Atasco, o bloqueo lector.

Comencé 22/11/63, ahora voy cerca de la página 120 y no quiero seguir. No me enganchó, se me está haciendo tedioso (pese a que prácticamente se lee solo) y prefiero leer otra cosa, porque si voy a leer lo haré para disfrutar. Mi elección es La casa de Riverton, una novela de la conocida Kate Morton, autora de El jardín olvidado, que no logré terminar la primera vez que intenté adentrarme en sus páginas. El motivo: estaba en plena época de exámenes, y no tenía mucho tiempo, por lo que me decanté de un libro de relatos, si mal no recuerdo. Ahora espero poder terminarlo, y seguramente lo haré, porque tengo muchas ganas de revivir las sensaciones que me produjo El jardín olvidado. Esa novela sí que me encantó.

Comentario aparte sobre Kate Morton y sus libros (y las traducciones de sus títulos)

Aparentemente, el título en Español de su nueva novela, The secret keeper, literalmente El guardían secreto, será El secreto de Dorothy. ¿El secreto de Dorothy? ¡El secreto de Dorothy! ¡¿EL SECRETO DE DOROTHY?! Vaya nombre más horrendo. Lo leo, y siento que es la estrategia de una editorial para promover una novela de misterios barata. Supe de este título (aparentemente, recalco, permanente) en la entrada de Isi sobre las traducciones. Hay muchísimos casos de novelas cuyos títulos han sido mal traducidos, o deliberadamente violentados. Pero ahora me limitaré a comentar, muy brevemente, este título. Si alguien de Suma de Letras está viendo esto, por favor, reconsideren el título creado por la autora. Digo, por algo Kate Morton seleccionó ese nombre para su obra. De otra forma podríamos llamarle El misterio de los gatos del vecino, y daría igual. Sus anteriores novelas cuentan con el título creado por ella (salvo La casa de Riverton, originalmente concebida como The shifting fog), ¿por qué cambiar tanto el nombre de esta novela? Es un tema que Isi trata en esta entrada, que los invito a visitar, por cierto.

Hoy, en esta entrada, no obstante, no quiero referirme ni a traducciones, ni a títulos de novelas cambiadas. En esta entrada trataré un tema aún más dramático ;): el estanco lector, que inevitablemente, en algún momento, y por tiempo variable, nos ha afectado a todos. ¿Cómo solucionarlo? ¿Dejan que el tiempo pase hasta que, sin darse cuenta, se enganchan a una novela? ¿Cuánto tiempo tardan en volver a las pistas? Últimamente no he podido engancharme a novelas con facilidad, salvo excepciones. He pensado que podría deberse a ciertos problemas de salud que he tenido últimamente. Hoy comencé a leer un conjunto de papers científicos (que, si logro terminar, también reseñaré, porque me está pareciendo interesantísimo y podría comentar muchas cosas sobre los enfoques de diferentes partes) con mucho entusiasmo. Más tarde, cuando abrí la novela de King que estoy intentando leer, no pude avanzar más de un par de párrafos. I’m not joking. If you bore me, I’ll burn you. Do you understand? le dije, cual esquizofrénico psicópata, a la novela y a su autor. De más está decir que no me respondió. Eso sería mucho, y seguramente los hombres de bata blanca me localizarían y encerrarían un psiquiátrico para siempre si confesara. ¡Vamos, que no estoy tan trastornado! El punto es que no fui capaz de seguir con el libro. Creo que no leer no es una solución viable en este momento. Siento la necesidad de que una novela me atrape y envuelva, y espero que La casa de Riverton lo consiga. Si lo han leído, los invito a comentar más abajo para que me cuenten sus experiencias con la novela.

¿Qué otra forma de pasar de un estanco lector podemos encontrar? En lo personal, tengo ciertos libros o autores que sé no me defraudarán. Uno de ellos es, paradojicamente, Stephen King, sobretodo con sus trabajos más antiguos. Julia Navarro, Ken Follett y Camilla Lackberg son otras apuestas seguras. Siguen generalmente estilos iguales en cada una de sus respectivas novelas, y precisamente por eso me acerco a ellas: sé con qué me encontraré. Mi estanco lector más largo ocurrió hace más de un año. Cerca de Abril de 2011. Estuve un mes entero sin leer con regularidad. Agarraba un libro, leía un poco, y luego lo soltaba, abatido y culpable, pensando si sería mi culpa o de la novela. A veces, claro está, hay novelas aburridas que obligan a cualquiera a dejar de leer.

He leído en muchos blogs entradas sobre bloqueos o atascos lectores. Me alegra ver, tiempo después, que reanudan la actividad y suben reseñas de los libros que han leído. Hay momentos del año, meses de clases, generalmente, que resultan poco más que desiertos en cuanto a publicaciones. En época de clases, generalmente no leo más de un libro a la semana. Y con eso basta, pues no planeo matarme leyendo solo para rellenar en el blog. Como menciono más arriba, uno tiene que leer por placer.

Eso es todo. Por mi parte, me iré a leer La casa de Riverton. Espero me enganche, y que cumpla las expectativas. Están muy altas luego de El jardín olvidado.

Y ustedes, ¿han sufrido un atasco lector? ¿cómo lo han pasado? ¿cuáles son sus autores “para desatascar”?

Otras “columnas” que he publicado en el blog son:

38 comentarios en “Atasco, o bloqueo lector.

  1. Periódicamente Pablo. Hay dos soluciones que me van bien: una, dejarlo unos días y ni acercarme a un libro, otra y quizás mejor que la primera: releer y releer hasta que te sientas “refrescado”. No lo sé con certeza pero en este caso parece culpa del libro que estás leyendo, déjalo 🙂 Un abrazo y que pase pronto.

  2. Oh, otro gran temazo, en efecto.
    Pues mira, yo hace tiempo me obligaba a terminar los libros que no me estaban gustando, que no me enganchaban, y así me pasaba unos días de tortura en lugar de disfrute (y encima, como no me gustaba, leía menos, y el libro se me alargaba infinitamente más). Pero ahora, lo dejo. Y punto, sin remordimientos.
    Cuando es que no me engancha, sí puedo volver a los pocos días (o meses, con él). Pero si descubro que es cosa del estilo narrativo, que me aburre o me parece que no va conmigo, entonces lo abandono definitivamente. Porque no me va a gustar por mucho que deje pasar los días.
    Así que nada, a probar hasta que se encuentre algo acorde con los gustos de cada uno en ese momento.
    Por cierto, que me pasó la semana pasada: estaba con una novela que no podía con ella porque está escrita con un estilo pomposo, descripciones infinitas que lo que hacen es molestar en la trama, etc etc. Y lo dejé (no lo quemé ni nada, eh) y me puse con el de Kate Morton (casualidad!! utilizamos a la misma autora!!) y nada, enganchadísima que estuve.

    Por cierto, hablando de Kate y las traducciones: me han dicho los de la editorial que igual vuelven a cambiar el título. O sea, que puede ser todavía peor, que puede ser igual de soso, o que puede mejorar (pensemos en positivo!!!).
    Veremos.

    • Isi : Yo también, al principio, me obligaba a terminar los libros. Pero a veces es mejor dejarlo y cortar por lo sano. También he retomado libros a los meses, depende si recuerdo lo suficiente como para seguir con la historia. ¿Qué libro es ese tan pomposo? A mí tampoco me gusta cuando los escritores narran así, y todo es lindo, maravilloso, y rosado, lleno de bellos sentimientos 😛
      A mí también me ayudó Kate Morton, ¡¡me encantó La Casa de Riverton!
      Espero que sea verdad eso del título que dices. Yo también le pregunté a la editorial, pero por Twitter, y me dijeron que aún estaban pensando el título. Pensemos en positivo 😀

  3. A mi me paso una vez, hace unos años, que deje de leer cogía un libro y a las pocas páginas lo dejaba, no me enganchaba ninguno, pero no fui consciente de ello hasta pasadas varias semanas, al intentar buscar en las páginas blancas un número de teléfono, me dí cuenta de que no veía nada, ni con una lupa lo veía. Me fui a la óptica, me graduaron la vista y en cuanto tuve mis gafas volvía leer con gran placer, y hasta ahora.
    No digo que a ti te pase lo mismo, pero …
    Un beso

  4. Yo no me obligo a terminar ningún libro, si no me gusta o no me engancha, lo dejo. Esto lo noto ya en las primeras páginas, si no me atrapa… creo que hay muchos pendientes que me gustaran.

    Kate Morton, la tengo pendiente, pronto caerá.

  5. Anónimo dijo:

    Creo que todos alguna vez hemos sentido esa apatía, en mi caso fue cuando nació mi primer hijo, me tuve que enfrentar a la dificultad de ser madre primeriza y al cáncer de mi madre. Entonces cuando la realidad supera la ficción es difícil concentrarse en un libro.

    Por otra parte decirte que he leído las tres novelas de Kate Morton, y sin duda me quedo con “El jardín olvidado”, supongo que es porque fue la primera que leí y las demás siguen la misma fórmula. Tengo las tres reseñadas.

    Ya nos contarás si consigues vencer esa apatía. Un beso.

    • Anónimo : Lamento mucho leer lo de tu madre. Sí, también me pasó algo parecido: hay momentos en que la realidad es demasiado fuerte como para concentrarse en un mundo de ficción. El jardín olvidado me gustó mucho.
      Por cierto, sí vencí la apatía 😀

  6. A mí ya me ha pasado en dos ocasiones este mismo año, coincidiendo con las estaciones intermedias. En primavera abría los libros y poco después los cerraba; nada conseguía despertar mi atención. La solución me llegó con “Plenilunio”, una novela que transcurre a cámara lenta y te obliga a seguir leyendo para saber más. El segundo periodo lo forzó el sr. Nobel..me dejó tan desconcertada la lectura que poco más he conseguido leer en las semanas siguientes. Todo son fases,,,Por cierto, “La casa de Riverton” está en la estantería hace un año y ahí seguirá. ¡Qué disfrutes de la lectura!

  7. El bloqueo en mi se suele dar o porque tengo demasiadas cosas qué pensar/hacer o por los libros que me van tocando leer si no me van demasiado…
    ¿Cómo me quito el bloqueo? obligándome a leer aunque no me apetezca. jeje, es algo burro pero funciona jaja
    Un beso!

  8. Hola, yo creo que debe de ser porque la novela no te gusta o en éste momento no te apetece su temática. En cuanto a la novela de Morton he leído El jardín olvidado que me gustó mucho y tengo esperando Las horas distantes. El que vas a comenzar lo tiene mi madre y dice que le gustó mucho. Y lo del cambio del título tienes razón. Penoso. Besos.

  9. No sé exactamente por qué, a los que nos gusta leer nos da (en general) la sensación de que dejar un libro a medias es como serle “infiel” al autor, cosa que no pasa en otros ámitos; uno pone la tele y va cambiando si no le gusta, deberíamos quitarnos esa “culpabilidad”.
    Por otra parte los atascos en la vida son normales, igual que nuestras apetencias que van cambiando: el mismo libro puede parecerte insoportable o una delicia según esté tu estado de ánimo.
    ¿Mi remedio? elegir un libro de transición: normalmente un libro corto, fresco que me reconcilie con el placer de leer. Yo optaría por uno corto, porque en los largos, como te enganches desde el principio…

    Besos

    • Lau : antes pensaba eso, y no me gustaba dejar libros a la mitad, pero ahora los termino cuando me gustan y atrapan. Lo que es casi siempre 😉
      Es muy cierto eso de los estados de ánimo. Hace poco tiempo releí un libro que antes no me había gustado tanto, sin embargo en la relectura me encantó.
      Kate Morton me ayudó a salir del bloqueo lector, por cierto 😀

  10. doctorlecter dijo:

    Yo no, aunque un libro me resulte un auténtico tostón, y me ha pasado varias veces, me obligo a terminarlo porque no me gusta dejar las cosas a medias y al menos quiero saber cómo termina. Aunque hubo un par de veces que tuve que dejarlo porque era insoportable la tortura…

  11. Atascos lectores, me ha gustado este post. La verdad es que cuando me encuentro así tiro de novelas ligeras, ligeras…. esas que tienes en lista por entretenimiento o por ser muy emocionales (pero en positivo, nada de dramas)… sobre todo me pasa en verano ( que el calor me resulta demasiado sofocante). Un besillo y espero que Morton te haga superar el bache, yo aún no la leí.

  12. Los atascos lectores son tan inevitables como los resfriados, de vez en cuando te pillan. En esos casos recurro a dos opciones: una es buscar una novela muy ligera, que no requiera mucho esfuerzo mental, algo de humor o de acción. La otra es releer alguno de mis libros favoritos. No tengo que esforzarme en seguir la historia porque ya la conozco y disfruto simplemente con las palabras.

    En tiempos no era capaz de dejar un libro a medias. Ahora me trae al fresco, si no me engancha, si me aburre o me parece un tostón, lo dejó sin problemas. A veces es para siempre y otras simplemente te das cuenta de que no es el mejor momento y lo guardo para mejor ocasión.

    Besos

    • Jara : Como los resfriados, jeje, me gustó mucho eso. Las novelas ligeras en general son las mejores, porque son fáciles de leer. Yo sí soy capaz de dejar un libro a medias. En ocasiones me encuentro con algunos que son verdaderos tostones 😉

  13. Raro es no pasar en algún momento por un atasco lector. Bien por culpa de los libros, bien que una no está centrada porque alguna situación externa nos está superando. Hace tiempo que decidí no terminar un libro que no me está gustando. ¿Para qué? Si por mucho que lo lea enterito, ya no va a cambiar mi opinión y me estoy aburriendo como una ostra… Y a veces es bueno que le hagamos caso al cerebro y desconectar unos días de lectura. Que a lo mejor necesita descansar. Y luego probar con esos autores que sabemos de sobra que nos gustan. En mi caso siempre recurro a Agatha Christie. Y ya hace tiempo que no tengo un atasco, ahora que caigo. Que llevo ya tiempo sin leer nada de esta escritora.
    Besotes!!!

  14. Alguna vez me ha pasado y suele coincidir cuando tengo muchas cosas en la cabeza, con lo cual, no me puedo concentrar. Intento no obsesionarme, relajarme, si no leo pues no leo, Cuando me empieza a entrar el gusanillo de nuevo, que no suele tardar mucho, me doy cuenta de que vuelvo a leer con muchas más ganas. Hay que leer para disfrutar no para conseguir un récord Guinnes.
    Bss.

  15. Para mí, todo depende del estado de ánimo y es que hay veces que es muy difícil encontrar un libro acorde con lo que necesitas. Desde luego soy de la opinión de que si un libro no te gusta y se te hace cuesta arriba, es mejor dejarlo, porque a la lectura se va a disfrutar o en su defecto a aprender algo que te interese.
    Un saludo.

  16. Yo llevo 500 páginas de 22/11/63 y se me está haciendo muy pesado… creo que le sobran muchas páginas, y eso que yo soy fan de King, ya lo sabes… pero buff.

    Atascos lectores tenemos todos, igual que tenemos rachas en las que leemos una barbaridad, casi sin pretenderlo, otras veces, bien por nosotros o bien por algún libro, nos pasa lo contrario. ¡Ánimo! Seguro que pasa pronto.

    ¡Besos!

  17. Creo que es algo que nos ha pasado a todos los que nos gusta leer. En mi caso no suelo preocuparme, dejo de leer si no hay ningún libro que despierte mi interés hasta que vuelve a entrarme ganas de coger un libro y perderme en sus páginas. Cuando llega ese momento suelo recurrir a autores que sé que no me van a defraudar o a uno de mis géneros favoritos, la novela negra.
    Como bien dices, hay que leer por placer y no por obligación. Así que si un libro no te gusta, déjalo y coge otro, sin remordimiento ninguno.
    Musus.

  18. En mi caso el atasco lector conforme ha venido se ha ido, es desesperante pra los que no podemos vivir sin la lectura pero se pasa. No sabía lo de la traducción del libro de Kate Morton, ¡es horrendo! A ver si la editorial te escucha y se lo replantea. Ya nos contarás sobre La casa de Riverton que aún no lo he leído. Muchos besos y que te desatasques pronto!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s