El año pasado, como ya he mencionado en múltiples ocasiones, descubrí a muchos grande autores: Philip Roth, Cormac McCarthy, Haruki Murakami, etc. Entre ellos, también, Paul Auster. Leí tres novelas de este gran autor neoyorkino, ganador del Premio Príncipe de Asturias 2006, de las cuales mi favorita fue Invisible. El libro que hoy les presento, no obstante, no es una novela. Quizá el lector que se acerque a esta obra sin haber leído nada previo del autor puede considerarlo como una obra de ficción y disfrutarlo de la misma manera. Sin embargo creo que coniciendo un poco más de sus anteriores trabajos el esta lectura resultará más satisfactoria. Para ejemplificar esto me remitiré a uno de los temas principales de las novelas de Auster: el azar. En Diario de Invierno se nos descubre la razón por la cual el autor se encuentra tan obsesionado por estos caprichos del destino. No se nos expone de manera textual, sin embargo el lector atento inmediatamente comprenderá e hilará los cabos aparentemente sueltos que se esconden en este relato de memorias. Porque, efectivamente, estas son las memorias de Auster; aunque bien podrían considerarse un ejercicio de “reconciliación” con su pasado, de comprensión hacia lo que fue la historia de su vida, antes de adentrarse en el invierno de sus días.

Título: Diario de invierno.
Autor: Paul Auster.
Editorial: Anagrama.
Páginas: 248
ISBN: 978-84-339-7829-5

Argumento.

Auster vuelve la mirada sobre sí mismo y parte de la llegada de las primeras señales de la vejez para rememorar episodios de su vida. Y así, se suceden las historias: un accidente infantil mientras jugaba al béisbol, el descubrimiento del sexo, las masturbaciones adolescentes y la primera experiencia sexual con una prostituta, la rememoración de sus padres, un accidente de coche en el que su mujer resulta herida, una presentación en Arles acompañado por su admirado Jean-Louis Trintignant, la estancia en París, una larga lista comentada de las 21 habitaciones en las que ha vivido a lo largo de su vida hasta llegar a su actual residencia en Park Slope, sus ataques de pánico, los viajes, los paseos, la presencia de la nieve, el paso y la herida del tiempo… En definitiva, un magistral autorretrato.

Impresiones.

Nunca antes había leído un libro de memorias. Es más, el as  unto de las memorias de autores, o autobiografías, no es un tema que me llamase mucho la atención. Me conformaba con consultar en internet sobre la vida de mis autores favoritos. Sin embargo, después de leer este trabajo, tengo asumido que leeré más historias de este tipo. No sé si la vida de Auster es muy interesante, o yo congenié mucho con su estilo narrativo, o simplemente quedé atrapado entre las anécdotas que nos revela en esta historia; lo medular del asunto es que en solamente dos días acabé este diario de invierno.

Lo primero que llama la atención al adentrarse en las páginas de este libro es la forma en que está narrado, usando la segunda persona, con mezcla de tiempos verbales. Seguramente es un remanente del estilo que introdujo a los lectores en Invisible, su última novela, en la cuál utiliza las distintas personas gramaticales para narrar su historia. Sin embargo, más allá de un asunto estilista, creo que la clave de por qué utilizó la segunda persona en ambos trabajos reside en un deseo de objetivamente la narración, mediante un análisis más profundo de la historia de su vida. En las Notas al margen que comenté sobre Invisible, incluía una cita que me impresionó mucho sobre el uso de la narración en segunda persona. Ahora me doy cuenta de que el autor ha recogido los mejores trucos narrativos de su anterior novela, entregando matices nuevos a la narración de su propia historia.

La novela no sigue una estructura cronológica. Cuando digo que es más bien un conjunto de anécdotas no es en broma. Los saltos temporales son constantes, y a mí parecer muy bien logrados por el escritor. En ningún momento me sentí perdido en el tiempo, y no me costó trabajo seguir la lectura. Les adelantaba que solamente me duró dos días, y es que me sentía tan fascinado por la vida de Auster, y me identificaba tanto en algunos pasajes, que deseaba saber cómo afrontaría (o afrontó, técnicamente) los desafíos que el destino le impuso. Comenzando por algunos acontecimientos que lo marcaron en su niñez, en su adolescencia, y luego en su época adulta (principalmente sus viajes y la muerte de sus padres), e introduciendo algunos datos sobre el contexto de ciertas obras de su carrera, el autor desvela lo que fue su vida, hasta ahora, y logra que el lector reflexione sobre su propia historia mientras descubre cómo fue la del escritor.

Me he sentido acompañado en esta novela. Más allá del estilo increpador de Auster en Diario de invierno, ciertos acontecimientos y vivencias del autor me han llegado. Considerando mi juventud, en contraste con los ya 65 años del escritor, tampoco son muchos los hechos en los que podría remitirme, sin embargo sostengo en que esa narración ha calado profundo en mi ser, y que seguramente la recordaré por mucho tiempo.

Cuando Paul Auster se enfrenta a la muerte, no reacciona como esperaríamos que hiciera un personaje de novela. Ese realismo en situaciones límite solo puede clasificarse como sincero. No sigue esquemas, es como la vida misma.

Quizá tengas miedo de lo que pueda pasarte si te dejas llevar, de que en cuanto te permitas lloras ya no logres detenerte, de que el dolor sea demasiado apabullante y te deshaga en pedazos  y como no quieres perder el dominio de ti mismo, te mantienes firme frente al dolor, te lo tragas, lo encierras en tu corazón.

Otro aspecto interesante que se nos revela en Diario de invierno es el origen de la fascinación de Auster por el azar, y su relación con el porvenir de los personajes. Resulta que uno de sus amigos de la infancia, o adolescencia, fue golpeado por un rayo. Sí, por un rayo, frente a sus ojos. Sin embargo, creo, eso no es todo. Durante el libro conoceremos otros momentos que resultaron ser decisivos  pese a su aparente trivialidad.

Más menos en la mitad de esta novela, el autor hace una enumeración de todos los dormitorios y casas en los que ha vivido. No es que me identificase mucho en esta parte, pero la devoré con afán e interés. Y es que, luego de las 20 y tantas habitaciones, el ritmo o interés no decae ni un ápice.

La psicomatización, algo común en estos ajetreados tiempos, también se perfila claramente en Diario de invierno. Me ha encantado la forma del autor para abordar este tema. No necesito decir que me he identificado mucho en algunos de estos momentos en los cuales Paul Auster cuenta cómo su cuerpo perdía los estribos, sin que la mente pudiese hacer algo para controlarlo.

Siempre que llegas a una encrucijada e el camino, se te destroza el organismo, porque tu cuerpo siempre ha sabido lo que tu intelecto desconocía, y sea cual sea la forma para descomponerse, con mononucleosis, gastritis o ataques de pánico, tu cuerpo siempre es la zona más afectada por tus miedos y batallas inferiores, y acusa los golpes que tu mente no puede o no quiere encajar.

Seguramente no hace falta que siga argumentando por qué me gustó tanto este libro. Pese a todo lo que me gustó, creo que Paul Auster aún puede escribir su gran libro de memorias. Su historia definitiva, por decirlo de alguna manera. Le falta algo, sin embargo no podría decir qué. Quizá algunos lectores sentirán que este libro es poco más que un bosquejo, o un borrador de novela . Sin embargo, pese a todo, a mí me ha gustado mucho.

Conclusión.

Diario de invierno es una autobiografía extraña. Más bien es un anecdotario, sin embargo resulta fascinante a los lectores de Auster. Yo creo que los no lectores de ese autor también disfrutarán mucho de este libro, siempre y cuando se dejen atrapar por su peculiar forma de narrar las cosas. El lector se identificará con muchos rasgos de Auster, y reflexionará sobre su propia vida. Cómo nos determinan la familia, los factores externos, el tiempo, las parejas, los hogares, y el azar; los acontecimientos fortuitos, las planificaciones, el amor y la pasión, y la vida misma, esto, presente en todos nosotros, nos invitará a reflexionar. Atrévanse a adentrarse en los invernales días de la vida de Paul Auster.

Valoración.

ranking 4 (v1)
4 / 5
Anuncios

13 comentarios sobre “‘Diario de invierno’ de Paul Auster

  1. Únicamente he leído una novela de Auster y las biografías, salvo de personajes que me llamen especialmente la atención, no suelen gustarme. Así que no creo que me anime con este libro pero sí lo haré con alguna de sus obras.
    Musus.

  2. Me encanta Auster y le tengo muchas ganas a este libro. Creo que tu conclusión de “extraña” es un adjectivo que le va siempre muy bien al escritor.

  3. Completísima reseña, felicidades! Yo descubrí a Auster el año pasado con Brooklyn Follies y me encantó, y este año quiero seguir descubriendo su obra. Creo que el libro que hoy nos traes lo dejaré para el final: quiero leer algo más de su prosa imaginaria. 1beso!

  4. No he leído nada de este autor y tengo previsto estrenarme este año pero este libro no me llama demasiado, creo que empezaré por otros y quizás algún día me anime dependiendo del resultado de otras lecturas
    besos

  5. He leído un par de libros de Auster y cada uno me ha causado una impresión completamente distinta. Tras el primero tenía muchas ganas de seguir descubriéndole y el segundo me las quitó. Quiero volver a probar y aún no he decidido con cual. Podría ser este.

    Besos

  6. Ya sabía que no era una novela propiamente dicha, pero tampoco tenía mucha idea sobre qué me podía encontrar. Lo del rayo ya lo sabía, jajaja, qué cosas pasan, no??
    El que tengo pendiente de momento es Brooklyn follies, y después igual le doy una oportunidad a Diario de invierno, que tengo miedo de encontrar sus novelas ya un poco repetitivas…

  7. a mí me gustó mucho, como bien dices, no es un libro de memorias al uso, podría incluso ser una de las novelas de Auster, y eso es una de las cosas que más me gustó, ver cómo de su propia vida ha ido sacando ideas que luego plasmaba en sus novelas. te animo a que sigas conociendo a Auster, un autor genial especialmente en sus primeras novelas. bsos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s