lo percibo mucho en la música. Tengo amigos que cuestionan tu estado mental si no escuchas rock pesado, o metal, o rap, etc. Yo soy feliz escuchando a Adele, y finalmente eso es lo importante, disfrutar escuchando, leyendo, sintiendo.

  8. Totalmente de acuerdo contigo, no le quito ni una coma. A mi me gusta el hecho de ver a alguien leyendo, lo que lea es secundario.
    Hoy conmigo has dado en el clavo, Ken Follett es uno de los autores que mas me gustan. Los pilares de la tierra, siempre lo nombro entre mis favoritos, pero también tiene novelas buenísimas como Un lugar llamado libertad (por nombrar una de tantas) que son poco conocidas.
    En fin, el tema de los best-sellers tiene debate para rato.
    Un beso.

  9. Pues yo opino como tú, aunque ya lo sabes porque sabes lo que leo. Me gusta disfrutar, para eso leo, no para analizar a la sociedad finlandesa de finales de los años 40 y principios de los 50, por decir una chorrada.
    Y sí que hay gente que te mira por encima del hombro si lees a Dan Brown, pero anda que no lo he pasado bien con él! jeje.

  10. Estoy de acuerdo con tu reflexión. Por desgracia todavía queda algún crítico que debió escaparse del Barroco gongorista español donde se consideraba que el arte, y la literatura no eran para la gran masa si no para unos cuantos “elegidos”. Y ese es uno de los problemas actuales, ciertos sectores “cultos”, “progres”, “elitistas” o como queramos llamarles consideran que lo que lee la plebe no puede ser lo mismo que ellos leen, y por tanto que no puede ser bueno.
    Pasa con los best-sellers, la televisión o las superproducciones cinematográficas, consideran que claro, debe haber un tipo de arte para la masa mediocre y algo más profundo para los eruditos…me parto jajajajajaajajajajajaj!!!!!
    Una vez, uno de estos “petimetres” (no quieren cultura???) se empeñó en que le acompañara al cine para ver “una película alejada del circuito comercial” (se ve que eso es bueno…): casi dos horas de película búlgara en versión original sobre la vida de un enterrador y prácticamente sin diálogos… (que me perdonen los búlgaros, pero…)!!!!!
    En fin….

    • Lau : es verdad, a veces piensan que no pueden leer lo mismo que “el pueblo”. Pero no importa, yo soy feliz leyendo lo que me gusta, sea de Márquez, de King o de Roth 😉
      Me imagino cómo debió haber sido la película. a mí a veces me gusta ver films de “cine independiente”, pero no porque lo encuentre mejor o más culto, sino porque simplemente a veces tocan otros temas. Estigmatizar tanto la cultura por quien la emite me parece terrible.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s