‘It’s kind of a funny story’ de Ned Vizzini

Usualmente no leo libros enmarcados en Young Adult. No es porque menosprecie a este género; al contrario, me aparece que una de las formas más efectivas de incentivar la lectura en niños y jóvenes es la presentación de tramas interesantes. En lo personal, las tramas que propone no me llaman la atención, y precisamente por eso no suelo frecuentar Y.A. Este año comencé a leer más en inglés, y buscando libros que no fueran tan complejos de leer me recomendaron los de este tipo. Excelente elección. Historias entretenidas con una narración fluida y fácil de seguir, lecturas amenas para alguien que comienza la lectura en otro idioma. Llegué a este libro particular gracias a comentarios de videos en YouTube (otra forma de practicar inglés: viendo videos de booktubers) y luego lo revisé en reseñas en internet. Al parecer no existe una traducción en español en librerías, un hecho que me animó aún más a leerlo. El golpe definitivo lo dio la trama, completamente alejada a otras historias Y.A., en la que la depresión, la adolescencia y la ambición se conjugan en una historia divertida, triste, y enormemente conmovedora.

Like many ambitious New York City teenagers, Craig Gilner sees entry into Manhattan’s Executive Pre-Professional High School as the ticket to his future. Determined to succeed at life-which means getting into the right high school to get into the right college to get the right job-Craig studies night and day to ace the entrance exam, and does. That’s when things start to get crazy. At his new school, Craig realizes that he isn’t brilliant compared to the other kids; he’s just average, and maybe not even that. He soon sees his once-perfect future crumbling away. The stress becomes unbearable and Craig stops eating and sleeping-until, one night, he nearly kills himself. Craig’s suicidal episode gets him checked into a mental hospital, where his new neighbors include a transsexual sex addict, a girl who has scarred her own face with scissors, and the self-elected President Armelio. There, isolated from the crushing pressures of school and friends, Craig is finally able to confront the sources of his anxiety.

Craig Gilner es ambicioso. A sus 14 años ya piensa en cómo será su futuro laboral una vez cursado en un gran instituto, luego en un gran college y luego en una gran universidad. Se prepara durante meses para un complejo examen para acceder a un prestigioso instituto, estudia con convicción y obsesión, y poco a poco se abstrae del mundo real. Será demasiado tarde cuando caiga en la cuenta de las señales que le envía su cuerpo: rechazo a la comida, problemas de sueño y falta de atención. Una vez dentro de este instituto lleno de los mejores de los mejores su autoestima comenzará a tambalearse, junto a su vida en general.

Hablar de depresión sin caer en comentarios de sensibilidad barata o mal interpretación es complicado. Hablar de depresión en adolescentes me parece aún más difícil, principalmente porque es un tema poco tratado en la novela juvenil. Ned Vizzini hace un trabajo impecable al presentarnos a este personaje aquejado de depresión. Sus contradicciones y miedos enriquecen la experiencia de lectura, y el lector no puede evitar sentir sienta simpatía por el protagonista. Su historia es verosímil, incluso me atrevería a decir que puede representar a muchos jóvenes; me impresionó la honestidad y compasión hacia los personajes, junto a la complicidad que propone el autor al desnudar completamente los temores y angustias de Craig. Sus visitas a los psiquiatras, la búsqueda del psicólogo “perfecto”, el incidente que lo lleva al hospital psiquiátrico (increíblemente hilarante y conmovedor) y las relaciones que establece con sus amigos (quienes, además, también sufren distintos problemas comunes de la edad, y los afrontan de distintas maneras) presentan uno de los mejores libros que he leído, con la capacidad de emocionar hasta el límite, provocar risas y suspiros, mientras que incita a pensar en cómo un problema cada vez más común en el siglo XXI, como la depresión, se expande a distintos sectores de la sociedad.

Uno de los problemas que deben enfrentar los aquejados de depresión es la relación con el entorno, específicamente el conjunto de personas que conviven con ellos. En el caso de los adolescentes, la familia. Es fácil recurrir a padres desatentos, algunos violentos, quizá algún hecho de abuso sexual o luto, para explicar las causas del problema; precisamente por eso me sorprendió que los padres de Craig fueran padres común y corrientes, a la vez preocupados y desatentos, que desean lo mejor para su hijo, son capaces de hacer lo que sea para que este esté bien, pero que, sin embargo, no saben qué hacer. El amor y la cercanía de estos vínculos incluso llegan a aumentar el sentimiento de culpa del chico, quien ve los esfuerzos de sus padres por ayudarlo mientras él se sigue hundiendo más y más, en medio de descubrimientos de la edad, interacciones con la droga “suave” y el alcohol, el deseo de conocer y relacionarse con chicas, los incipientes al principio, y cada vez más demandantes y poderosos, impulsos sexuales, y la preocupación por la imagen que se proyecta al exterior. Vamos, que aquí hay adolescentes de verdad, con diferentes personalidades y todos los conflictos de esta edad desgraciada.

En versión original

Recomiendo esta novela pese a ser consciente de que no se encuentra traducida al castellano. Si el lector se anima a descubrirla, aprovecho de comentar que está narrada en un inglés fluido y sencillo de seguir, lleno de precisión a la hora de presentar los diálogos, y claridad para ejecutar la narración. No es difícil seguir qué está pasando. Personalmente me sorprendió la rapidez con la que avancé las páginas, así que los invito a intentar la lectura en inglés con esta novela.

Supongo que queda claro lo mucho que me gustó, impresionó, conmovió y alegró esta historia. Conocer a Craig y su mundo, la forma en que las personas viven los trastornos psicológicos y psiquiátricos en el hogar, las relaciones juveniles de amistad y amor, y, en resumen, ser parte de esta historia, fue uno de los mejores aciertos del año. Irónica, alegre, impactante y profundamente viva, It’s kind of a funny story no solo es destacable por su labor en el mundo de la literatura Y.A, sino también por ofrecer la posibilidad de incursionar en el mundo de la depresión en las primeras etapas de la vida, sumamente determinantes para la historia que se escribe de los individuos. Dura, emocionante y triste en muchos momentos, la habilidad del autor hacen de esta una historia divertida,  más o menos divertida 😉

ranking 5 (v1)

5 / 5

Un comentario en “‘It’s kind of a funny story’ de Ned Vizzini

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s