2014 en libros.

Siempre es agradable leer listas de cosas: las mejores películas, los libros que leer antes de morir, las exposiciones de arte más pretenciosas y vacías. Son sencillas, rápidas de leer, y entregan las recomendaciones que buscamos. No hay mucho que comentar en cada ítem, pues la idea es simplemente decir por qué incluimos ciertos títulos en lo mejor o lo peor del año, y ya está. Tras un par de minutos de lectura comprendemos el punto de vista de quien escribe y podemos adivinar gran parte del contenido de su blog. Esta entrada, al igual que la del año pasado, es una ventana a lo que ofrezco en mi página, y cuenta con todos los elementos que pretenden hacerles creer que mi blog es interesante de leer: no hay largas disgresiones sobre personajes, no expondré detalles de la trama, y tampoco haré un análisis de la obra. Los invito, pues, a comentar conmigo cuáles fueron mis mejores lecturas de este año. Además, y lo menciono en negritas, espero sus comentarios, sobretodo si no están de acuerdo con mis elecciones, pues ese tipo de comunicación es la que siempre espero al subir una entrada. Quiero que alguien me exponga su punto de vista, me diga cultamente que me equivoco, que me invite a debatir. Entre comentarios del tipo ¡lo apuntaré, gracias! o ¡lee mi novela, la próxima revelación del 2015! y el odio de los haters, me quedo definitivamente con estos últimos. Así que si concuerdan conmigo, o piensan que he perdido la razón al escribir esta entrada, ¡coméntenlo! ¡Comentemos! Hablemos de libros.

2 NOVELAS DECEPCIONANTES PEORES LECTURAS DEL AÑO

Si me preguntan por la peor lectura de este año instantáneamente responderé El temor de un hombre sabio, un tocho de más de mil páginas que impacta por lo vacío de sus capítulos, el desagradable cambio en el ritmo que ocurre avanzadas 400 páginas y las cantidades industriales de paja que usa el autor para rellenar y abultar la historia. Por otra parte, casi tan decepcionante como el libro de Rothfuss, está Mr. Mercedes de Stephen King, su intento de escribir una novela policial, que intentaré no recordar hasta que lea la segunda parte, porque soy masoquista y continuaré con la trilogía.

MEJORES LECTURAS DEL AÑO

Comencemos por algunos libros que, no obstante son excelentes y también las menciono dentro de las mejores lecturas del año, no alcanzan a ingresar al Top 10. Obras impresionantemente innovadoras como La casa de hojas, de Mark Z Danielewski, un autor que decide llevar al límite la interacción entre lector y libro, con una propuesta transgresora que nos invita a jugar; pasé verdaderos momentos de tensión con este libro, no solamente cuando tenía que torcerlo y ubicarlo frente a un espejo para poder leer ciertos pasajes. Otra novela que destaca por la experimentación es Fantasmas, de Chuck Palahniuk, un autor que busca en cada novela impactar al lector. Aquí junta distintas historias que escribe un grupo de autores confinado a un retiro de creatividad, cuya oscuridad solo sirve para destacar el lado siniestro de sus narraciones. La mejor novela que he leído de este autor, sin dudas. Cambiando radicalmente de género, menciono The knife of never letting go, primer libro de la trilogía Chaos Walking de Patrick Ness, con la nos invita, con una voz que estiliza las palabras del niño protagonista, a conocer un mundo en que todos pueden oír los pensamientos de todos, en un planeta lejano que se prepara para albergar a la civilización humana que escapa del desastre en que se ha convertido la Tierra. Aunque me habría gustado ponerlo en el top, ya incluí otro libro del autor, A monster calls, e intentaré variar un poco los títulos. Finalmente quiero mencionar la conmovedora Stoner, una novela magistral que nos habla de la mediocridad y una extraña forma de entender el éxito, a través de los días normales de la vida normal de un protagonista normal. Ahora, sin otras menciones especiales que hacer, avancemos al top 10.

LAS 10 MEJORES LECTURAS DEL 2014

lo mejor 1

10. ‘Sobre la belleza’ de Zadie Smith.

Quiero destacar la universalidad de este relato, lo fácil que es identificarse con este grupo de académicos en guerra intelectual, la familia ecléctica de los profesores y sus constantes conflictos. Divertida e irónica, Zadie Smith compone una novela en donde la profundidad y la agudeza intelectual se dan la mano en un tour ameno y entrañable. Llena de premisas ocultas y no tan ocultas, se me ocurre que Sobre la belleza podría anunciarse con el siguiente eslogan: Los académicos también son personas. Y aunque hay una interesante discusión sobre la belleza, sus representaciones, y conceptos como la discriminación positiva, creo que para captar lectores resaltaría el aspecto humano de esta novela.

9. ‘A sangre fría‘ de Truman Capote

Seguramente muchos de ustedes conocen este libro, “novelización” de los eventos ocurridos a la familia Clutter y la posterior investigación, que masificó un incipiente género llamado True Crime. Capote es un genio. Un hombre con semejante don para captar el alma humana solo merece ese apelativo, y si a esto le sumamos un talento especial para la prosa obtenemos la impresionante obra que este libro es. Emocionante, impactante y cruda en sus implicaciones, A sangre fría nos obliga a ver a los asesinos como nunca antes habríamos hecho. Imprescindible. Una de las novelas que todos deberíamos leer alguna vez.

8. ‘Casa de campo’ de José Donoso

Una obscura y grotesca novela, cargada de simbolismos y alegorías sobre la historia de la violencia en Chile, contada con la prosa que solo Donoso sabe producir. Seguramente lectores extranjeros no captarán la totalidad de referencias (como seguramente muchos lectores nacionales tampoco lo harán, porque por momentos no sabes si el autor se refiere a un hecho histórico o a otro. Una interesante ambigüedad que nos obliga a jugar con él), sin embargo si desean conocer un Chile literario diferente, los invito a descubrir esta magnífica obra.

7. ‘A monster calls’ de Patrick Ness

Una conmovedora novela sobre un niño visitado por un monstruo que le intenta arrancar a base de historias y ficciones la verdad inherente que lleva dentro. Una pista: se relaciona con la catastrófica enfermedad de su madre. Con una prosa sencilla y perfecta, el autor presenta esta novela que emocionará a niños y adultos. Me habría gustado leerla en la edición ilustrada, y recomiendo que, si pueden, la consigan, sin embargo, no son necesarias para disfrutar esta maravillosa historia.

6. ‘Middlesex‘ de Jeffrey Eugenides.

La lectura de noviembre en el Man Pulitzer Book Award Project llega directo a las mejores lecturas del año. Una saga familiar que recorre décadas y continentes hasta desembocar en Cal, una persona nacida dos veces, primero como chica y luego como chico, que nos cuenta en primera persona (que además nos obliga a plantearnos el narrador protagonista de otra forma) la historia de su autodescubrimiento. La prosa precisa del autor, una habilidad épica de hacer de esta historia una incesante cadena de acontecimientos que no da tregua al lector y su humor y cariño especial para tratar a los personajes, constituyen un libro magistral, ganador del Pulitzer, que se instala entre las grandes novelas americanas, y en las grandes lecturas de mi vida como lector.

lo mejor 2

5. ‘American Psycho’ de Bret Easton Ellis.

Esta excesiva novela es desagradable de leer. Grotesca en sus pasajes más vanidosos y hasta vomitiva en sus escenas salvajes. Pese a esto, me parece necesaria, toda una experiencia de lectura que cumple su objetivo: forzarnos a pensar. Patrick Bateman es millonario, es exitoso en su trabajo como hombre de negocios y ha cumplido el ideal americano del éxito financiero-social que muchos han perseguido en las últimas décadas. Bajo su ropa cara y sus productos cosméticos, se oculta un monstruo que recorre Manhattan cometiendo crímenes atroces. Pero la brutalidad de la novela no se limita a las escenas de desagradable violencia. La novela es un todo que funciona a la perfección, un microcosmos descompuesto que nos arrastra a la locura y nos obliga a presenciar el espectáculo destructivo que es el protagonista, un verdadero productos de la sociedad que ha sido liberado y olvidado por sus creadores, el oscuro sistema.

4. ’22/11/63‘ de Stephen King

Las dos novelas del maestro que aparecen en esta entrada comparten una intención común: probar suerte en un género poco usual para el maestro del terror contemporáneo. A diferencia del libro que mencionaré después, en 22/11/63 encontramos a Stephen King en su esplendor como narrador, mezclando elementos de la crónica histórica, el thriller, los viajes en el tiempo y las implicaciones casi metafísicas del mundo que entronca en la Torre Oscura, en una historia entrañable e impecable. Personajes que ya son viejos amigos, sometidos a una trama que no da tregua el lector, que nos mantiene en vilo hasta el final, atraviesan el tejido espacio temporal para ofrecernos la novela que faltaba en el impresionante arsenal literario en que se ha convertido la obra de uno de los grandes narradores de Norteamérica.

3. ‘Ampliación del campo de batalla‘ de Michel Houellebecq

Una novela breve, concisa y difícil de asimilar, que nos lleva al complejo campo de batalla creado tras la asimilación del modelo neoliberal. Memorables pasajes nos presenta este libro, como el escape a la naturaleza del protagonista, sus reflexiones sobre lo complejo que es comprar una cama, o su peculiar opinión sobre las mujeres y sus terapeutas. Incómoda, divertida de leer, y muy precisa en cuanto a sus pretensiones, esta novela me presenta a un autor que seguiré durante el 2015.

2. ‘La trilogía de Nueva York’ de Paul Auster

Tres novelas breves interconectadas en un mundo ambiguo y emocionante. Tres ejercicios literarios que mezclan géneros y derriban barreras, componiendo la primera gran obra del novelista americano Paul Auster. Este es uno de esos libros que terminas con la boca abierta, sabiendo que volverás a devorar en poco tiempo, porque en una lectura es imposible captar su oscura profundidad. Múltiples son las razones por las que este libro es una obra de culto, imprescindible en el “canon posmoderno”, y abarcan desde la reflexión sobre el lenguaje y sus limitaciones, la naturaleza de la literatura y las posibilidades de la ficción literaria. Ambiciosa y juguetona, esta novela concentra los mejores elementos del autor, que intentará retomar en sus posteriores trabajos.

1. ‘La broma infinita’ de David Foster Wallace

Esta infinita novela, que literalmente se burla del lector en muchos momentos, arrastrándolo por monólogos sobre la naturaleza de las videoconferencias, las intrincadas reglas de un curioso juego llamado Escatón, los ligues amorosos de un adolescente y luego las conversaciones de espías-asesinos en silla de ruedas, con un futurista telón de fondo que abarca políticas separatistas y una película que mata a quien sea que la vea. Una locura de libro, que no volveré a comentar aquí, así que les dejo la anti-reseña que escribí tras la extenuante lectura. Eso sí, un último comentario, y quizá la razón por la que es, indiscutiblemente, mi mejor lectura del año: si tuviera que elegir el momento más conmovedoramente humano, más desgarrador, honesto y maravilloso, de los 365 días que pasé leyendo durante el 2014, lo encontraría en esta novela. David Foster Wallace no es una leyenda, solamente, por la impresionante forma de concebir una novela que aportó a la literatura, burlando las reglas de linealidad y legibilidad, sino también por su inusual comprensión de aquello que se oculta o que intentamos ocultar dentro de nosotros, sentimientos que él rescata y analiza, deconstruye y clarifica, ya sea en intentos monólogos o en lentas secuencias de acción incesante.
Impresionante. Imperdible. Imprescindible.

¡Y aquí termina este recuento de lecturas! ¿Han leído algún libro del Top 10? ¿O de mis decepciones del año? Cuéntenme sobre sus lecturas del 2014 y sus propósitos lectores para el año que comienza.

¡Feliz año 2015 a todos!

‘La broma infinita’ de David Foster Wallace

Seré honesto por un momento y reconoceré que no soy capaz de reseñar este libro. Incluso iré más allá de la honestidad y diré que, en el mundo, hay muy pocas personas con la capacidad de hacerlo. Es una obra monumental, extraña, densa y complicada; fue escrita por un autor monumental, extraño, denso y complicado. Por lo anterior, me limitaré aquí a vaciar de mi mente todo lo que pueda recordar sobre esta experiencia de lectura, con el objetivo de ordenar mis pensamientos y dilucidar ciertas cuestiones.

‘Yes, I’m paranoid — but am I paranoid enough?’

Recuerdo que, cuando acabé La subasta del lote 49, lo hice casi encerrado en mi habitación. Había llegado del instituto y me faltaban cincuenta páginas para terminar, y quería acabarlas con tranquilidad. En mi mente se almacenaban teorías y conspiraciones. Pynchon es un autor único, comprendí inmediatamente. Incluso recuerdo haber estado en una clase,  ese mismo día, y haber hecho un pequeño diagrama para ordenar lo que había acabado de leer. No sirvió de nada. Al terminar el libro sentí que el autor me había tomado el pelo, y a sus personajes, y a literatura. Sentía una risa ensordecedora en mi dormitorio: era Pynchon burlándose de mí. En internet hay testimonios similares, por ejemplo, de gente que acaba El arco iris de la gravedad y no sabe qué hacer con su vida. Aún no he llegado a esa obra, pero sí leí otras dos ese mismo año y sentí cosas similares: que Pynchon hace lo que quiere con la historia, con los personajes, con la prosa y con la literatura en sí; que es grande y omnipresente, y que se burla de tod y de todos por igual. Más o menos así me sentí al acabar La broma infinita, solo que en este libro, además, me pregunté si había merecido la pena atravesar más de mil páginas de densidad similar a la de una estrella de neutrones. ¿Y qué se supone que debo hacer con el último párrafo que propone el autor? Uno, correr a internet a buscar entrevistas a David Foster Wallace (en adelante DFW) en las que haya hecho alusión a su obra magna; dos, entrar en foros de lectores de la obra con guías del libro e, incluso, diagramas de los personajes; tres, cuestionarme absolutamente todo lo leído en el libro. Algunas cosas pasaron en la novela, otras parecieron pasar, otras son producto de la imaginación esquizofrénica del pobre lector que intenta desesperadamente quedarse con algo tras cada página leída. Al leer ciertos análisis de internet me di cuenta de que mis interpretaciones no estaban tan equivocadas, pero que había pasado por alto ciertos detalles de gran trascendencia. Un problema con La broma infinita: en medio del torrente de información que el autor entrega, en ocasiones de manera casi enfermiza, es fácil para ciertos detalles por alto. Un consejo: usar post-its. Muchos. Todos los que se encuentre. No solo para marcar citas, pasajes, páginas y capítulos memorables, sino para señalar cuando se introducen nuevos personajes, o cuando se hacen descripciones que a todas luces serán importantes a futuro.

Las primeras trescientas páginas son especialmente difíciles porque DFW arroja tramas y lineas argumentales a diestra y siniestra. Al final, todas confluyen, sin embargo, resulta abrumador ingresar en la novela. No mentiré al decir que hay páginas aburridas. Hay pasajes especialmente largos en los que se profundiza en temas que poco interesan al lector. Seré honesto al decir que no me gusta el tenis, así que las descripciones de jugadas y tácticas me aburrían. Así que mi punto de vista, en ese aspecto, es completa y radicalmente subjetivo. Pero sí jugó a mi favor el hecho de que me interesa el mundo de los medicamentos, y por lo tanto las notas y sub notas y sub sub notas sobre farmacéutica y farmacodinámica no se me hicieron insoportables, algo que parece complicar a muchos lectores. Invoco a Pynchon nuevamente para hacer un segundo paralelo: en sus novelas siento que en pocas páginas sucede mucho; con DFW, en especial en esta novela, sentía lo contrario: que en muchas, incluso a veces demasiadas, páginas se contaba poco. En medio de descripciones interminables sobre pequeños aspectos del ambiente en que se mueven los personajes es fácil perder el interés… y la concentración. Pero, por otra parte, me encontré con fragmentos que, por sí solos, hacían valer la pena todo lo que costaba la novela.

*

La broma infinita es la novela “desata pasiones” por excelencia. Encumbrada por muchos como una de las grandes obras de la lengua inglesa de los últimos cien años, es considerada por muchos como una historia excesivamente larga cargada de pretensiones y escrita con cierta arrogancia. Harold Bloom, uno de los críticos más importantes de la literatura actual, quizá el más, no da mucho crédito a esta obra. Sus argumentos son, por lo menos, interesantes. Personalmente, no sé cómo posicionarme. Por un lado, sí, me parece una obra de monumental complejidad, llena de temas que abarcan desde el tenis a la depresión, pasando por matemática, adolescencia, adultez, adicciones, etc; por otro, puedo entender a quienes dicen que es excesivamente larga. Quizá esa longitud es parte de la esencia de la novela: una historia con historias con personajes que mencionan a personajes que menciona a más personajes para luego describir cosas que están dentro de otras cosas que rodean a un protagonista circunstancial que interactúa con el narrador del momento que vive ciertas cosas. Quizá todo eso es parte de la broma infinita que nos gasta DFW, y James Incandenza. 

¿He hablado de los personajes en sí? ¿No? Hay varios motivos: primero, son muchos, segundo, son muchos, y tercero, son pocos. Sin embargo si tengo que citar a un grupo, este seria el de la familia Incandenza. Finalmente, la historia pasa por ellos. Tenemos a James Incandeza, genio, cineasta, doctor y cigüeña loca; a Avril, una mujer sugerente, canadiense, ligeramente promiscua y obsesionada por la gramática; a sus hijos: Orin, futbolista y seductor de mujeres (muchas); Mario, cineasta en potencia, deforme y sensible; y a Hal, promesa del tenis, superdotado y miembro de la AET, Academia Enfield de Tenis, institución creada por su padre. ¿De qué va la obra, específicamente? De una película grabada y dirigida por James, La broma infinita (en general), son el poder de enloquecer, o de perturbar o quizá incluso matar, a todo quien la vea. Para obtenerla, distintas organizaciones ingresarán en la historia**, cada una con motivaciones propias, desde terrorismo hasta contraterrorismo. ¿Por qué? Porque América tal y como la conocemos ha cambiado, y ahora se encuentra organizada por la ONAN, en constante disputa con el movimiento contraONAN de Quèbec. Muchas cosas han cambiado, además. Desde el rol de la tecnología audiovisual en la vida de las personas a la organización del tiempo (ahora, los años se nombran bajo un producto específico). Muchos otros aspectos quedan sin nombrar, en serio, créanme cuando les digo que no he comentado ni la mínima parte de esta lectura.

Creo que probablemente hay diferentes tipos de suicida. Yo no soy de los que odian. No soy del tipo que dicen <<soy una mierda y el mundo estaría mejor sin mi presencia>> pero a mismo tiempo se imagina lo que dirá todo el mundo en su funeral. He conocido gente así en los psiquiátricos. Gente que dice <<Pobre de mí, me detesto, castigadme, pero no dejéis de asistir a mi funeral>>. Luego te muestran una foto en color de su gato muerto. No es más que puta auto compasión. Pura mierda. Yo no tenía ninguna inquina especial. No fracasé en ningún examen ni me abandonó nadie. Toda esa gente se hace daño.
(…)
No trataba de hacerme daño. Trataba de matarme, hay una diferencia.

Entre todos los temas que se tratan en la novela, seguramente el más emocionante, para mí, fue la depresión, y los trastornos mentales en general. Hay reflexiones desgarradoras que solo pudieron haber sido escritas por una persona que sufre, en este caso DFW***. 

Él nunca vino a verme, Jim, ni una sola vez. Por supuesto, mi madre no se perdió un solo partido de competición. Mamá vino a verme a tantos partidos que al final ya no significaba nada que viniera. Era parte del ambiente.

Estamos tan presentes (los padres) que ya hemos perdido todo significado. Somos medioambientales. Los muebles del mundo.

Que todo el mundo es idéntico en su secreta y callada creencia de que e el fondo es distinto a todos los demás.

La soledad, en sus distintos niveles y formas de comprenderla, se manifiesta en la historia y en sus personajes. Podría decirse que incluso, la novela es de gente en soledad, alguna extraña manera.

Para finalizar, solo diré que esta no es una novela que se recomiende. Tampoco es una novela que pueda gustarle a cualquier persona. ¿Me gustó? Sí. ¿Mucho? Sí. No. Posiblemente. Seguramente. Es una novela, es un ensayo, es un texto sobre sociología, es un tratado sobre las adicciones. Es muchas cosas. Pero, por sobre todo, no es más que una broma, una obra infinita, tan grande como la misma película que da nombre a la obra, o viceversa.

UNA POSIBLE VALORACIÓN EN CIFRAS

Un libro como La broma infinita merece una calificación de π/5, pero como no existe y quiero registrarla en mi cuenta GoodReads y valorarla con la barra del blog…

ranking 5 (v1)
5 / 5

ALGUNOS LINKS QUE HARÁN DE ESTA LECTURA UNA ACTIVIDAD LIGERAMENTE MENOS IMPOSIBLE

LO MÁS CERCANO A NOTAS A PIE DE PÁGINA QUE PUDE REDACTAR CON EL FIN DE RECORDAR EL ESTILO DEL LIBRO

*Algún día haré una entrada con todas las citas que marqué al leer esta novela.

**Falta por mencionar la extraordinaria “pareja de campo” compuesta por Marethe y Steepy, quienes también buscan La broma infinita, y que en cada aparición en el libro entregan motivos para seguir leyendo.

***Memoricen este nombre: Kate Gompert.

‘La escoba del sistema’ de David Foster Wallace

He renunciado formalmente a “reseñar”, sea cual sea el significado de esta palabra, ciertos libros. Es imposible. No me siento cualificado. Simplemente, son obras que escapan a la crítica. Eso no quiere decir que no los comente ni lea, e incluso precisamente por eso invito leer esos libros, proporcionan una nueva forma de entender la literatura, y de encontrarse con nuevas experiencias de lectura. Por ejemplo, se pueden mencionar a autores como Pynchon, o David Foster Wallace, autor que nos convoca en esta ocasión con su primera novela, escrita como parte de requisitos de graduación cuando estaba en la universidad. El hecho de que un joven haya escrito una obra como esta no es tan impresionante como la obra en sí, en donde ya podemos advertir cómo será la forma narrativa del autor, y se comienza a advertir el torrente de creatividad y sabiduría que recorrerá toda su obra. En ese contexto, les presento un comentario sobre la experiencia de leer este libro, traducido por José Luis Amores en la editorial Pálido Fuego, todo un descubrimiento en cuanto a editoriales que hice en el 2013.

La misteriosa desaparición de su bisabuela y de veinticinco personas más, entre “residentes” y empleados, de la residencia de ancianos Shaker Heights ha dejado a Lenore Beadsman emocionalmente encallada en el extremo del Gran Ohio Desértico, el G.O.D. Aunque ese es simplemente uno de los muchos problemas de la desventurada operadora telefónica, seriamente agravados por su relación sentimental con su jefe, Rick Vigorous, Vlad el Empalador, su cacatúa y estrella televisiva, y otras catástrofes menores que amenazan con elevar su búsqueda del amor y la autodeterminación hasta cotas de una anormalidad estrambótica.

 SAM_2849

En paralelo a escenas alocadas, personajes estrambóticos y pájaros parlantes, está el gran tema unificador que DFW propone en este libro: el lenguaje y su capacidad de moldear la realidad en que vivimos. A través de una historia que, aunque se lea solo en ese nivel, ya constituye una excelente experiencia de lectura, conjuga distintas voces, estilos y formas de presentar el relato, el autor nos sumerge en un misterio que sirve de columna vertebral en el libro: la extraña desaparición de Lenore, la bisabuela de Lenore Beadsman y otros miembros de un hogar de ancianos. 

Suponga que la abuela me dice de forma realmente convincente que todo lo que de verdad existe en mi vida es lo que se puede contar sobre ésta.

Pero DFW no solo apunta sus dardos a la concepción del lenguaje, sino que, en la buena tradición de Thomas Pynchon (autor que, aunque no he leído completamente, encuentro que sirve de gran influencia en este libro, sobretodo con la novela La subasta del lote 49), abaraca diferentes temas: desde el Estados Unidos “futurista” del autor, 1991, hasta la vida de las editoriales, pasando por los autores jóvenes y otras formas de hacer metaficción. Rick Vigorous, pareja de Lenore, trabaja en una editorial y tiene un inquietante deseo de contar historias, y Lenore de escucharlas. Desde algunas perturbadoras que llegan escritas por jóvenes universitarios, a otras más sublimes que planea presentar la editoria. Todas ellas son contadas, además, por el autor hacia nosotros. Son historias, dentro de historias, dentro de historias.

Me contó que quería escribir un libro defendiendo que el cristianismo es el modo uiversal que tienen los cristianos de castigarse a sí mismos, que el cirstianismo consiste en realidad en la oferta de una recompensa irresistible a cambio de un servicio irrealizable.

¿Entonces no son todas ellas (las propuestas) cosas de estudiantes universitarios con problemas?
La mayoría sí, para mi molestia y angustia. Pero deberías ser capaz de descubrir el típico material universitario a un kilómetro de distancia. (…) Quizá porque tienden a ser odiosamente autoconscientes. Mordazmente cínicos. O si no mordazmente cínicos, sí totalmente ingenuos. O en todo caso, sistemática y desagradablemente pretenciosos. Sin mencionar que desastrosamente mecanografiados, por su puesto. Se esfuerzan edmasiado, es lo que se puede decir de la mayoría de ellos. Simplemente hay una sensación insoportable de esfuerzo excesivo.

Y el estimo era tan… Recuerdo esta frase: <<Sonrió con ironía>>. ¿Sonrió con ironía? ¿Quién sonríe irónicamente? Nadie sonríe irónicamente salvo en las historias. No era real en absoluto. Era como una historia dentro de una historia.

Tan solo tengo la imagen de la universidad de todos esos tipos filósofos con barbas y gafas y sandalias con calcetines, diciendo toda esa mierda de sabios de todos los tiempos.

Y luego, en la novela nos encontramos con diferentes símbolos y metáforas, desde esta “escoba” a la que se hace alusión en el título, hasta el pájaro mascota Vlad el Empalador, que súbitamente comienza a hablar, repitiendo obscenidades que escuchaba en el departamento que comparten su dueña y su amiga. Le enseñan oraciones, a fin de que no se escuchen tantas groserías. Se me ocurre que de esa forma el autor nos habla de cómo el lenguaje no es más que una imitación adquirida en la infancia, al igual que las creencias y las costumbres. Cosas circunstanciales.  Y así, distintas cosas adquieren significado a medida que la historia avanza. Desde una realidad fragmentada, el autor juega con todos los elementos que tiene a disposición.

Al llegar al final (que estoy seguro de aún no comprender del todo) corrí a internet buscando información, leyendo análisis, entrevistas del autor. Algo que pudiera servir. De más está decir que no encontré nada que me resultase útil, así que seguramente seguiré mirando en busca de más antecedentes de su obra. En síntesis, decir que esta ha sido una de las mejores experiencias lectoras que he tenido, algo que estoy viviendo nuevamente mientras atravieso la monumental La broma infinita. Soberbio narrador, condenadamente inteligente y, aunque a veces un poco pretencioso, me parece que su obra es de las más interesantes que he tenido el placer de leer. Totalmente recomendada.

ranking 5 (v1)
5 / 5

Diciembre en libros y películas

Durante el año intentaré seguir este estilo de entradas que comencé el año pasado, ahora agregando un breve comentarios de las películas que vi durante el mes. En diciembre vi 3 películas, en cartelera actual, que me interesaría comentar, pero esa sección irá al final. Además incluiré la foto con los libros adquiridos durante el mes, así evito hacer un IMM, y si hay alguna edición que me interesa mostrar más en detalle (o si a alguno de ustedes quiere ver una edición con más imágenes) haré una fotoreseña, como la que espero subir esta semana de La casa de hojas. Comenzamos con los libros que leí este mes.

Àngeles y demonios & El código Da Vinci de Dan Brown

Ya comenté aquí, en detalle, lo mucho que me gusta este escritor. Estas son sus primera novelas protagonizadas por el simpático profesor de simbología Robert Langdon, y para muchos son las mejores de la serie. Me gusta más El código que Àngeles y demonios, simplemente porque en este último, aunque muy adictivo y entretenido, hay problemas con los conceptos de la física que resultan muy extraños. En fin, me parecen lecturas livianas y muy recomendables.

Estrella distante de Roberto Bolaño

Este año descubrí a uno de los más grandes autores de la literatura contemporánea. Se trata de Roberto Bolaño, y en esta segunda obra escrita por él que leo, confirmo que deseo seguir avanzando en sus novelas hasta llegar a la monumental 2666. La reseña completa se encuentra aquí.

Hablemos de langostas de David Foster Wallace

Este hombre se atreve a todo. Llega a lo más alto en narrativa, escribe cuentos sublimes y luego, quizá porque le da la gana, quizá porque un trabajo es un trabajo y no hay que menospeciarlo en tiempos de necesidad, escribe un reportaje sobre la entrega de los Premios del Porno (?). En esta colección de artículos, reportajes, reseñas y ensayos, el autor se pasea descaradamente por distintos temas, desde política hasta porno, pasando por literatura y gastronomía. Espectacular, hilarante y profundamente interesante, esta colección es perfecta para descubrir una faceta distinta de este mítico autor.

Doctor Sueño de Stephen King

Años después, el autor vuelve a la historia que lo catapultó definitivamente al favor de los lectores. Aquí nos reencontramos con Danny, el niño con poderes de El resplandor, y lo seguimos en medio de uno de los dramas más conmovedoramente irónicos de la carrera del autor. Pronto, la reseña.

It’s kind of a funny story de Ned Vizzini

Uno de los mejores descubrimientos del año, y oficialmente uno de mis libros favoritos. Una novela preciosa, dramática, conmovedora y muy graciosa sobre la depresión y la vida interior de un adolescente. Completamente recomendable. Aquí, la reseña completa.

Lolita de Vladimir Nabokov

¡Qué prosa, por los dioses! Hay que comenzar mencionando la increíble prosa del autor. Luego, la habilidad para transformar una historia turbia de pedofilia, celos y obsesiones, en una tierna historia de amor. Clásico contemporáneo por donde se le mire, esta novela la leí en el marco del Christmathon, y fue la única novela que terminé.

Libros comprados. Adquisiciones. 

SAM_2675

Comprados a través de Bookdepository, el templo de la compra de libros online, y en librerías de segunda mano. Destaco la edición de Everything is illuminated, que juega con la portada y la contraportada. Hay una imagen en mi Instagram.

SAM_2677

Mercadillos, librerías, supermercados. Pese al alza del Euro, sigo encontrando muchísimo más conveniente comprar aquí que en Chile, en donde la lectura resulta casi un lujo. Hay de todo, desde King a David Foster Wallace. Junto a La escoba del sistema compré La casa de hojas, del cual haré una foto reseña (olvidé incluirla en la foto grupal)

SAM_2678

Finalmente, los libros en bolsillo (irónicamente, editaron La broma en esa colección). Muy bonitas las ediciones Anagrama que sacaron a fin de año, por solo 10 €. Deberían sacar más ediciones limitadas, así contrastan un poco con las ediciones amarillas tan idénticas siempre.

Películas vistas durante el mes. 

comentario de alguien no versado en cine, mucho menos en cine italiano

La gran belleza (dirigida por Paolo Sorrentino)

Una historia sobre la belleza, el exceso y la frivolidad, todo ambientado en una Roma actual y bohemia. Jep Gambardella es un escritor de un solo libro, gran éxito tras su publicación (en su juventud). Ahora, a los 65 años, se dedica a trabajar como periodista de arte, y otros trabajos freelance del área. Por las noches, no obstante, vive en un espiral de arribismo y extravagancia, en donde las artes y las personas conviven de un modo singular. Lo que más me impresionó de la película es su estética, la forma en presentar los escenarios y combinarlos, por ejemplo, con la indumentaria de los personajes. Visualmente es impresionante, y la historia es bastante interesante. A la mitad de la película, no obstante, hay un cambio de tono bastante notorio, que puede resultar extraño. Pese a todo, la película me pareció muy buena, aunque obra maestra, como aparece en demasiados diarios y periódicos, no.

comentario de alguien que solo ha visto una película de Lars von Trier, previamente

Nymphomaniac vol 1 (dirigida y escrita por Lars von Trier)

Tan pronto acaba la película, comienzo a procesar lo que acabo de ver. ¿Es cierto que Lars von Trier ha metaforizado el sexo con la pesca con mosca? ¿Y cómo se le ocurrió incluir a Edgar Allan Poe y a Bach para explicar lo que está sucediendo? Más importante, ¿cómo consiguió que una historia sobre una mujer ninfómana sea tan sublime y poética? Una historia dura, compleja, incluso a veces difícil de apreciar, pero profundamente conmovedora. A mí, me impresionó, los diálogos, la forma de enfocar la historia, los personajes, las actuaciones (pobres actores, impresionante cómo los llevan al límite durante esta película), la dirección, todo. De las mejores películas que he visto este año, sino la mejor.

NOTA: en España, desconozco si en otras partes del mundo también, la película se presentará dividida en dos partes, pues completa dura más de 5 horas. El volumen dos, según escuché en el cine, llega este mes.

comentario de alguien que no había visto nada de Woody Allen, previamente

Blue Jasmine (dirigida y escrita por Woody Allen)

Es de Woody Allen. Sin saber mucho de la historia, pero con el deseo de conocer a este director, fui a ver la película, y la verdad es que me decepcionó un poco. Es interesante, y bastante graciosa (la sala rió varias veces a lo largo de la película), sin embargo el guión me pareció un poco simple, y bastante predecible. Por otra parte, está la actuación de Cate Blanchett como Jasmine, una mujer casada con un multimillonario que acaba viviendo en el bajo San Francisco con su hermana tras el suicidio en la cárcel de su corrupta ex pareja. Una actuación espectacular, realmente. Me habría encantado verla en versión original (odié el doblaje, de verdad. Las anteriores películas que había visto aquí en España, este mes, habían tenido un doblaje bastante agradable, pero este me pareció horrible desde el principio, quizá salvando la voz de Jasmine), sin embargo aquí en Mallorca cuesta encontrar cines que presenten películas así.

¡Y eso es todo! Como dije, espero seguir subiendo este tipo de entradas todos los meses. ¿Han leído alguno de los libros o visto alguna de las películas?

FELIZ DÍA DE REYES

13 libros del 2013

Cuando se es joven, el tiempo parece transcurrir lentamente. Hace algunos años veía con ansia la hora en que acabaría mi enseñanza de instituto e ingresaría a la universidad. Ahora, a un año de rendir el examen de admisión, no veo la situación con ansia sino con pánico (casi), y tampoco veo la fecha tan lejana, sino vertiginosamente cercana. Hace exactamente un año estaba aquí mismo, en Mallorca, de vacaciones en casa de familiares. No pensé que volvería a repetir esta experiencia. Vivo en Chile, al otro lado del océano, y atravesar el mundo nuevamente en un mismo año no era algo que esperaba. Sin embargo sucedió, y no puedo reprimir mi felicidad. ¿A qué viene todo esto? Simplemente quiero comentar lo rápido que se pasó el año desde mi punto de vista (frase hecha a más no poder) y reflexionar sobre lo importante que fue para mí en el plano personal. Ahora bien, las lecturas fueron maravillosas. Descubrí a grandes autores, me sorprendí con historias maravillosas, y debo reconocer que, desde mi experiencia lectora, ha sido mi mejor año. Tampoco es que tenga muchos años con los que compararlo, precisamente por mi edad y el tiempo en que comencé a leer “más en serio”. A continuación, un recuento de mis 10 mejores lecturas del año, y las 3 peores (un infaltable de fin de año 😉 )

Inferno          descarga          37105

10. Inferno de Dan Brown (PLACER CULPABLE EN NIVELES ESTRATOSFÉRICOS. AGREGARÉ UN DON’T JUDGE ME EN NEGRITA)

Dan Brown es sinónimo de best seller. Sus libros son todos iguales, siguen fórmulas definidas y acaban más o menos igual. Aún así, me encantan, y cuando anunciaron la publicación de Inferno en castellano me emocioné y fijé la fecha en el calendario. En esta ocasión, Robert Langdon, el experto en simbología de Harvard (que siempre queda atrapado en conspiraciones mundiales, históricas y científicas sin quererlo)  viaja a Florencia envuelto en una trama que engloba La Divina Comedia de Dante, y una peligrosa situación sanitaria: la sobrepoblación y un virus creado por una misteriosa organización. Adictiva, trepidante y divertidamente informativa ( a mí los fun facts del protagonista, en medio de la acción, no me parecen malos), esta nueva novela de Brown es lo que sus seguidores estaban esperando: una historia exactamente igual a las anteriores. Eso, a él, se lo perdono, pues sé en qué me estoy metiendo al ingresar en sus libros, y lo disfruto. La reseña completa está AQUÍ

9. Primer amor, últimos ritos de Ian McEwan

Una colección de relatos muy… muy… ¿extraña? Aquí hay relatos que van desde el incesto a la vida en pareja. Los temas son fuertes, incluso podrían resultar desagradables para ciertos lectores, pero la prosa del autor, su agudo sentido narrativo, y la forma en que enfoca las temáticas, hacen de estos cuentos un increíble oráculo para vaticinar lo que será una carrera soberbia. La verdad es que no sé si me gustó más que La niña del pelo raro, de Wallace, pero ése lo comentaré al final de la entrada, porque su lectura se vio súbitamente terminada ene extrañas circunstancias. No hice reseña de este libro, pero los invito aquí a dejarse llevar por estas historias, muy cortas, por lo demás, y a descubrir a este prolífico autor. Valoración: 4 / 5

8. El resplandor de Stephen King

Cuando se publicó la noticia de que Doctor Sleep sería publicado en castellano durante el 2013 me propuse releer esta magnífica novela, una de mis favoritas del autor. Incluso puede que sea mi favorita de su carrera. La forma en que presenta una historia familiar cargada de honestidad mediante elementos sobrenaturales me parece un logro mayúsculo. Además, la novela no solo funciona como un cuento de horror, sino de drama y revelación sobe los extraños lazos familiares que pueden desarrollarse en situaciones límites. Incluso me aventuro a proponer que el resplandor de Danny, el niño protagonista, es una forma de presentar la idea de que, en las familias, los niños se enteran de los problemas que transcurren en el matrimonio, y que no siempre lo exteriorizan de manera convencional. Emotiva y aterradora, este libro es un clásico indiscutido del género. Mi reseña, AQUÍ. Valoración : 5 / 5

Libro Comer Animales          el tunel3          9780786851973_custom-b01255e46881be2c4edd180eb40493e26e3770c9-s6-c10          el-pais-de-las-ultimas-cosas-9788432209789

7. Comer animales de Jonathan Safran Foer

Este libro se mueve en diferentes ámbitos: narrativa, reportaje, crónica, etc. En el, el autor indaga en las razones culturales, sociales y biológicas derivadas de la ingesta de carne, y pese a que propone su punto de vista, y la forma en que él reaccionó al enterarse de la información que presenta al lector, no juzga (necesariamente) ni dicta códigos morales correctos para él. Es interesante la forma en que se abordan temas como el vegetarianismo sin caer en los típicos argumentos como “los animales sufren”. El autor va más allá y expone los problemas medioambientales y económicos de la cuestión, y nos invita a cuestionarnos no solo el hecho de comer animales, sino por qué lo hacemos. Esta lectura es muy personal, pues cada persona reaccionará de forma diferente a los hechos (porque muchos de los datos del libro son eso, hechos comprobados), sin embargo, estoy seguro de que el libro no dejará indiferente a nadie. Valoración: 5 / 5

6. El túnel de Ernesto Sábato

Usualmente me quejo de los libros de lectura obligada (mensual) del ramo de Lengua, sin embargo, este año, las elecciones fueron geniales. Desde Shakespeare a Isabel Allende, pasando por Manuel Rojas (no le deseo su libro ni a mi peor enemigo) o Ernesto Sábato, autor del mejor libro del temario. El túnel, oscura novela psicológica, explora la mente de Castel, un pintor que cae en una extraña maraña de amor y obsesión por una enigmática, la única persona que lo ha logrado comprender, a su punto de vista. Lo extraño es que decide asesinarla. Así arranca una historia narrada en racconto y otros “trucos”, profundamente perturbadora y preciosa. La leí tres veces durante el año, y es que además de ser breve, hace que en cada lectura encontremos nuevos matices, y nios empuja a reflexionar desde las cínicas ideas de Castel. Muy recomendable. Valoración: 5 / 5

5. It’s kind of a funny story de Ned Vizzini

Mi lectura elegida para el último Readathon del año fue impresionante. Una novela juvenil (o Y.A.) que aborda temas complejos desde el humor (negro) y la honestidad. Personajes increíbles, una historia conmovedoramente cercana y una prosa sencilla de seguir y muy agradable, son los elementos que hacen de esta historia una lectura obligada no solo para adolescentes. Reseñé el libro hace pocos días, así que dejaré el link AQUI por si quieren saber más de esta novela. De todas maneras, desde ya la recomiendo. Valoración: 5 / 5

4. El país de las últimas cosas de Paul Auster

El año pasado comencé a leer a este autor, y creo que fue una de las mejores decisiones lectoras de ese año. Sus historias me encantan, y la forma en que explora no solo a los personajes y los acontecimientos, sino a la forma de hacer ficción, me parece interesante y estimulante. Aquí, en una historia aparentemente distópica narrada en forma de correspondencia, Auster nos presenta una sociedad de grotesca efimeridad (no le avisen a la RAE de que usé esta no palabra). ¿Cuál es el País de las últimas cosas? ¿Es, acaso, el lugar en que se encuentra actualmente la sociedad? Es impresionante la forma en que las grandes capitales nos deshumanizan, nos empujan a un estado mecánico, nos invitan a ir hacia el progreso. Esta novela es, sin duda, una de las mejores lecturas del año.  Valoración: 5 / 5

subasta          5603-1          descarga (1)

3. La subasta del lote 49 de Thomas Pynchon

Si tuviera que mencionar cuál es el autor más enigmático e interesante que descubrí este año, sin duda hablaría de Pynchon. Además de este libro leí dos novelas más de él, una de ellas creo que no acabé de entenderla (Vineland). La otra, V, impresionantemente maravillosa, no la incluyo en el listado, primero, para darle más variedad, y segundo, porque creo que en La Subasta, se encuentra la esencia de Pynchon que encontré en las otras lecturas. Además es un gran libro para comenzar en su obra. Hipnótica y enrevesada, en esta historia paranoica nos encontramos con Oedipa Maas, una mujer que ha sido nombrada albacea de una extraña herencia, y a medida que se interna en la historia descubrirá no solo a estrafalarios personajes, sino también estrafalarias organizaciones y acontecimientos. Un obra para releer, de todas maneras, algo que haré durante el 2014, y porque soy masoquista pretendo hacerlo en inglés. Para saber más de esta increíble lectura, los invito a ver la reseña AQUÍ. Valoración: 5 / 5

2. Ana Karenina de Lev Tolstòi

Durante todo el año me propuse hacer una reseña de este libro, incluso en más de una entrada, para comentar en todo su esplendor lo maravilloso de esta monumental obra. No lo hice. espero sintetizar bien qué pienso de ella en las siguientes líneas. Una historia de amor y pasión, de envidia y humildad, de deseo y puritanismo. Una historia de personajes, de escenarios, de lugares y de historia. Una novela reflexiva sobre la condición humana, sobre sus paradojas y sus misterios. Una historia imprescindible. En estas páginas se narra una de las historias de amor más grandes de todos los tiempos, además de hacerse una radiografía a la sociedad rusa, y de analizar a diversos personajes que, en su conjunto, representan lo variado de la humanidad. No me cansaré de recomendar esta historia, que, aunque es extensa y puede resultar tediosa (para algunos), me pareció impresionante y fluida, una muestra de habilidad narrativa casi sobrenatural. No se asusten de la equiqueta de clásico, de tocho, de Tolstoi = tostón, esta es una obra que se disfruta, que requiere de esfuerzo, pero que recompensa su lectura en cada una de sus páginas. Valoración: 5 / 5

1. Las Correcciones de Jonathan Franzen

Aquí está mi mejor lectura del año, y oficialmente uno de mis libros favoritos. Me impresionó. Quiero comenzar el comentario desde allí. Me impresionó la forma en que el autor aborda una infinidad de temas, construye increíbles personajes y reflexiona sobre la sociedad desde su unidad básica: la familia. Conmovedora y honesta, extrañamente divertida y atrapante, Las Correcciones representa, en palabras del gran David Foster Wallace, “los placeres que proporciona la ficción expecional”. Y es que no solo la historia es tremenda, sino también la forma de contarla. La prosa de Franzen me encantó. Creo que aquí también hay un gran componente de afinidad. He leído muchos comentarios sobre el autor que no soportan su prosa. Yo aluciné con ella. Finalizo este comentario no definiendo en adjetivos lo increíble de esta historia, sino recomendando directamente que lean esta novela. Valoración: 5 / 5. Escribí dos reseñas de este libro, una en castellano y otra en inglés.

¡Y ese fue el recuento de mejores lecturas! La entrada, por cierto, aún no termina. A continuación presentaré mis 3 peores lecturas del año. No pretendo ofender ni causar molestia, sé que algunos de estos libros son muy queridos. En lo personal, no los volvería a tocar ni con guantes de látex.

descarga (2)          Frontal          descarga (3)

Snuff de Chuck Palahniuk

Me gusta lo que he leído del autor. Es incisivo, rápido de leer, tremendamente divertido y tiene ideas muy originales. En Snuff, al tratar de un tema siempre polémico como la pornografía, esperaba encontrarme con algo más… ¿elaborado? ¿punzante? El estilo del autor requería una historia de este tema, pero va y escribe esta historia insultántemente previsible, llena de clichés y falta de originalidad. Sigo pensando que el autor debería volver a escribir sobre este tema, que estoy seguro calza perfecto con sus intenciones y estilo. Prefiero pasar por alto Snuff y fingir que nunca la leí. Valoración 2 / 5

Hijo de ladrón de Manuel Rojas

OH-DIOS-MIO qué libro más tedioso, soporífero, en fin, aburrido. Ya sé que es un clásico de la literatura chilena, que cambió la forma de entender la narrativa y todas las otras frases de libro de texto. Pero lo odié. Odié su historia, los personajes, la trama, ¡todo! Interesante es, no obstante, la forma de narrar. Pero no es suficiente. Después me enteré de que hay más libros que continúan la historia. PERO-QUÉ-DICES. Valoración: 1 / 5

Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chbosky

El libro más sobrevalorado que he tenido la desdicha de leer. Una tormenta de compasión y previsibilidad desde la primera página. No digo más porque ya me desahogué en la reseña. Valoración: 2 / 5

¡Y ese ha sido el recuento! Me gusta pasar por las mejores lecturas del año que publican ustedes, siempre me encuentro con libros sumamente interesantes y acabo con ganas de leer varios. Personalmente evito un poco las de los críticos de diarios en castellano, los libros se repiten demasiado. En fin, antes de acabar quisiera hacer una mención especial a La niña del pelo raro, de David Foster Wallace.

descarga (4)

Leí el libro casi entero, salvo la novela “corta” del final. Lo estaba disfrutando muchísimo, y de pronto lo perdí. Desapareció de mi casa, no estaba en el colegio, ni el auto, ni en ninguna parte. Pregunté a amigos, a profesores (por si lo había dejado en alguna sala) y busqué, con desesperación, en toda la casa. Y nada. Absolutamente perdido. Tenía muchas ganas de leer la última parte, la novela corta, al parecer, es una interesante reflexión sobre la literatura, sobre la creación y sobre la posmodernidad. Seguramente habría sido una de las mejores lecturas del año. Eso sí, aquí está el mejor relato que he léido (tampoco he leído muchos, pero este me encantó especialmente). Se titula Aquí y allá, y es sublime. Los invito a leerlo y a maravillarse por la estructura, la historia, y por Wallace, que es imposible no maravillarse ante él.

Eso es todo por hoy, ¿han leído alguno de los libros? ¿Los conocían? Espero que hayan tenido un excelente año de lecturas, y que en el próximo puedan -podamos- seguir descubriendo nuevos autores, nuevas lecturas, nuevas historias que nos permitan descubrir, en cada libro, la magia de la literatura, su importancia en nuestras vidas, y en la forma en que esta nos permite comprender el mundo.

¡Felices fiestas!