Jonathan Franzen es, probablemente, uno de los escritores jóvenes más importantes de Norteamérica. Ha publicado cuatro novelas y múltiples recopilaciones de ensayos, sin embargo fue a partir de Las Correcciones que se hizo mundialmente conocido. Esta novela, ganadora del National Book Award, entre otros premios, es considerada una de las grandes obras de la literatura de este siglo, y con justicia. No obstante, la consolidación final de este magnífico escritor le llegó de la mano de Freedom (Libertad), considerada por muchos críticos como la primera obra maestra de la literatura del nuevo milenio. La prestigiosa revista Time le dedicó su portada, algo que no sudecía desde hacía una década. Otro acontecimiento importante de su carrera fue la publicación del polémico <<artículo del Harper’s>>, un ensayo en el cual hablaba sobre el fin de la novela social <<a lo Dickens o Stendhal>>. Espero conseguir pronto aquel ensayo. Una vez terminada esta novela decidí leer todo lo escrito por Franzen. Así que aprovecho esta humilde plataforma online para pedir la reedición de sus dos primeras novelas: Ciudad veintisiete y Movimiento Fuerte.

Título: Las Correcciones
Autor: Jonathan Franzen
Editorial: Salamandra
Páginas: 672
ISBN: 978-84-9838-414-7

Argumento.

De este meticuloso retrato de los Lambert emergen de forma brillante y profundamente humana las angustias y contradicciones de toda una sociedad, la norteamericana, y de una época, la última década del siglo xx. Alfred Lambert es un ingeniero de ferrocarril jubilado cuya percepción de la realidad empieza a resquebrajarse a causa de la enfermedad de Parkinson. Su esposa Enid, tras cincuenta años de matrimonio, sigue obsesionada con mantener el orden en su enorme casa de un próspero barrio residencial. Los tres hijos se establecieron en la costa Este años atrás, lejos del hogar familiar. El mayor, Gary, es un alto ejecutivo bancario, un modélico padre de familia acosado por el fantasma de la depresión. Chip, el segundo, tras su fracaso en el mundo académico, se ha enfrascado en un nuevo proyecto de dudosa legalidad. Y Denise, la menor, extremadamente competitiva, triunfa como chef de un restaurante de moda, pero sufre los reveses de una vida sentimental inestable. En el país, la realidad económica corrige las expectativas sobrevaloradas del mercado bursátil, mientras los medicamentos más avanzados corrigen los trastornos del ánimo. Pero, en el ámbito de la familia, ¿pueden los hijos corregir los errores de sus padres? Y en un orden de cosas más concreto, ¿logrará Enid reunir a todos sus hijos para pasar una última Navidad juntos?

Impresiones.

La prosa de Jonathan Franzen es espectacular. Dejando en claro eso, y partiendo desde esa base, la novela ya tiene un punto ganado. Pero la complejidad de sus personajes, lo sublime de su escritura, y las profundas reflexiones sociales que nos plantea el escritor, que pudiesen sonar densas o pesadas, son inusitadamente accesibles. Ahí hay otro punto ganado. Las Correcciones se acerca al lector desde las primeras páginas, cuando nos presenta la fragilidad de un hombre afectado por el mal de Parkinson, mientras su mujer intenta ordenar su gran casa para poder viajar tranquila en ese último viaje que espera hacer junto a su pareja. Son Enid y Alfred Lambert, un matrimonio que ha sabido mantenerse a flote, con mucho esfuerzo, durante años. Tienen tres hijos, y en base a ellos la historia se pone en marcha.

Denise es competitiva, comprometida con lo que hace, y adora destacar. Desde su infancia ha intentado buscar el reconocimiento de sus padres, y luego de la gente en general. Tiene aptitudes, y ella lo sabe, precisamente por eso inicia una carrera como chef, que ahora la mantiene en el olimpo gastronómico de Nueva York. Pero su vida no es tan perfecta como se pensaría. Denise sufre por su compleja vida sentimental, marcada por relaciones frustradas y cierta ambigüedad que la corroe por dentro. A base de un trabajo que le demanda entre 12 y 14 horas diarias de su tiempo, mantiene su vida sentimental al margen, complicándose cada vez más. Su hermano mayor, Gary, es un padre de familia aparentemente modélico. Tiene una (desagradable. Sí, muy desagradable. Una arpía, en palabras más vulgares) esposa y tres hijos. Es un alto ejecutivo bancario, sin embargo vive atormentado por la sombra de la depresión. Aquello es utilizado en su contra por su mujer, incluso también por sus hijos. El núcleo familiar se ha separado en bandos, y Caroline, su pareja, ha cautivado a los dos hijos mayores. Todavía le queda su pequeño y lector hijo Johan, pero es solo cuestión de tiempo… o al menos así lo cree. Por otro lado tenemos a Chip, un intelectual derrotado y expulsado de la universidad en donde hacía clases por mantener relaciones sexuales con una alumna. Anticapitalista declarado, se verá envuelto en turbios negocios para intentar mantener su vida a flote, pagarle a Denise el dinero que le debe y más importante aún, huir de la ciudad y comenzar una vida nueva.

La novela se enmarca en los Estados Unidos se finales de siglo XX, un país desarrollado, próspero, en donde la realidad está apunto de corregir a las personas con un golpe en la cara, por haber inflado una burbuja que  mantenía prisioneros de un  espejismos a muchos. La industria farmacológica está en pleno auge. Son muchos los descubrimientos que se están haciendo en el mundo y sobre todo en el ámbito de la psiquiatría. Así, los más avanzados medicamentos son capaces de corregir los problemas emocionales de las personas, y mantenerlos alegres mientras sus vidas se desmoronan lentamente. Pero las novela es, en el fondo, una historia sobre la familia norteamericana  y en este ámbito tenemos a hijos que desean corregir los errores de sus padres, aquellos errores que los marcaron para siempre. Las cosas, no obstante, no siempre son blancas o negras. Como en toda familia hay secretos, algunos que se arrastran por el tiempo y que cambian dramáticamente la concepción de las personas. 

Me sorprendió la forma que tiene Franzen para moverse en el tiempo. Él no usa saltos temporales. Él hace deslizamientos temporales, y se mueve entre el pasado, el presente, la infancia de los niños y la vejez de Enid con una soltura envidiable. Tiene un dominio del lenguaje muy interesante, sin caer en excesos léxicos irritantes. Es preciso, culto, y no se hace cuesta arriba su lectura. En la novela se tratan muchísimos temas, tan complejos como los mecanismos neurotrasmisores del sistema nervioso central, la actividad bursátil de las grandes empresas, o la bioquímica de los medicamentos; sin embargo Franzen habla con una voz lúcida y explicativa, y resulta tan natural en el libro toparse con temas así de interesantes que el lector siente que los domina. Y es que, al menos, los comprende e interioriza luego de terminar las novela. 

A riesgo de sonar como una solapa de novela bestseller, Las Correcciones es sublime, incisiva, cruel, divertida, dramática, emocionante, una verdadera obra maestra; la prosa de Franzen es notable, tremendamente culta y experimentada, y, sin embargo, accesible a todos los lectores. Las Correcciones encierra a personajes conmovedoramente humanos, que intentan sobrevivir a sí mismos y al mundo, y muestra la cara menos amable de la magnificencia de Norteamérica.  Honesta, compasiva, irónica y real; real por sobre todas las cosas. La tercera novela de Jonathan Franzen nos muestra un mundo en miniatura, con todas sus luces y sombras. 

ranking 5 (v1)
5 / 5
Anuncios

10 comentarios sobre “‘Las Correcciones’ de Jonathan Franzen

  1. Hola Payo,

    ¡Muy interesante tu reseña! Me encantan los epítetos de promo de cine: “sublime, una verdadera obra maestra”. ¡Me muero de ganas de leerla! A ver si desconecto de mis derias periodísticas y me pongo a leer ya por placer. ¡Enhorabuena!

  2. Realmente te ha impresionado. Yo tengo mis dudas respecto al señor Franzen, principalmente debido a las conversaciones express que mantuve con Yossi a lo largo del mes de febrero. Hasta el momento sólo tengo claro que su estilo despierta opiniones heterogéneas. Supongo que para posicionarme correctamente tendré que darle una oportunidad. Buena reseña, P. Gracias.

  3. Tremenda reseña. Has logrado dejarla por las nubes y una vez más, en mi lista. Debo confesar que no conocía la obra pero ahora la tendré muy en cuenta a la hora de visitar la librería.

    ¡Saludos!

  4. Tengo a Franzen pendiente, aunque me intimida un poco: hay veces que deseo iniciarme pronto con su obra y otras en las que creo que no voy a entender nada. Además, últimamente he leído opiniones encontradas sobre su obra, tachándolo incluso de sobrevalorado, con lo que de momento, he aplazado indefinidamente su lectura. 1beso!

  5. Jolín Pablo, me voy corriendo a una librería para comprarlo.
    Genial reseña.

    No he leído nada de este autor todavía, porque había visto opiniones dispares sobre Libertad, pero está claro que este lo leeré sí o sí.

  6. No he leído nada de este autor que me es totalmente desconocido pero con la estupenda reseña que has hecho habrá que ponerle remedio. Me lo anoto.
    Musus.

  7. Las últimas lecturas me han dejado insatisfecha, luego de leer tu resumen (excelente) me ha motivado a incursionar de nuevo en autores extranjeros, te haré llegar mis comentarios. Espero que el libro esté a la altura del resumen. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s