Corazón de tinta, de Cornelia Funke

La edición latinoamericana tiene una portada perfecta.

Lo primero que notarán en esta reseña es la estructura nueva. Mientras no pueda tomar mis propias fotos (lamentablemente me encuentro sin cámara desde hace algún tiempo, esa es la razón por la cual no he subido ni IMM’s o IIM’s -Intercambio internacional de marcapáginas, para los que no recuerdan-  u otras entradas que requieran de fotos) las entradas tendrán esta estructura. Sigo sin poder centrar las imágenes. Es necesario agregar una leyenda, al menos en mi caso. He visto otros blogs en wordpress que centran pefectamente. ¿Alguien más tiene este problema? ¿Hacen algo especial en sus blogs para centrar imágenes? Me di cuenta además de que es importante agregar los datos de la edición, por lo tanto comenzaré a hacerlo desde ahora. En esta oportunidad con un motivo particular: la edición que utilicé del libro tiene una portada preciosa. De esas que uno podría contemplar por horas. Hay otras portadas en español  bastante feas. Si pueden conseguir esta, seguro no se arrepienten. 

Intenté leer Corazón de tinta hace un par de años, sin embargo no pasé de las cien páginas. Hace un par de semanas, mientras limpiaba uno de los estantes, lo saqué y ojeé sin razón aparente. La novela me llamó la atención nuevamente, y comencé a recordar por qué me había interesado en primer lugar. No sé por qué no fui capaz de seguir con la lectura originalmente, sin embargo a mi favor digo que en esta ocasión Corazón de tinta me atrapó completamente. Es una historia de fantasía distinta, y más que centrarse en “la fantasía en sí”, la escritora no cuenta una historia sobre el amor a los libros. Página a página devoré esta historia, y ayer en la noche la terminé. Deseaba contarles mis impresiones en ese mismo momento, y por eso redacté la reseña hoy.

Título: Corazón de tinta
Autor: Cornelia Funke
Editorial: Siruela, Fondo de la lectura económica. 2008
Páginas: 607
ISBN: 978-968-16-8537-9

Argumento

¿Quiénes son Dedo Polvoriento, Capricornio o Lengua de Brujo? ¿Qué tienen que ver con Meggie y Mo, su padre? ¿Por qué el nunca le ha revelado su gran secreto? Cuando Mo saluda a un extraño visitante que aparece en su casa, ella presiente un peligro, quizá una gran amenaza… y entonces huyen a la casa de tía Elinor, propietaria de una de las más fascinantes bibliotecas que uno pueda imaginar. Meggie descubrirá que los forasteros que misteriosamente aparecen y desaparecen, como aquel visitante nocturno, llaman a su padre Lengua de Brujo, pues tiene el don de dar vida a los personajes de los libros cuando lee en voz alta. Esta novela de Cornelia Funke es el comienzo de la Trilogía de la Tinta, la mejor aventura al mundo de los libros.

Impresiones

Probablemente todos hemos deseado, en algún momento, tener la capacidad de traer a nuestro mundo a ciertos personajes u objetos de nuestras novelas favoritas. Mortimer, o Lengua de brujo, según algunos personajes del libro, tiene ese don, y precisamente por eso no lee en voz alta a su pequeña hija, Meggie. Los secretos en esta novela comienzan a desvelarse desde el primer momento, porque la llegada en medio de la noche de un extraño hombre llamado Dedo Polvoriento supone la puesta en marcha de una trama plagada de entretención, y libro, muchos libros. La niña no entiende por qué siempre tienen que estar mudándose de casa, pese a que su padre le dice que es por razones laborales. El es, en palabras de Meggie, un médico de libros, pues para ella la etiqueta de encuadernador es demasiado básica para la labor de su padre. En ocasiones han tenido que salir de madrugada para ir a visitar a algún escritor, o librero, o persona normal, que requería de los servicios de su padre; sin embargo nadie tan extravagante como la persona a la que se disponen a visitar ahora, su tía Elinor.

Luego de la visita de Dedo Polvoriento es necesario escapar, o al menos así lo entiende al niña. Irán entonces a la casa de Elinor, una mujer obsesionada con los libros, que vive apartada del mundo en una gran casa, plagada de estantes y pequeñas bibliotecas. No tiene hijos, ni mascotas, y Mo le advierte a Meggie que el trato con ella puede ser complicado: mientras no dañe a sus preciados tesoros, todo estará bien. Precisamente en los personajes quiero detenerme, en primer lugar, porque suceden muchas cosas interesantes en relación a ellos.

Los personajes principales, Meggie y Mo, pese a ser bastante novedosos, no relatan como lo hacen otros. La atención del lector cae en otros, como Elinor, Capricornio -el malo, de quien hablaré más adelante-, Dedo Polvoriento, Basta o Gwin, la marta con cuernos. Todos tienes sus personalidad muy bien definidas, y escapan de los clichés de los cuentos da hadas. La deslenguada Elinor, que haría lo imposible por conseguir un libro preciado, tiene problemas para tratar con otros seres humanos, sin embargo la trama la hará cambiar lentamente, y notaremos, con una sonrisa en el rostro, su evolución como personaje. Hay momentos muy divertidos con ella, ¡y es que  tiene cada comentario! Su pasión por los libros va mucho más allá que la de una buena lectora: para ella es una prioridad mayor. Era necesario tener un personaje así en la novela.

Capricornio, villano de Corazón de tinta (el libro de verdad, el que está dentro de esta novela), está en nuestro mundo. Salió del libro luego de que Mo le leyera a su mujer una noche. La magia de Mo tiene su precio: para traer algo a este mundo, hay que entregar algo a cambio. Mo no lo tenía claro en aquel momento, y cuando vio que del libro escapaban algunos personajes, y que su mujer de desvanecía en la nada, comprendió que su poder solo traería problemas, y que sería mejor no volver a utilizarlo. Pero el daño estaba hecho. Capricornio, aún pasmado luego de haber sido arrancado de su historia, escapa de la casa de Mo y se establece en un pueblo abandonado. Es un personaje malo, pero malo entrañable. Al menos en mi caso, despertó cierta simpatía quizá malsana. Es más probable encariñarse con Meggie, sin embargo hay algo en la actitud de Capricornio que nos mantendrá pegados a ciertos pasajes en los que su vida se ve amenazada.

La trama está muy bien desplegada, y cuenta con muchos giros que nos dejarán boquiabiertos. Para ser un libro orientado al público infanto juvenil (más inclinado al lado juvenil, por cierto) suceden muchas cosas; no es una trama simplona, para nada, y eso se agradece. Cornelia Funke tiene muchísima imaginación, y sabe dosificarla bien durante el relato. En ningún momento nos agobia con mucha magia, ni usa este recurso para tapar vacíos de trama. Una de las cosas que más me molesta en ciertas historias fantásticas es que se recurre a la magia como explicación para todo. Por ejemplo, algo x sucedió en la historia, algo sin explicación, y como el escritor no supo hilarlo con el resto de los acontecimientos, nos sale con que sucedió por arte de magia. Eso realmente molesta.

Brevemente, y antes de terminar, quisiera mencionar algo que de lo que ya había hablado en Notas al margen: corazón de tinta. La novela, más allá de toda historia de fantasía que nos pueda contar, nos habla del amor por los libros, y hace que el lector se sienta identificado con las actitudes de los protagonistas. Porque además de la obsesión de Elinor, todos los personajes comparten un cariño especial por la lectura que nosotros también sentimos al leer.

Si tuviera que mencionar aspectos débiles de la obra, me inclinaría por ciertas escenas finales, que a mi parecer suceden de forma demasiado apresurada. Los capítulos finales son demasiado rápidos, suceden demasiadas cosas en cada uno. Bueno, pocas obras tienen finales perfectos, y ciertamente me gustó mucho el final de Corazón de tinta, sin embargo pienso que se podría haber desarrollado un poquito más. La escritora deja elegantemente abierto ciertos hilos para continuar la historia. ¿No mencioné que se trata de una trilogía? Hoy en día TODO viene en forma de trilogía, jejeje. Pero no teman, que todos los títulos ya han sido publicados. Estos son: Sangre de tinta, segunda parte; y Muerte de tinta, tercera parte de la trilogía.

Conclusión

Corazón de tinta es una historia fantástica de aventuras sobre libros: el amor a los libros, la pasión por los libros, y el mundo de los libros. Pese a estar orientada al público juvenil, cualquier adulto sin prejuicios disfrutará muchísimo con esta historia. Es entretenida, suceden cosas a cada capítulo, y mantendrá al lector pegado desde la primera página. Recomendado totalmente, Corazón de tinta es una historia de fantasía de calidad.

Y ustedes, ¿han disfrutado en el Mundo de Tinta? ¿Han leído algo de Cornelia Funke?

Anuncios

Notas al margen: Corazón de tinta

Podría contemplar la portada durante horas.

No soy muy aficionado a la novela fantástica. Vale, estoy leyendo (y sufriendo) con Canción de Hielo y Fuego; leí El nombre del viento el año pasado, una novela que me encantó, por cierto; leí toda la historia de Harry Potter; y estoy siguiendo la serie Once upon a time (que tiene que ver más con la literatura fantástica de lo que se podría pensar. La recomiendo MUCHÍSIMO); sin embargo no me ubico con los grandes autores de culto dentro del género, y no estoy al tanto con las novedades. ¡No he leído nada de JRR Tolkien! De esta manera comencé a leer Corazón de tinta, de Cornelia Funke, una novela que había intentado leer años atrás y que no había logrado acabar, no pasando de la mitad.

En esta ocasión, no obstante, me atrapó. No quiero adentrarme en detalles, espero subir apenas termine el libro la reseña, hoy vengo a mostrarles algunas de las citas que más me han gustado hasta ahora. Y es que, más allá de la historia fantástica, Corazón de tinta es una historia sobre el amor a los libros y a la lectura.

-¡Cielos!, ¿qué has metido aquí dentro? ¿Ladrillos? (…)
-Tu siempre dices lo mismo: los libros tienen que pesar, porque el mundo entero está encerrado en ellos.

A muchos de nosotros seguramente nos han preguntado en más de una ocasión por el peso excesivo de una mochila o bolso con libros. La respuesta de Meggie me parece de lo más ingeniosa 😉

En fin, hace unos cuantos cientos de años los tiempos eran más emocionantes, justo es reconocerlo.

La tía Elinor, una anciana obsesionada por los libros, ¡tiene cada comentario en la novela! Luego de hablar con su sobrina sobre la historia de algunos castillos del sector, llegó a la conclusión de que los tiempos pasados eran más emocionante. No sé hasta qué punto estoy de acuerdo, pero debo admitir que las historias de caballeros, reinos y batallas con yelmo y espadas me parecen geniales. ¿Me habría gustado vivir en esa época? Sí, pero siendo un rey o algo por el estilo 😀

Seguro que conoces el dicho: donde se queman libros, pronto arderán también las personas.

Quizá es una frase original de la novela de Ray Bradbury, aquí en Corazón de tinta hay varias citas (debidamente señalizadas) de Fahrenheit. ¿Están de acuerdo con este dicho?

Al fin y al cabo, en el extranjero no hay nada mejor que las consoladoras páginas de un libro, ¿verdad?

¿Verdad? Sí, de todas maneras. Confío, al menos, en esta idea para mi próximo viaje.

Me quedan menos de cincuenta páginas para terminar la novela, espero subir la reseña el miércoles. Por ahora, les dejo estas citas para que se entusiasmen con la magia de Corazón de tinta, una increíble aventura al mundo de los libros.