El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de Haruki Murakami

murakami_el_fin_del_mundo_250

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas.

Luego de leer Kafka en la Orilla, inmediatamente pensé que debería leer más del mismo autor. Miré su lista de títulos, hasta que di con El fin del mundo (…) y me pareció una elección imperdible. El título se veía genial, la trama muy entretenida, y venía con reseñas muy positivas. Así que cuando lo vi en la librería no dudé en comprarlo. Debo reconocer que durante las cien primeras páginas no entendía absolutamente nada, y que algunas páginas después incluso se me hizo pesado, sin embargo al final ha resultado ser una gran lectura, con todos sus peros. ¿Es tan complicado como aparenta ser? No, no “tan” complicado. Incluso me atrevo a decir que lo comprendí todo una vez terminada la novela. Y es que <<el final>>, como me lo pintaban algunas personas, no llegó a ser tan espectacular como me esperaba, incluso lo adiviné pasada la mitad de la novela. Aquí, no obstante, la culpa no es de Murakami, sino de la editorial Tusquets. Les comentaré eso un poco más adelante. Ahora les hablaré un poco de mis impresiones sobre esta novela.

Título: El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas.
Autor: Haruki Murakami
Editorial: Tusquets
Páginas:  978-84-8383-191-5
ISBN: 488

Argumento.

Dos historias paralelas se desarrollan en escenarios de nombre evocador: una transcurre en el llamado «fin del mundo», una misteriosa ciudad amurallada; la otra, en un Tokio de un futuro quizá no muy lejano, un frío y despiadado país de las maravillas. En la primera, el narrador y protagonista, anónimo, se ve privado de su sombra, poco a poco también de sus recuerdos, e impelido a leer sueños entre unos habitantes de extrañas carencias anímicas y unicornios cuyo pelaje se torna dorado en invierno. En la segunda historia, el protagonista es un informático de gustos refinados que trabaja en una turbia institución gubernamental, enfrentada a otra organización no menos siniestra en una guerra por el control de la información; sus servicios son requeridos por un inquietante científico que juguetea con la manipulación de la conciencia y de la mente y vive aislado en la red de alcantarillado, una red poblada por los tinieblos, tenebrosas criaturas carnívoras.

Impresiones.

Una novela de Murakami (con todos los ingredientes que esa clasificación conlleva) para frikis de la ciencia. Estoy hablando de manera totalmente subjetiva y personal, pero con honestidad. Y es que, una vez terminada esta novela, no me caben dudas de que el público que posiblemente más disfrutaría de esta novela fuese el de amantes de la ciencia. Y no estoy hablando solamente porque el protagonista y el anciano estén ligados a esa rama del conocimiento, sino porque la novela en sí se sustenta en amplios e interesantes dilemas neurocientíficos. Comenzamos por el protagonista de la prima trama: un joven informático dedicado al análisis y cálculo de datos mediante un extraño método llamado shufting, desarrollado por una oscura institución llamada Sistema, se ve arrastrado contra su voluntad a una conspiración entre grandes organizaciones que buscan el dominio de la información. Sin embargo, información es un término demasiado amplio, que no permite al lector dimensionar las verdadera proporciones del problema.

El protagonista de la segunda historia es un hombre que acaba de entrar a un lugar llamado “el fin del mundo”, siendo despojado de su sombra y sus recuerdos como requisito para poder entrar. En aquel lugar, completamente perfecto, se tiene de todo lo necesario para vivir, a cambio de renunciar a la antigua vida. ¿Qué relación guardan estas dos historias? Cuando en la primera trama descubrimos que la “clave” que utiliza el protagonista de la primera trama para acceder a su subconsciente, el lector comenzará a establecer conexiones.   Este fin del mundo es en realidad una ciudad amurallada, rodeada de extraños seres, unicornios, que determinan las emociones de los habitantes. En el otoño, el pelaje de estas bestias cambia de color, y en invierno mueren. El protagonista de la primera trama recibe de parte de un extraño profesor el cráneo de un animal poseedor de un cuerno… sí, adivinaron bien, el animal es un unicornio.

Si tuviera que definir la novela completa en una sola palabra, esta sería fascinante  pese a todos los peros que más adelante detallaré. Desde el comienzo el lector siente una necesidad imperiosa de saber qué está ocurriendo; y más importante aún, por qué. El científico que vive en la red de alcantarillas subterráneas es más que inquietante, y sus explicaciones (totalmente claras y naturales, por cierto. Me llamó mucho la atención lo fácil que fue comprender, finalmente, lo que él intentaba decir. Además, es condenadamente divertido, si me permiten la expresión.) solo contribuyen a que el lector se interese más y más por la trama. Luego iremos descubriendo nuevas facetas de este misterioso hombre, de la mano de su nieta, la joven gorda de traje rosado.

Los personajes son unos de los puntos fuertes tanto de la obra como del autor en general. Complicados, llenos de facetas, con mucho desarrollo y diferente aristas, estos hombres y mujeres intentan vencer la soledad y encajar en el mundo. Utiliza también de forma muy interesante la influencia de la cotidianidad en las personas. El protagonista se siente tremendamente deshumanizado cuando finalmente le encuentra el valor a aquellas cosas que las personas normales hacen a diario. El sexo, además, es otro tema de interesante enfoque dentro de la historia. El autor lo utiliza para dar forma a los personajes, puesto que mediante la concepción que estos tienen sobre el tema se pueden establecer puntos muy interesantes sobre sus personalidades.

Una vez terminado el impulso inicial de la novela, sentí que avanzaba por inercia. Hay cien páginas que no tienen la intensidad del inicio, ni del final (algo que tampoco sabrá el lector en esa etapa, por cierto) y se hace un tanto densas. Avancé porque la historia me tenía enganchado, y quería saber, quería tener respuestas, y aún más importante: no quería salir del mundo planteado por Murakami. Evocador, sugerente, intrigante, así es la atmósfera que nos plantea el autor. Poco a poco nos sentimos rodeados de sus encantos, y es que el autor tiene un estilo impecable, que atrapa inmediatamente al lector. En todo caso, esto es bastante relativo para algunas personas. El estilo de Murakami o se ama o se odia, no hay puntos intermedios. Es similar a lo que ocurre con Auster, o Roth, o tantos otros grandes de la literatura. He leído a gente que destroza las novelas de Murakami, y a otros que las enaltecen.

Una vez superado este obstáculo me encontré con que la figura de mi idolatrado profesor desaparece. Su personaje comienza a desinflarse y la atención se centra en el protagonista. Está bien, comprendo que la historia se centra en el protagonista , sin embargo el autor había creado a un personaje memorable, del cual se podría haber sacado muchísimo más partido.

Los escenarios y las realidades se fusionan, confluyen, luego se separan, se difuminan y luego se aclaran. Así se percibe la trame en la mente del lector. Vuelvo a retomar el adjetivo fascinante, y es que la maestría del autor al perfilar la historia es increíble. Sin embargo, me faltó algo. La trama daba para mucho, se podría haber escrito una novela increíble, asombrosa, imprescindible, y solo se construyó una notable. ¿Qué quiero decir con eso? Dejando de lado que es una gran novela, admito que no colmó mis expectativas. Me esperaba más luego de Kafka en la orilla, sinceramente. Esto no quiere decir que sea una mala novela, nada más alejado de la realidad, sin embargo sostengo que el autor tiene las herramientas para llevar sus novelas a otro nivel, lo cual no sucede en este libro.

La sorpresa final no se me hizo tan sorprendente, sin embargo aquí la culpa no es del autor, al parecer. Tanto la primera como la segunda trama están escritas desde la primera persona, sin embargo una en tiempo pasado y otra en presente. Así es más fácil advertir las similitudes. Según leí en Internet, la edición original escrita en el idioma de Murakami, el japonés, cuenta con dos pronombres “yo”. Así es, en el japonés la primera persona se escribe de dos maneras, lo cual en el español no sucede. Para enfrentarse a ese dilema, la editorial optó por diferencias las dos partes traduciendo una en pasado y otra en presente. Los capítulos están intercalados, y supongo que en el idioma original causa un efecto más poderoso. ¿Podría haber salido la editorial de aquel contratiempo de otra forma? Quizá. No quiero hablar mal de los traductores porque me imagino lo complicado de su trabajo, y lo poco retribuido que es de parte de los lectores. Para qué estamos con rodeos: lamentablemente nos acordamos de ellos cuando encontramos traducciones horripilantes.

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas tiene partes memorables y otras no tanto. Algunas de estas partes memorables están contenidas en la entrada Notas al margen que publiqué hace un par de semanas.

Conclusión.

El fin de mundo y un despiadado país de las maravillas podría haber sido una novela magnífica, sin embargo es solo una gran novela. Sus personajes, totalmente murakianos (solitarios, llenos de contradicciones, que empatizan con el lector), se desenvuelven con soltura en la impresionante trama que el autor nos propone. Totalmente recomendable para los seguidores del autor japonés, sin embargo no la recomiendo para iniciarse en su obra. Hay libros mejores para eso, por ejemplo Kafka en la orilla.

Valoración.

ranking 4 (v1)

4 / 5

22 comentarios en “El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de Haruki Murakami

  1. Kayena dijo:

    La verdad es que a medida que leía la reseña, he ido notando el esfuerzo que has debido realizar al elaborarla, porque la trama se las trae. No obstante, creo que el mensaje que pretendes dar es nítido y se agradece pareciendo el libro bastante complicado (sobre todo para quienes no lo hemos leído). De cualquier modo, todavía no me he estrenado con este autor y, si lo hago, seguiré tu consejo y empezaré con Kafka en la orilla.

    Un beso.

  2. Muy interesante la curiosidad que nos ofreces al final de la reseña. Yo estoy como Kayena; aún no me he estrenado con el autor (sus obras son demasiado largas y siempre cabe la posibilidad que no conecte con su prosa y lo deje abandonado). En todo caso, has elaborado una muy buena reseña y, en ella, vislumbro lo que muchos otros lectores apuntan respecto a otras novelas murakamianas. Un abrazo,

    • Offuscatio : No todas son largas, incluso tiene algunas de poco más de 200 páginas, incluso de menos. En ese caso tienes After Dark, ‘Sputnik, mi amor’, ‘Tokio Blues’ (esa es más larga, pero no tanto como sus otras novelas).

  3. Lo que he leído de Murakami me ha gustado muchísimo y la forma que tiene de escribir me parece hipnótica. Sin embargo, este libro que nos reseñas –estupendamente por cierto- creo que requiere haber profundizado más en su obra y, por el momento, tan sólo he leído dos de sus libros. No descarto su lectura pero antes me animaré con alguno de sus otros títulos.
    Musus.

    • mafaldas : A mí también me da esa impresión. La forma de narrar de Murakami es hipnótica. No creo que sea necesario profundizar en su obra para leer este. Es más, yo solo he leído un libro antes. En todo caso, seguro tiene novelas mejores.

  4. Ya tuve mi ración de Murakami el año pasado y, con el chasco que me llevé, creo que lo voy a dejar en reposo durante mucho tiempo… El título me atrae, pero por lo que dices, si continúo con el autor elegiré otra de sus obras. 1beso!

  5. Hola! Esta fue mi primera novela de Murakami y es cierto que hubo partes que se me hicieron muy cuesta arriba porque no estaba familiarizado con el estilo del autor y sentía que no estaba entendiendo prácticamente nada. No obstante, a medida que iba leyendo me gustaba cada vez más y creo que es uno de sus mejores libros. Un abrazo!

  6. Bueno, pues yo lo tengo pendiente, y me apetece mucho. Quedo advertida de que engancha, de que tiene algunos bajones en el ritmo y de que es un buen libro en general.
    Aunque primero tengo pendiente 1q84

  7. Anna (The American Beat) dijo:

    Cuánta razón tienes cuando dices “no quería salir del mundo planteado por Murakami.” Es un lugar genial, por eso es uno de mis autores favoritos, porque realmente me lleva a un mundo nuevo y me aleja del real. Personalmente, a mi me gustó mucho más la parte de El fin del mundo que el real, aunque la mayoría de gente a la que le pregunto me dice lo contrario.

  8. Lo empecé la semana pasada y de momento se me está haciendo bastante plomizo. Es el primer libro que me planteo abandonar en mucho tiempo (años). No está mal escrito, pero las historias son tan lentas y lo que ocurre por lo menos de momento me interesa tan poco… que no estoy encontrando muchos alicientes para seguir adelante.

    Espero que la cosa mejore más adelante.

  9. Leyendovivo dijo:

    Esta es mi tercer lectura de Murakami después de hombres sin mujeres y que habló cuando habló de correr y puedo decir sin lugar a dudas que ha sido una maravillosa sorpresa. Nunca he sentido afición por la ficción, pero esta hace una introspección tan profunda que se vuelve más real q cualquiera. Llena de metáforas e imágenes surrealistas entre la ciencia y la fantasía más absurda, una delicia!

  10. leoyvivo dijo:

    Es mi tercer libro de Murakami, después de Hombres sin mujeres y De que hablo cuando hablo de correr y debo decir que este ha sido una increíble sorpresa. A pesar que nunca me interesó la ficción, esta es una introspección tan profunda al ser humano, a su realidad y a su desconcierto, que cada personaje adquiere una realidad implacable. Llena de metáforas y de imágenes surrealistas, poéticas, sensuales, científicas y misteriosas…es una novela ecléctica y deliciosa!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s