‘Room’ de Emma Donoghue

En Palma, cerca de la Catedral, hay una librería de libros de segunda mano exclusivamente en inglés. Su aspecto es misterioso e incluso asfixiante :altas paredes llenas de estantes y estrechos pasillos, polvo y ediciones paperback por todas partes. El año pasado había entrado una vez, sin embargo sin comprar nada. Aún no comenzaba a leer “sistemáticamente” en inglés. Este año, en cambio, para aprovechar una oferta de 3 libros por 10 euros compré algunos títulos muy interesantes. Ya he comentado previamente mi reticencia a comprar libros de segunda mano, principalmente por el estado en que en general se encuentran, sin embargo, estos tres que encontré tenían un estado casi impecable. El primero que cogí es Room, un título que me sonaba, estaba seguro de haber leído y oído (por Booktubers en Youtube) algunos comentarios, y sin detenerme a mirar de qué trataba, lo compré.

Room nos cuenta la historia de Jack, un niño que crece atrapado en una habitación junto a su madre. No conoce el mundo exterior, aprende gracias a la televisión y a su increíblemente tenaz Ma (su madre), y pasa los días en cierta monotonía. ¿Cómo llegaron allí? ¿Por qué están encerrados? Años atrás, un hombre secuestró a una joven estudiante de college y nunca se supo más de ella. Los años pasaron y su caso cayó en el olvido. Old Nick, el hombre, la encerró en una habitación y comenzó a violarla sistemáticamente. Fruto de esta barbarie nace Jack. Pero su vida, lejos de lo que el lector podría pensar, no es tan dura. La historia es contada por él mismo, y al no conocer nada más salvo los límites de Room (la habitación) no siente añoranzas, salvo contados momentos de extrañeza. Con el pasar de los años comienza a sentir que ciertas cosas no acaban de calzar. En su madre, no obstante, advertimos los traumas y cargas de la situación; en ocasiones tiene días en los que no se levanta de la cama, y su hijo, ya acostumbrado, se prepara la comida. Pero la novela, en cuanto a trama, no es solamente eso. Debidamente señalizado haré una parte para hablar de ciertos detalles, spoilers, para los que ya han leído la novela.

La historia, como dije, está narrada desde el punto de vista del niño. Lejos de ser una narración torpe, la voz del niño tiene la seguridad de alguien que a aprendido a comunicarse y que no ha ensuciado su vocabulario en el proceso. Gracias a programas educativos y a su madre, Jack habla. Sus miedos, la forma en que entiende la habitación y su situación puede resultar devastadora, al igual que la historia que crea para explicar situaciones “de mayores”. Jack llama a las cosas por su nombre: Table, Rug, Car, etc; entiende las cosas como utensilios únicos, y solo cuando las ve en la televisión se percata de que existen más cosas de las que tiene en su habitación. En general los personajes de la novela están inteligentemente delimitados desde la visión del niño, y reflejan los distintos estereotipos o reacciones que acompañan a situaciones como las descritas en Room, como los periodistas que venden la historia o los familiares entrometidos.

SPOILER Además de la forma en que Jack vive en la habitación, me gustó la forma en que la autora describe el proceso de “recuperación” en la clínica psiquiátrica, que incluso puede ser concebida como una nueva prisión. Al comienzo del libro pensé que todo trataría de la vida en Room y que acabaría con el escape, sin embargo, precisamente por eso, me llevé gratas sorpresas al comprender que la autora pretende contar toda la experiencia que conlleva haber sido secuestrado/a de esa forma. Desde la reacción de familiares (¿a nadie más le pareció insoportable la abuela de Jack?), hasta el papel de la prensa. Sí, estas historias humanas venden y proporcionan puntos de rating. Respecto a eso se desprende cómo se trata a los protagonistas como animales de entretenimiento. Por ejemplo, el encuentro de Jack con una “fan” de su historia. El regreso de Jack y Ma a la habitación también me gustó mucho, sobretodo la forma en que la Madre intenta sobreponerse al saber que Jack se beneficiará de la visita. Y hablando de sobreponerse, el intento de suicidio me tomó completamente por sorpresa. La forma en que se intenta “explicar” el suceso al niño me pareció muy acertada. En fin, que el libro es una sucesión de situaciones devastadoras y emocionantes. FIN DEL SPOILER. 

Finalmente, creo que la intención del libro es mostrar cómo construimos el mundo desde la infancia, con todos los límites que nos pone el entorno, o las mismas personas que nos cuidan y protegen. A partir de una situación límite como es el secuestro y la crianza en cautiverio de un niño, Emma Donoghue nos propone conocer nuestra habitación. Una historia cruda, honesta, con todos los aciertos y errores de una madre desesperada, contada con un estilo acertado y cargada de reflexiones interesantes sobre la niñez en la época actual, y llena de momentos emotivos que obligan al lector a sumergirse en una claustrofóbica atmósfera. Una lectura adictiva y emocionante, un viaje al sufrimiento y a la esperanza; a la vida y la muerte; a la infancia y a la adultez; a consciencias atormentadas y a personas abominables tan reales como las que podemos encontrar en nuestro mundo. Personas abominables que, no obstante, nos hacen comprender la importancia de ciertos valores y formas de entender la vida.

ranking 4 (v1)
4 / 5
Anuncios