Coronación de #JoséDonoso #bookstagram #fridayreads

A post shared by Pablo Guzmán (@pabloguzman13) on

Este mes tenía el propósito de leer algo de José Donoso. Había conocido su obra con El lugar sin límites hace un par de años, sin embargo, no acabó por gustarme completamente. Compré el año pasado esta novela, Coronación, con la intención de volver a intentar con este narrador, y la comencé tras mi creciente interés por adentrarme en su novela más famosa, El obsceno pájaro de la noche, libro que aún no encuentro y que deseo leer. Aunque me gustó bastante más que El lugar sin límites, creo que aquí el autor intenta abarcar más de lo que efectivamente logra. Creo que habría resultado ser un trabajo increíble de haberse centrado solo en la “zona burguesa”, que tanto intenta desnudar, sin intentar llegar a las clases sociales inferiores. Le sobran páginas, las cuales, de ser quitadas, permitirían obtener una nouvelle grandiosa. De haberse arriesgado más, por otro lado, incluyendo y desarrollando la sociedad chilena de manera completa y transversal, la obra podría haber sido impresionante, maestra, pues el autor tiene un talento natural para llegar a ciertos rincones de la mente, zonas plagadas de dudas y oscuridad a las que pocos se atreven a acceder.

¿Pero no ves que toda vida, toda creación en el campo que sea, todo acto de amor, no es más que una rebeldía contra la extinción, no importa que sea falsa o verdadera, que dé resultados o no?

En Coronación conocemos a Andrés, un hombre de cincuenta años perteneciente a la burguesía de remanente aristocracia de la primera mitad del siglo XX en Chile. No trabaja, no hace NADA, vive del dinero familiar y visita periódicamente a su abuela, una nonagenaria que vive sus últimos momentos de vida debatiéndose entre la lucidez y la locura, locura con forma de epifanía, de veneno, de realidad. Vive en una casona con dos criadas, Rosario y Lourdes, a la cual se sumará Estela, una inocente joven del campo que atraerá inmediatamente la atención de Andrés. Complejo es, ciertamente, tratar con la anciana, misiá Elisa Grey de Ábalos, pero Estela hará el intento de cuidarla, pese a estar en conocimiento de la actitud de las últimas criadas de la casa frente a la “patrona”.

El gran punto de partida de Donoso es la sociedad burguesa, las familias de grandes apellidos y grandiosas casas, y a través de ella presenta los conflictos internos, la locura, la transgresión y la decadencia que supuestamente marcan su obra. El personaje de Andrés, reconozco, está espectacularmente trazado. Su psicología, su forma de ver el mundo, su miedo, su rabia, la catarsis que ansía, todo está en estas páginas; sus luchas internas presentan los momentos más notables de la narración. De ahí que digo que si el autor se hubiese focalizado solo en él y los personajes de la casona, habría logrado componer una gran novela corta. Sus sentimientos hacia Estela, sentimientos de “viejo verde”, se resienten ante el amor de la chica por Mario, un joven de clase baja que muchas veces se ve aplastado por el machismo impresionante de René, su hermano, representante del hombre nacional, quien intentará arrastrarlo a sus planes y su forma de ver las relaciones de pareja.

…porque ese hombre que te perdió lo único que quiso fue el placer egoísta, el placer bruto y carnal, como todos los hombres, sí, todos los hombres lo único que quieren es abusar con nosotras… y el placer es una cochinada, una inmundicia. ¡La vida es un asco, y hay que buscar refugio en la religión para no verse obligada a descender hasta eso y contaminarse!

Asistimos al deterioro mental de los personajes, al paso hacia el caos y la locura. Todos cambian en esa casa, todos se entregan al desorden psiquiátrico (?) que vive Elisa, reina y santa, merecedora de una corona que la rectifique como poseedora de una visión esclarecedora de la realidad. En una celebración que se aproxima a lo absurdo, las criadas logran coronarla en la cama.

Donoso intenta hacer el retrato de una realidad esperpéntica (en palabras de la editorial) y aunque hay momentos gloriosos en los que lo logra, en general no resulta tan impresionante como podría. Su prosa es precisa, aunque falta de riesgos, y el autor no logra llegar al punto de impactar no solo al lector, sino a la literatura completa, situación que esperaba encontrar aquí. Pero me gustó la novela, no lo niego, y seguiré con el autor con la esperanza de encontrar algo que estoy seguro es capaz de presentar. Lo cierto es que, en ciertos momentos de Coronación, llegué a sentir miedo frente a la oscuridad de sus reflexiones, hacia su pesimismo y sufrimiento. Casa de campo será, seguramente, mi próxima parada en la bibliografía del autor.

ranking-3-v1
3 / 5

NOTA PERSONAL: Carlos, tu conformismo vulgar me repugna. Aunque vivas, como afirmas, y no te encuentres en una parálisis vital y melodramática como reconoces en Andrés, preferiría vivir de esa forma antes que atravesar flotando mi existencia, sin sufrir por nada, por cosas reales o ficticias. Tu felicidad no es más que un intento desesperado por no descender a la mente de Carlos, porque sabes que con tu cobardía no lograrías sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s