Mi problema (?) con la lectura de cuentos

Usualmente no leo cuentos ni relatos, ni nada que pudiese enmarcarse en la categoría “short story/fiction”. ¿Por qué? Es una pregunta que me he hecho frecuentemente, sobretodo porque me he encontrado con colecciones de cuentos que me han fascinado completamente y otras que, pese a disfrutar, he dejado de lado durante la lectura. Lo primero que puedo proponer como tentativa de respuesta es la actitud que debe tener el lector para enfrentarse a esta forma narrativa. Una novela, EN GENERAL, y digo en general con mayúsculas porque claramente hay excepciones, autores que escapan a esta casi condición con obras perfectas, entrega más información de que la debe. Tiene relleno, por decirlo de alguna forma, y esto no significa que sea una mala novela, solamente nos indica que al extender una historia por quinientas páginas nos encontraremos con detalles que podrían considerarse irrelevantes para la trama en sí, pero que pueden ser parte, por ejemplo, del estilo narrativo del autor (eternas descripciones de lugares, comidas, vestuario, etc). Un relato, o al menos uno bueno, arriesgándome a usar el adjetivo bueno pese a que desconozco bastante este género y no estoy totalmente familiarizado con él, resume en no más de quince páginas un mundo complejo, una historia, un estilo, y muchos de los elementos que caracterizan a una novela en el momento de su concepción, como qué cosas pretende proponer el escritor, cómo introducirá metáforas, símbolos, recursos estilísticos o simplemente desarrollar el mundo interior de los personajes en algunos párrafos. Hacerlo requiere un arte especial, un talento diferente al del novelista (recurro nuevamente a “en general”, porque hay grandes novelistas que son grandes cuentistas) en cuanto a composición y desarrollo de la obra. Casi por extensión, requiere a un lector diferente también, o al menos una forma de lectura distinta a la que emplearíamos en la novela. Hay que prestar más atención, estar alerta a cada una de las oraciones, pensar muy bien cada palabra, porque, en teoría, toda la idea está concentrada en un espacio reducido. ¿Hace esto que se produzca una ficción más densa? Posiblemente, en algunos casos.

Otro problema que suscita en mí la lectura de cuentos es el tiempo que tardas en leerlos. En una novela no pasa nada si dejas la historia a mitad de un capítulo, sin embargo, dejar un cuento a la mitad rompe la atmósfera en la que nos hemos intentado introducir, una atmósfera que no solo está disponible por un tiempo limitado, sino que además solo nos rodea a nosotros como lectores. Como forma narrativa, no obstante, me intriga. Quiero entender la dinámica que esconde la brevedad, cuáles son los códigos que emplean los autores para exponer concisamente una idea que podrían haber arrastrado durante capítulos (dando más oportunidades de comprender qué quieren decir, pues si en una novela hay un concepto, o una serie de conceptos, que se encuentran en el corazón de la historia y que se presentan repetidas veces o paralelamente al libro, en el cuento el autor te desvela su mundo una vez, solo una vez, y si no captaste qué quería contar, qué quería decir, es necesario leer el cuento nuevamente, a riesgo de captar una ficción completamente distinta). Hay una magia extraña en los cuentos, de eso no hay duda, y me propongo leerlos más seguido y de otra manera, sin abrir un libro, leer un par de cuentos, y dejarlo de lado (algo que me ha sucedido bastante este año, con libros como Magia para lectores, La máquina de follar, Chicas bailarinas o Los detectives salvajes, que aunque es una novela, su soberbia segunda parte provoca un agotamiento similar al de una colección de relatos, en donde el lector debe abrir y cerrar su mente continuamente con cada pieza de ficción, a diferencia de la novela, que por muy fragmentada esté, encierra un solo mundo) mientras leo paralelamente una novela.

Y ustedes, ¿leen novelas y cuentos en partes iguales o se inclinan por alguna categoría? ¿Por qué?

8 comentarios en “Mi problema (?) con la lectura de cuentos

  1. Yo no tengo problemas para leer cuentos o relatos. Me gustan mucho. Admiro la capacidad de un autor para en pocas palabras crear una historia, un mundo, sumergirnos en él… Me suele gustar leerlos despacito. Cada día un relato, como mucho dos, para poder disfrutar plenamente de cada historia. No confundirlas, no mezclarlas. Darles su espacio y su tiempo, que lo necesitan.
    Besotes!!!

  2. Yo tengo un problema: si me siento a hacer algo no puedo parrme sin terminarlo. Ahí viene el pequeño lío con los cuentos. Mientras estudio, no gusto de leer cuentos porque,a falta de total dispsición, me toca interrumpirlos. Debo leerme un cuento de una sola ves o no lo leo, y a veces, cuando son largos y no tengo tiempo suficiente, me da pesar cortarlos, así que prefiero no dañar la lectura de una antología de esa manera. Espero hasta estar en vacaciones para hacerlo, por lo tanto leo más novelas que cuento. La alternativa que a veces empleo es leerme un cuentico de vez en cuando, como si de un dulce se tratara.
    Saludos.

  3. Bea Mendes D.G. dijo:

    Un libro de relatos cortos es complicado que me guste, ya que habrá relatos que me encanten y otros que no. Lo que si me gustan sin las novelas cortas, o relatos largos, no sé. Creo que en cincuenta páginas sí que se puede construir una historia más o menos estable.

  4. Yo tampoco suelo leer muchos cuentos. Tan solo he leído un libro de cuentos de Bukowski, Cuentos Sin Pluma de Woody Allen y El Libro Negro de los Cuentos de A.S Byatt. De este último destacaría La Cosa del Bosque, que me gustó mucho más que ningún otro.
    Quizás debería leer algo más pero, no sé por qué, me da pereza ir cambiando tanto de historia. Prefiero la inmersión y el desarrollo que dan las novelas.

    A medio camino entre el cuento (más por la forma) y la novela corta (por extensión) está De Repente en lo Profundo del Bosque, de Amos Oz. Son 140 páginas aprox. por lo que se lee casi de una sentada y es pura delicia. Aunque sea novela corta, yo siempre lo vi como un cuento largo.

  5. lahierbaroja dijo:

    Yo últimamente estoy leyendo más relatos de lo que veía leyendo hasta ahora.

    Me gustan, pero me he dado cuenta de que prefiero los más largos, casi rozando la novelle. Es cierto que dejar un cuento a la mitad es prácticamente un sacrilegio, pero como hay de muchos tamaños no suelo tener problema por ese lado.

    He terminado hace poco los de Lem (“Máscara”) y me he quedado alucinada de lo densos que son, yo que pensaba que era un género “menor”, en el sentido de menos profundo. Ja.

  6. Yo leo cuentos constantemente, tengo aparte de la novela que esté leyendo un libro de relatos al lado para acompañar (eso cuando no estoy leyendo cinco libros a la vez, pero no estamos hablando de eso xD). He empezado este año y ya me enamoré del formato, es genial para cuando no tienes demasiado tiempo para leer, o cuando quieres probar algo nuevo del autor (o porque sí).

    Para no dejar muerto de risa un libro de relato te recomiendo ir leyendo uno o dos al día, todos los días, sin perder la costumbre. Si son más largos uno, si son más cortos tres o cuatro… así. Y ya de paso, te recomiendo que busques a Roald Dahl (te va a encantar, me da la impresión), a Isaac Asimov (un poquito de ciencia ficción nunca viene mal) y en general a los cuentos clásicos de terror. Me encantan ❤ especialmente uno que se llama "La litera superior", es como una película de serie B en diez páginas xDD

    Un beso!

  7. Ixed dijo:

    Yo disfruto mucho leyendo relatos y cuentos, porque a parte de la capacidad de síntesis que poseen, la mayoría de los finales son mucho más “especiales” que los que puedes encontrar en una novela.

  8. María Adela Alasino dijo:

    Soy una apasionada lectora de la narrativa, el cuento me lleva a una emoción , a una intriga que sé se desarrollará en breve, el cuento tiene concisiió y en muchos momentos es lo mejor me “cuadra”…la novela nos a un tempo en el que n os debemos involucrar con más paciencia y lentitud…hay un pensamiento fantástico, muy inteligente y acertado de un escritor argentino que dice:”Mientras la novela gana por puntos , el cuento gana por knockaut(perdón si esta última palabra está mal escrita

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s