Salem’s Lot, de Stephen King

La imagen no tiene mucho que ver con el libro, pero al menos aterra.

Era una noche de Halloween tranquila, demasiado tranquila. No había sentido sonar el timbre, señal inequívoca de que niños molestos e irritantes esperan ansiosos que les de altas dosis de azúcar que daña los dientes. ¿Sonó demasiado amargado? Estoy bromeando, ¡me encanta Halloween! Realmente, esa noche, me pareció bastante curioso la poca actividad relacionada con la fecha. Esperaba más movimiento, y es que por mi calle se veían pocos niños vestidos de monstruos. Yo no me disfracé, claro, pero me gustaba hacerlo de pequeño. Ahora disfruto de las películas y lecturas de terror, precisamente por eso decidí esa noche releer Salem’s Lot. El resultado fue muchísimo mejor que el esperado.

Leí el libro por primera vez hace casi dos años. Cuando estaba descubriendo a Stephen King, y leía sus obras de manera frenética. En esa ocasión, pese a que la novela me gustó mucho, encontré ciertos puntos que la hacían densa, o incluso aburrida. Mi impresión cambió totalmente con esta lectura, y descubrí aspectos que me habían pasado desapercibidos en primer lugar. Los detallaré más adelante, ahora solo quiero decirles, y quizá basta con ello, que el libro me duró tan solo dos días, y tiene más de 500 páginas.

Mientras no consiga una barra de calificación (como la del otro blog, pero “original”), utilizaré los números en grande, del 1 al 5. Irán bajo la conclusión, para complementar un poco la reseña. 

Título: El misterio de Salem’s Lot (Salem’s Lot, en la edición original)
Autor: Stephen King
Editorial: Random House Mondadori, sello DeBols!llo
Páginas: 529
ISBN: 9788497931021

Argumento

Veinte años atrás, por una apuesta infantil, Ben Mears entró en la casa de los Marsten. Y lo que vio entonces aún puebla sus pesadillas. Ahora, como escritor consagrado vuelve a Salem´s Lot para exorcisar sus fantasmas. Salem´s Lot es un pueblo tranquilo y adormilado donde nunca pasa nada, excepto la vieja tragedia de la casa de los Marsten. Y el perro muerto colgado de la verja del cementerio. Y el misterioso hombre que se instaló en la casa de los Marsten. Y los niños que desaparecen, los animales que mueren desangrados. Y la espantosa presencia de Ellos, quienesquiera que sean Ellos.

Impresiones

Salem’s Lot es la segunda novela publicada de Stephen King. Luego del espectacular éxito de Carrie, era necesario presentar una novela en sociedad que fuera igual de aterradora. Y vaya que es aterradora.

Ben Mears vuelve a Salem’s Lot para rehacer su vida. Luego de un devastador accidente en donde resultó muerta su esposa Miranda, piensa que lo mejor para avanzar es terminar con los problemas que lo aquejaron en el pasado. En su infancia vivió en Jersusalem Lot, sin embargo algo ocurrió, algo que lo marcó para siempre y que lo marcó en su desarrollo. Por una apuesta infantil entró a la vieja y omnipresente casa de los Marsten, y lo que allí presenció aún surge en sus pesadillas. En aquella casa se rumorea ocurrió la tragedia más significativa del pueblo: Hurbie Marsten asesinó a su esposa y luego se quitó la vida, ahorcándose. Pero si estaba muerto, ¿quién era el cuerpo colgado que abrió los ojos descompuestos y miró a Ben cuando era pequeño?

Al llegar conocerá a Susan, una chica despierta, amante de la literatura, que aún vive con sus padres mientras intenta escapar del pueblo y hacer su vida en un lugar con más oportunidades. Lentamente comenzarán a enamorarse, sin embargo esa relación no caerá bien en la madre de la chica. Otro personaje que quiero menciona brevemente es el Padre Callahan. Aparece en la segunda mitad de la historia, y resulta muy interesante. Me dijeron que vuelven en otras obras: los tomos V, VI, y VII de la saga La Torre Oscura.

A esta altura, aún no sabemos nada de vampiros. Y es que el tema comienza a desplegarse lentamente, y el lector ni se entera cuando en su mente se forma la idea. Resulta un acierto de la editorial no mencionarlo directamente en la sinopsis, porque se estropea un poco el impacto del misterio. Sin embargo yo lo sabía, y aún así disfruté muchísimo de la lectura. En el pueblo comienzan a desaparecer personas, al principio solo niños, luego también adultos. Poco a poco los personajes se darán cuenta de que estas desapariciones son cíclicas, y que ocurrieron en el pasado… cuando la casa de los Marsten estuvo habitada.

La trama se despliega, como decía, lentamente, de forma envolvente. Desde el principio sentimos que debemos estar con los sentidos alerta, pues el autor nos comienza a introducir en su narración con un muy acertado prólogo que, al principio, puede dar la sensación de extraño, porque nos muestra a dos personajes anónimos que peregrinan escapando de algo. El estilo de Stephen King es bastante claro, y conciso  Narra una historia con un lenguaje cercano y de fácil entendimiento, muy rápido de leer y que provoca imágenes en la mente. Es un storyteller, de todos modos, y su imaginación no tiene límites. Aquí notamos cómo dosifica las tramas a medida que el tiempo transcurre, en pos de ese efecto envolvente. Creo que esa es una de las grandes virtudes de este libro. Me encanta Stephen King, sin embargo admito que en muchas ocasiones me he quedado corto con sus finales. A veces termina sus historias en un par de capítulos, y el lector queda con tal impresión que piensa <<¿para esto se tomó ochocientas páginas?>> En El misterio de Salem’s Lot esto no ocurre. Poco a poco se comienza a divisar el final, y pese a que por lo general los finales de King son “felices”, siempre quedan sorpresas que… bueno, sorprenden.

En la relectura de Salem’s Lot me di cuenta de aspectos importantes que había pasado por alto en la primera lectura. Además, cosas que no me gustaron en esa ocasión, ahora me parecieron perfectas y necesarias. En primer lugar me refiero a los episodios Solar, en los que se narraba un día en el pueblo desde distintos puntos de vista. Seguimos a distintos personajes en su quehacer, y a veces se puede sentir que no pasa nada relevante en la historia. Ahora me doy cuenta de que la novela, más allá de presentarnos una historia de terror atrapante, presenta cómo es la vida en una comunidad rural, un tema recurrente en King y que logra plasmar a la perfección. Todas las actitudes de los habitantes, desde la típica mujer anciana conocedora de todos los chismes, pasando por el borracho del pueblo y hasta el sacerdote conocido; cada uno tiene su papel en la historia, y lo interesante es cómo King mezcla eso con la trama.

En segundo lugar, cuando el autor desvaría sobre aspectos históricos, geográficos, demográficos y arquitectónicos de Jerusalmen’s Lot. Claro, es necesario describir bien los espacios, y King siempre se destaca en eso, pero en la primera lectura me pareció demasiado. En esta ocasión sentía cómo las imágenes pasaban ante mis ojos, y me sentía presente en el pueblo. Al cerrar los ojos me imaginaba caminando por los caminos de tierra, u observando la monumental casa de los Marsten, que parece vigilar el pueblo desde las alturas de un cerro.

La novela tiene escenas perturbadoras, muy perturbadoras. Las escenas en las que los vampiros “niño” llegaban a las ventanas de sus víctimas, con una apariencia fantasmagórica y hablando con un humor negro, te dejaban los nervios de punta, y con ganas de alejarte de todas las ventanas de tu casa. También, los momentos en los que se describían los ataques, con esa cruel ironía que al parecer surge en King durante este libro, también dejan una sensación extraña. Eso ocurre en muchos libros: el escritor presenta un capítulo, lo abre mostrando un personaje de potente historia; el lector se encariña, lo perfila en la trama y piensa en cómo proseguirá su historia; sin embargo, al final del capítulo, lo mata. Ocurre en cualquier momento, y uno piensa que ningún personaje está a salvo. Y es que es así. Cuando los vampiros aumentan en número, y cae la noche en el pueblo, nadie está a salvo.

La mejor forma de dar a conocer cuánto me gustó la novela, cuán envolvente es y cuán rápido se puede leer, es mencionar el tiempo que me tomó: dos días. Leía de forma frenética, con el corazón en un puño, totalmente absorto en la historia e intranquilo por esa atmósfera inquietante que rodea el relato.

Conclusión

Salem’s Lot es una historia perfecta del género vampírico. Tiene todos los elementos que debe tener una historia de terror con estos seres: una atmósfera oscura, inquietante; un misterio que apunta hacia otra cosa; conflictos de fe, ética y creencias; personajes que se ganan el corazón del lector, con ciertos problemas que se arrastran de la niñez y trancas personales; y sangre, mucha sangre. Esta novela marcó un antes y un después en el género, y marcó un precedente y un modelo a seguir que utilizarían muchos autores contemporáneos en el futuro. Totalmente recomendable, para cualquier época del año (aunque si es en la noche de Halloween, mejor)

Valoración

5

Y ustedes, ¿leyeron algo especial para la recién pasada Noche de Brujas?

19 comentarios en “Salem’s Lot, de Stephen King

  1. Yo también lo leí hace años, en una época en la que me leí muchos libros seguidos de este autor. Disfrutaba de sus historias aunque llegó un momento en que me cansé. Ahora estoy pensando en leer alguno de los últimos que ha publicado y ver si lo disfruto como antes. Un abrazo

  2. Este Halloween, al igual que tú, lo sentí muy solo, aburrido. Aunque ya no me disfrazo ni nada, siempre me entusiasma la idea de que sea octubre. Veo películas y procuro leerme alguna novela de terror. Lastimosamente, este año no pude hacerlo con dedicación. La Universidad me tenía con trabajos hasta el cuello. Aunque estoy en una lenta lectura de “Fantasmas” de Joe Hill, no es lo mismo que agarrar un libro y devorarlo exclusivamente en Halloween. Quería hacer una entrada para el blog sobre alguna lectura Halloweenesca y armar la página en face, pero mi cabeza solo pensaba en una cosa: salir de los deberes. Acabó octubre, un octubre sin gracia para mí, y solo ansío terminar el semestre en tres semanas para, por fin, desatrasarme de lecturas de terror en vacaciones.
    Este año ha tenido un halo de misterio con la multitud de espectativas sobre qué pasará el 21 de diciembre. No digo que vaya a acabarse el mundo, pero vamos, todos estamos intrigados. Pensándolo bien, no se me hace raro que este Halloween estuviera tan extraño.
    Respecto a Salem’s Lot, es una gran novela vampírica, y valoro sobremanera la capacidad que tiene King de recrear toda una ciudad de la nada. Además, la manera como empeiza a tejer el misterio es excelente.
    Saludos.

  3. Ultimamente no releo porque tengo mucho pendiente y a veces se disfruta mas de una segunda lectura que de la primera. Me alegra que hayas disfrutado con ésta.
    A mí no me gustan los libros de terror. De King leí Carrie, pero no me apetece leer otras, simplemente no lo disfruto.
    Besos

  4. No sabía ni de qué trataba así que gracias por la reseña. Tiene tantos libros este hombre…

    Yo este año leí al final Sepulcro de James Herbert, dejé reseña, pero vamos, que no me gustó mucho… espero elegir mejor el próximo de terror, lo más seguro de King.

    Saludos

  5. A mí me gustó mucho cuando lo leí, es de esas novelas corales de King en las que hay un montón de personajes, que en el fondo son las que más me gustan del autor. Para Halloween estuve leyendo algunos relatos de zombies de una antología que tengo, me encanta el terror! Un abrazo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s