2014 en libros.

Siempre es agradable leer listas de cosas: las mejores películas, los libros que leer antes de morir, las exposiciones de arte más pretenciosas y vacías. Son sencillas, rápidas de leer, y entregan las recomendaciones que buscamos. No hay mucho que comentar en cada ítem, pues la idea es simplemente decir por qué incluimos ciertos títulos en lo mejor o lo peor del año, y ya está. Tras un par de minutos de lectura comprendemos el punto de vista de quien escribe y podemos adivinar gran parte del contenido de su blog. Esta entrada, al igual que la del año pasado, es una ventana a lo que ofrezco en mi página, y cuenta con todos los elementos que pretenden hacerles creer que mi blog es interesante de leer: no hay largas disgresiones sobre personajes, no expondré detalles de la trama, y tampoco haré un análisis de la obra. Los invito, pues, a comentar conmigo cuáles fueron mis mejores lecturas de este año. Además, y lo menciono en negritas, espero sus comentarios, sobretodo si no están de acuerdo con mis elecciones, pues ese tipo de comunicación es la que siempre espero al subir una entrada. Quiero que alguien me exponga su punto de vista, me diga cultamente que me equivoco, que me invite a debatir. Entre comentarios del tipo ¡lo apuntaré, gracias! o ¡lee mi novela, la próxima revelación del 2015! y el odio de los haters, me quedo definitivamente con estos últimos. Así que si concuerdan conmigo, o piensan que he perdido la razón al escribir esta entrada, ¡coméntenlo! ¡Comentemos! Hablemos de libros.

2 NOVELAS DECEPCIONANTES PEORES LECTURAS DEL AÑO

Si me preguntan por la peor lectura de este año instantáneamente responderé El temor de un hombre sabio, un tocho de más de mil páginas que impacta por lo vacío de sus capítulos, el desagradable cambio en el ritmo que ocurre avanzadas 400 páginas y las cantidades industriales de paja que usa el autor para rellenar y abultar la historia. Por otra parte, casi tan decepcionante como el libro de Rothfuss, está Mr. Mercedes de Stephen King, su intento de escribir una novela policial, que intentaré no recordar hasta que lea la segunda parte, porque soy masoquista y continuaré con la trilogía.

MEJORES LECTURAS DEL AÑO

Comencemos por algunos libros que, no obstante son excelentes y también las menciono dentro de las mejores lecturas del año, no alcanzan a ingresar al Top 10. Obras impresionantemente innovadoras como La casa de hojas, de Mark Z Danielewski, un autor que decide llevar al límite la interacción entre lector y libro, con una propuesta transgresora que nos invita a jugar; pasé verdaderos momentos de tensión con este libro, no solamente cuando tenía que torcerlo y ubicarlo frente a un espejo para poder leer ciertos pasajes. Otra novela que destaca por la experimentación es Fantasmas, de Chuck Palahniuk, un autor que busca en cada novela impactar al lector. Aquí junta distintas historias que escribe un grupo de autores confinado a un retiro de creatividad, cuya oscuridad solo sirve para destacar el lado siniestro de sus narraciones. La mejor novela que he leído de este autor, sin dudas. Cambiando radicalmente de género, menciono The knife of never letting go, primer libro de la trilogía Chaos Walking de Patrick Ness, con la nos invita, con una voz que estiliza las palabras del niño protagonista, a conocer un mundo en que todos pueden oír los pensamientos de todos, en un planeta lejano que se prepara para albergar a la civilización humana que escapa del desastre en que se ha convertido la Tierra. Aunque me habría gustado ponerlo en el top, ya incluí otro libro del autor, A monster calls, e intentaré variar un poco los títulos. Finalmente quiero mencionar la conmovedora Stoner, una novela magistral que nos habla de la mediocridad y una extraña forma de entender el éxito, a través de los días normales de la vida normal de un protagonista normal. Ahora, sin otras menciones especiales que hacer, avancemos al top 10.

LAS 10 MEJORES LECTURAS DEL 2014

lo mejor 1

10. ‘Sobre la belleza’ de Zadie Smith.

Quiero destacar la universalidad de este relato, lo fácil que es identificarse con este grupo de académicos en guerra intelectual, la familia ecléctica de los profesores y sus constantes conflictos. Divertida e irónica, Zadie Smith compone una novela en donde la profundidad y la agudeza intelectual se dan la mano en un tour ameno y entrañable. Llena de premisas ocultas y no tan ocultas, se me ocurre que Sobre la belleza podría anunciarse con el siguiente eslogan: Los académicos también son personas. Y aunque hay una interesante discusión sobre la belleza, sus representaciones, y conceptos como la discriminación positiva, creo que para captar lectores resaltaría el aspecto humano de esta novela.

9. ‘A sangre fría‘ de Truman Capote

Seguramente muchos de ustedes conocen este libro, “novelización” de los eventos ocurridos a la familia Clutter y la posterior investigación, que masificó un incipiente género llamado True Crime. Capote es un genio. Un hombre con semejante don para captar el alma humana solo merece ese apelativo, y si a esto le sumamos un talento especial para la prosa obtenemos la impresionante obra que este libro es. Emocionante, impactante y cruda en sus implicaciones, A sangre fría nos obliga a ver a los asesinos como nunca antes habríamos hecho. Imprescindible. Una de las novelas que todos deberíamos leer alguna vez.

8. ‘Casa de campo’ de José Donoso

Una obscura y grotesca novela, cargada de simbolismos y alegorías sobre la historia de la violencia en Chile, contada con la prosa que solo Donoso sabe producir. Seguramente lectores extranjeros no captarán la totalidad de referencias (como seguramente muchos lectores nacionales tampoco lo harán, porque por momentos no sabes si el autor se refiere a un hecho histórico o a otro. Una interesante ambigüedad que nos obliga a jugar con él), sin embargo si desean conocer un Chile literario diferente, los invito a descubrir esta magnífica obra.

7. ‘A monster calls’ de Patrick Ness

Una conmovedora novela sobre un niño visitado por un monstruo que le intenta arrancar a base de historias y ficciones la verdad inherente que lleva dentro. Una pista: se relaciona con la catastrófica enfermedad de su madre. Con una prosa sencilla y perfecta, el autor presenta esta novela que emocionará a niños y adultos. Me habría gustado leerla en la edición ilustrada, y recomiendo que, si pueden, la consigan, sin embargo, no son necesarias para disfrutar esta maravillosa historia.

6. ‘Middlesex‘ de Jeffrey Eugenides.

La lectura de noviembre en el Man Pulitzer Book Award Project llega directo a las mejores lecturas del año. Una saga familiar que recorre décadas y continentes hasta desembocar en Cal, una persona nacida dos veces, primero como chica y luego como chico, que nos cuenta en primera persona (que además nos obliga a plantearnos el narrador protagonista de otra forma) la historia de su autodescubrimiento. La prosa precisa del autor, una habilidad épica de hacer de esta historia una incesante cadena de acontecimientos que no da tregua al lector y su humor y cariño especial para tratar a los personajes, constituyen un libro magistral, ganador del Pulitzer, que se instala entre las grandes novelas americanas, y en las grandes lecturas de mi vida como lector.

lo mejor 2

5. ‘American Psycho’ de Bret Easton Ellis.

Esta excesiva novela es desagradable de leer. Grotesca en sus pasajes más vanidosos y hasta vomitiva en sus escenas salvajes. Pese a esto, me parece necesaria, toda una experiencia de lectura que cumple su objetivo: forzarnos a pensar. Patrick Bateman es millonario, es exitoso en su trabajo como hombre de negocios y ha cumplido el ideal americano del éxito financiero-social que muchos han perseguido en las últimas décadas. Bajo su ropa cara y sus productos cosméticos, se oculta un monstruo que recorre Manhattan cometiendo crímenes atroces. Pero la brutalidad de la novela no se limita a las escenas de desagradable violencia. La novela es un todo que funciona a la perfección, un microcosmos descompuesto que nos arrastra a la locura y nos obliga a presenciar el espectáculo destructivo que es el protagonista, un verdadero productos de la sociedad que ha sido liberado y olvidado por sus creadores, el oscuro sistema.

4. ’22/11/63‘ de Stephen King

Las dos novelas del maestro que aparecen en esta entrada comparten una intención común: probar suerte en un género poco usual para el maestro del terror contemporáneo. A diferencia del libro que mencionaré después, en 22/11/63 encontramos a Stephen King en su esplendor como narrador, mezclando elementos de la crónica histórica, el thriller, los viajes en el tiempo y las implicaciones casi metafísicas del mundo que entronca en la Torre Oscura, en una historia entrañable e impecable. Personajes que ya son viejos amigos, sometidos a una trama que no da tregua el lector, que nos mantiene en vilo hasta el final, atraviesan el tejido espacio temporal para ofrecernos la novela que faltaba en el impresionante arsenal literario en que se ha convertido la obra de uno de los grandes narradores de Norteamérica.

3. ‘Ampliación del campo de batalla‘ de Michel Houellebecq

Una novela breve, concisa y difícil de asimilar, que nos lleva al complejo campo de batalla creado tras la asimilación del modelo neoliberal. Memorables pasajes nos presenta este libro, como el escape a la naturaleza del protagonista, sus reflexiones sobre lo complejo que es comprar una cama, o su peculiar opinión sobre las mujeres y sus terapeutas. Incómoda, divertida de leer, y muy precisa en cuanto a sus pretensiones, esta novela me presenta a un autor que seguiré durante el 2015.

2. ‘La trilogía de Nueva York’ de Paul Auster

Tres novelas breves interconectadas en un mundo ambiguo y emocionante. Tres ejercicios literarios que mezclan géneros y derriban barreras, componiendo la primera gran obra del novelista americano Paul Auster. Este es uno de esos libros que terminas con la boca abierta, sabiendo que volverás a devorar en poco tiempo, porque en una lectura es imposible captar su oscura profundidad. Múltiples son las razones por las que este libro es una obra de culto, imprescindible en el “canon posmoderno”, y abarcan desde la reflexión sobre el lenguaje y sus limitaciones, la naturaleza de la literatura y las posibilidades de la ficción literaria. Ambiciosa y juguetona, esta novela concentra los mejores elementos del autor, que intentará retomar en sus posteriores trabajos.

1. ‘La broma infinita’ de David Foster Wallace

Esta infinita novela, que literalmente se burla del lector en muchos momentos, arrastrándolo por monólogos sobre la naturaleza de las videoconferencias, las intrincadas reglas de un curioso juego llamado Escatón, los ligues amorosos de un adolescente y luego las conversaciones de espías-asesinos en silla de ruedas, con un futurista telón de fondo que abarca políticas separatistas y una película que mata a quien sea que la vea. Una locura de libro, que no volveré a comentar aquí, así que les dejo la anti-reseña que escribí tras la extenuante lectura. Eso sí, un último comentario, y quizá la razón por la que es, indiscutiblemente, mi mejor lectura del año: si tuviera que elegir el momento más conmovedoramente humano, más desgarrador, honesto y maravilloso, de los 365 días que pasé leyendo durante el 2014, lo encontraría en esta novela. David Foster Wallace no es una leyenda, solamente, por la impresionante forma de concebir una novela que aportó a la literatura, burlando las reglas de linealidad y legibilidad, sino también por su inusual comprensión de aquello que se oculta o que intentamos ocultar dentro de nosotros, sentimientos que él rescata y analiza, deconstruye y clarifica, ya sea en intentos monólogos o en lentas secuencias de acción incesante.
Impresionante. Imperdible. Imprescindible.

¡Y aquí termina este recuento de lecturas! ¿Han leído algún libro del Top 10? ¿O de mis decepciones del año? Cuéntenme sobre sus lecturas del 2014 y sus propósitos lectores para el año que comienza.

¡Feliz año 2015 a todos!

‘El temor de un hombre sabio’ de Patrick Rothfuss

El nombre del viento es, posiblemente, uno de mis libros favoritos; incluso diría que es mi Harry Potter. Si bien amé la saga de JK Rowling, la releí un par de veces y seguramente volveré de visita a Hogwarts próximamente, La Universidad y el universo de Rothfuss me emocionaron de una manera más profunda. La magia se veía difícil, con mecanismos complejos y misteriosos, más elaborados que los hechizos que murmuraban Harry y sus compañeros. Lógicamente, tras haber releído la primera novela de Crónica del asesino de Reyes para continuar con la saga tenía altas, altísimas, expectativas para el segundo volumen. Así que mi decepción fue aún mayor cuando cerré el libro tras 1200 páginas de nada, nada decorada con una prosa artificiosa y, por momentos, casi lírica; una nada tan pretenciosa que mi indignación se convertía en ira en innumerables momentos. De culto es el perfeccionismo del autor; cuenta la leyenda que ha revisado muchas veces los manuscritos antes de mandarlos a la editorial, sobretodo este que hoy nos convoca. ¿Qué sucedió, entonces?

En esta reseña habrán spoilers, lo siento, pero es la única forma de aclarar ciertos puntos sobre esta novela. Así que brevemente, para aquellos que no han leído el libro, diré que no me gustó, pero que espero con ansia la conclusión de esta saga. ¿Por qué? Porque aún, pese a este tocho interminables, tengo fe en la construcción cuyos cimientos se despliegan en El nombre del viento. Diría que esta novela es un mal necesario. Ahora, sin más dilaciones, la reseña de El temor de un hombre sabio.

La novela comienza minutos después del final de El nombre del viento, aún en la posada Roca de guía, en donde  Bast y Cronista se recuperan de una ajetreada noche azotada por lo que parece ser un demonio. Una memorable escena ocurre cuando el joven aprendiz (al parecer) se acerca a Cronista en medio de la noche para manifestarle sus planes: hacer que Kvothe recuerde quien es y devolverle así sus poderes, o su confianza, o lo que sea. Un plan tierno, de buenas intenciones, que simpatiza inmediatamente al lector. ¿Lo cumplirán? Supongo que esperaremos Las puertas de piedra para saberlo. Por ahora, proseguimos con la narración de sus días de gloria, resumidos en tres jornadas de extenuante narración.

El que corre por la vida, corre hacia la muerte

Las primeras cuatrocientas páginas de El temor de un hombre sabio son emocionantes y muy trepidantes. Vemos a Kvothe comparando su Alar con la misteriosa Devi (ELLA ES UNA MUJER MISTERIOSA, ROTHFUSS, NO LA MAL HECHA DENNA), visitando a Auri y estudiando como nunca, esta vez con Elodin, el estrafalario maestro nominador. Sus conflictos con Ambrose alcanzan una toxicidad divertida y de épicas proporciones, pues finalmente son el detonante de que Kvothe decida marcharse de La Universidad. Y desde este punto la novela se precipita en un abismo del que logra salir a flote en un par de ocasiones. Tenía esperanzas en el cambio de escenario, a ver si por fin vemos las grandes hazañas que narran las canciones sobre Kvothe, sin embargo, es poco lo que realmente sucede en 800 páginas de narración.

En mi tierra decimos: el clavo más alto es el que primero recibe los martillazos -arrugó el entrecejo-. En siaru suena mejor.

Kvothe viaja a Vintas a visitar al hombre más rico de ese rincón de la civilización, el maer, quien le encargará una misión: quiere que el joven músico/arcanista/mejor persona del mundo/bad-ass a tiempo completo le ayuda a conquistar a una mujer. Sí, señoras y señores, Rothfuss quiere que creamos que Kvothe puede conquistar a una mujer para otra persona, después de páginas y páginas recordándonos que el único punto débil del joven e inexperto Kvothe es su relación con el sexo opuesto. Lo curioso de esta parte de la trama es que resulta: Kvothe conquista a Meluan, una mujer de la aristocracia Lackless que odia a los Edena Ruh. Una de las teorías más populares en GoodReads sugiere que ella es la tía de Kvothe, argumentando que su hermana secuestrada por los Ruh es la madre de Kvothe, quien, se supone, dice al comienzo del primer libro que no deben molestar a la familia Lackless. Suena plausible. Meluan tiene una misteriosa caja que conocemos al final del libro, pero de ella hablaré más adelante.

Cumplida esta misión, o mejor dicho en paralelo al cortejo, Kvothe salva al maer de ser intoxicado por su consejero/médico que además resulta ser arcanista. Eso sí que suena lógico, y gracias a este acto heroico nuestro protagonista se gana el favor y la confianza del maer. En esta parte de la novela conocemos además algunos datos sobre los sistemas sociales de Vintas, los significados de los anillos para los pobladores, los chismes que circulan en la corte y volvemos a ver a Denna, ay, Denna, tan forzadamente interesante. La verdad es que, pese a ser un personaje pobremente construido, me cae bien. Me gusta que huya constantemente, que no le dé a Kvothe lo que quiere (seguramente ella sabe que el pelirrojo la ama, LOS CUATRO RINCONES DE LA CIVILIZACIÓN SABEN QUE KVOTHE LA AMA) y se muestre fuerte y decidida por fuera pero frágil por dentro. Un recurso fácil, pero a ratos efectivo. Al final de esta parte la pareja pelea y se separa, por una canción, porque Kvothe no pudo morderse la lengua y no criticar la composición que con tanto esfuerzo escribe la queridísima Denna.

(…) te empeñas en burlarte de la gente- dijo ella-. Te juro que nunca he conocido a un hombre con un don como el tuyo para caer mal a los demás. Si no tuvieras ese encanto personal, a estas alturas ya te habrían apuñalado.

El escenario vuelve a cambiar. Kvothe, sin nada que hacer en Vintas, sin Denna y cumplida la misión del maer, recibe otro encargo: debe viajar por los caminos del rey para capturar a unos bandidos que asaltan a los cobradores de impuestos. Aquí sucede uno de los episodios más emocionantes del libro, cargado de magia de sangre y rayos a los Tárbolin el Grande; pero, como muchas de las hazañas de Kvothe, como él mismo reconoce, han sido magnificadas por la leyenda, y saber qué ha hecho desde su punto de vista resulta esclarecedor, mas no menos impresionante. Punto para Rothfuss.

Ahora llega Felurian. Felurian, ninfa ultra sexual, diosa carnal en medio del bosque, ser fata, protagonista de 100 tediosas páginas de sexo implícito. Felurian, la definición de personaje interesante arruinado por el autor. Porque esta mujer, o hada, ser viviente-noviviente, capaz de enloquecer a los hombres con sus habilidades sexuales, resulta tremendamente interesante dentro del folclore que el autor intenta proponer. Como relato habría servido, como cuento corto, pero no durante páginas y páginas y muchas más páginas. La prosa de Rothfuss, además, le juega una mala pasada, intentando dotar de lirismo fantástico la forma en que Kvothe pierde la virginidad, algo que Felurian no sabe, pues ella piensa que este joven de dieciséis años es un maestro sexual de manos hábiles de poeta y cuerpo curtido por la vida. I MEAN SERIOUSLY.  La escena en que él le confiesa que era virgen y ella no le cree roza altísimos niveles de ridiculez.

Pero si de ridiculez se trata tenemos otros momentos en el libro. Hay un memorable episodio en que Kvothe realiza intercambio cultural folla con mujeres de Ademre (porque tras perder la virginidad se desata sexualmente por Los Cuatro Rincones de la Civilización acostándose con todas las chicas que caen rendidas ante su SIMPATÍA) y una de ella le dice que su cultura cree que los hombres no sirven de nada y que no contribuyen en el acto de procrear. Una cultura de sabiduría milenaria, artes marciales de renombre internacional (que el autor tampoco pretende explicar, por cierto) y tradición hermética piensa que las mujeres guardan microbebés en su interior que se activan en ciertos momentos  y se desarrollan. Bien.

Siguen las sorpresas. Kvothe vuelve de sus aventuras con Felurian y narra algunas cosas en una taberna. Ahora, todo un hombre, no siente timidez ante las insinuaciones de una camarera.

Cuando terminé de contar mi historia, reivindicó su derecho sobre mí y me llevó a su habitación del último piso de la Buena Blanca. Aquella noche dormí muy poco, y Losi estuvo más cerca de matarme de lo que había estado Felurian jamás (PERO QUÉ ME ESTÁS CONTANDO). Resultó una compañera deliciosa, tan maravillosa como Felurian. Pero ¿cómo es posible?, os preguntaréis. ¿Cómo puede compararse una mujer mortal con Felurian?

Y ahora viene la frase notable, la cita célebre del libro, aquella que levantó la ira de muchas lectoras en internet. Este, señoras y señores, no es Kvothe hablando, es Patrick Rothfuss:

A veces un hombre disfruta oyendo una sinfonía. Otras le apetece más una giga. Con el amor pasa lo mismo. Cierto tipo de amor resulta adecuado para los mullidos almohadones de un claro crepuscular. Otro resulta natural en el desorden de las sábanas de una cama estrecha en el último piso de una posada (hasta aquí vamos bien). CADA MUJER ES COMO UN INSTRUMENTO, Y ESPERA QUE LA ENTIENDAN, LA AMEN Y LA TOQUEN FOLLEN CON DELICADEZA, PARA POR FIN HACER SONAR SU VERDADERA MÚSICA. Habrá quien se ofenda con esta manera de ver las cosas. Habrá quien piense que degrado a las mujeres (…). Pero ESOS NO ENTIENDEN EL AMOR, ni la música, ni me ENTIENDEN A MÍ.

A veces vemos a Kvothe quejándose de que le ofende el modo subjuntivo del lenguaje, la actitud de los poetas (porque la poesía es música sin sonido, es inferior, etc, etc), y muchas otras cosas. Mi problema fundamental es que el personaje habla más de lo que hace, sus historias a veces son inverosímiles y cuentan con kilos y kilos de relleno.

Y llegamos al final del libro. Ha pasado menos de un año en la novela y millones de eones en la mente del lector, entre Interludios cada vez más inútiles el autor comienza a jugar sus últimas cartas, casi intentando desesperadamente de atraer la atraer la atención de los lectores. Bast intenta “resucitar” a Kvothe, el hombre que espera la muerte, enviando ladrones a la taberna, logrando solo que Reshi acabe destrozado por la paliza. Ironías fuera, esta resulta ser la escena más emocionante del libro: ver a Kvothe, intentando hacer algo, siendo derrotado por su incapacidad y la fuerza bruta de vulgares maleantes. Algunas piezas calzan en la mente del lector. Conocemos la caja de Meluan, la esposa del maer, hater de los Ruh, quien al aparecer es la tía de Kvothe. ¿Guarda esta caja el nombre de Kvothe? ¿Es por esto que ya no recuerda quién es? Una interesante escena con Elodin enloqueciendo de miedo ante la perspectiva de cambiarse el nombre puede revelarnos muchas cosas. ¿Qué son las puertas de piedra? ¿Son aquellas que Kvothe descubre bajo El Archivo en el primer libro? ¿Qué esconden? ¿Quiénes son los Chandrian? ¿Quién robó la luna? ¿Qué sucedió con Auri? ¿Es Elodin un Amyr? ¿Son Amyr los Amyr? ¿Quiénes son los Amyr? Preguntas y más preguntas no respondidas en más de 1200 páginas de novela.

Quiero finalizar diciendo que, pese a la indignación que me provocó esta novela, me divierto especulando sobre las posibles respuestas que Rothfuss revelará en el último libro. Mantengo, por cierto, mi crítica sobre la falta de información sobre el mundo que el autor intenta construir. Falta historia, faltan siglos de historia, riqueza cultural de verdad. Creo, o quiero creer, que el tercer libro será monumental y aún mejor que la primera novela. No entiendo las pretensiones del autor para El temor de un hombre sabio, pero sí estoy seguro de que fue sobrepasado por sus intenciones. Simplemente, le salió el tiro por la culata. Quiero conocer qué sucedió con Kvothe, de qué huye, cómo perdió la confianza exasperante en sí mismo. Algo me dice, no obstante, que quedan más libros por delante, que con The doors of stone se acaba un ciclo y, quizá,  se inicia el despliegue de un mundo que es impresionante por sí mismo, sin la necesidad de rellenos forzosos.

ranking-2-v1
2 . 5 / 5

Julio y agosto en libros

Un mes, un mes sin subir ni una sola entrada al blog. No estuve de vacaciones, ni descansando, sino todo lo contrario; entre las clases y el Preuniversitario habría necesitado un giratiempos para comentar y leer mis lecturas. Porque tampoco he leído mucho en estos últimos dos meses. He comenzado algunos libros que aún están pendientes de terminar, como Uglies de Westerfeld, que me estaba gustando bastante y lo dejé cuando me faltaban 100 páginas para terminar, o los cuentos de Dave Eggers reunidos en How we are hungry, una lectura genial que aún no logro terminar. Comencé también Evolución, de Richard Dawkins, que también espero retomar pronto. Creo que estuve un par de semanas en una extraña apatía lectora, sin leer nada de forma comprometida, y también estuve más de tres semanas (o casi un mes) con El temor de un hombre sabio, un libro sobre el que me quejaré más adelante. Así que, como ven, solo hay cuatro libros que comentar en esta entrada.

  • La ópera flotante de John Barth.

Una novela narrada por un personaje que nos invita a dudar de sus intención, a dudar de la duda de sus intenciones y de la forma en que narra, que dosifica la información y la entrega en clave comedia es ciertamente un trabajo que vale la pena leer. En La ópera flotante este coloso de las letras norteamericanas nos cuenta un día en la vida Todd Andrews, un día muy particular en que cambió de opinión. ¿Sobre qué cambió de opinión? No lo sabemos, pero el narrador se encargará de entregarnos los detalles, siempre y cuando confiemos en él. Resulta impresionante el dominio que demuestra el autor en esta, su primera novela, respecto a la estructura del relato. Simulando una ópera flotante, un barco que viaja de ciudad en ciudad representando una obra de teatro fragmentaria, el autor va y viene sobre distintos momentos de su vida que acabaron por crear al ser hipócrita, sarcástico y reflexivo que aborda cuestiones sobre el valor de las acciones y la existencia desde una irreverente racionalidad. Tengo un par de reparos sobre ciertos momentos anticlimáticos (no sé cómo decir el equivalente castellano de anticlimatic. Si alguien sabe cuál es, le pido que lo mencione en los comentarios 🙂 ) hacia el final, además de la extraña reflexión final, sin embargo, me ha parecido una novela notabilísima, divertida y cruda, profundamente inteligente e interesante. Aquí, además, está la escena de guerra más impresionante que he leído, que impacta por lo honesta y original propuesta del miedo y el dolor que hace. Si tienen la suerte de encontrarse con esta novela, no lo piensen dos veces y léanla.

ranking 4 (v1)
4 / 5

 

  • Nunca me abandones de Kazuo Ishiguro

Al terminar la novela quedé profundamente cabreado con la editorial y la sinopsis que escribieron para esta edición, así que antes de comenzar esta breve reseña que SUGERIRLE CORDIALMENTE A LA EDITORIAL ANAGRAMA QUE REVISE LA SINOPSIS PORQUE ARRUINA un poco LA EXPERIENCIA DE LECTURA DE ESTA NOVELA. La gracia principal de Nunca me abandones es el original tratamiento que hace de una sociedad distópica que luce muy, muy similar a la nuestra, presentando la acción principal es un internado situado en una mansión victoriana. Suena curioso, bastante interesante, sin embargo, si leemos un poco más la sinopsis oficial sabremos cosas que nos privarán de la sensación de qué está sucediendo que podría haber sentido. Pese a todo, es un buen libro y me gustó. Lo recomiendo, y si las pocas cosas que dije aquí les convencen, léanlo sin consultar la contraportada.

ranking 4 (v1)
4 / 5
  • Ampliación del campo de batalla de Michel Houellebecq

Este libro, ESTE LIBRO, es impresionante, una puñalada al directa a la mente, un golpe seco y doloroso que obliga a pensar. Una novela existencialista en la tradición de El extranjero situada en Francia en la que un ingeniero informático que atraviesa sus días con la pasividad de quien vive ajeno al mundo, mas no abstraído de él. Aunque a veces da la impresión de que se trata más de un compendio de anécdotas y viñetas que de una novela con estructura formal, el lector se encuentra tan inmerso en cuestionamientos que no nota nada. La prosa parca y fría del autor contrasta con la intensidad de sus reflexiones, el fino y crudo humor permite pensar sobre esa generación en la que se probó el modelo neoliberal, y la guerra por la vida y la libertad se extendió a otros ámbitos de la existencia (la ampliación del campo de batalla), mermando lo social, lo sexual y lo racional. Un imperdible. La mejor lectura de estos dos meses.

ranking 5 (v1)
5 / 5
  • El temor de un hombre sabio de Patrick Rothfuss

Después de la maravillosa experiencia que tuve en mi relectura de El nombre del viento, lógicamente iba con altas expectativas a encontrarme con la continuación de la Crónica del Asesino de Reyes. Pero, en mi humilde y enfadada opinión, esta novela no está a la altura de la predecesora, cargando una historia de paja y detalles innecesarios, dejándonos con ganas de saber cosas relevantes sobre la historia de Kvothe y el estado de su mundo. Me gustó, no obstante, sobretodo las primeras (brillantes) 400 páginas. Podría haber sido un novelón de los grandes, una épica fantástica de proporciones, pero no. Planeo desahogarme en extenso respecto sobre esta lectura durante la semana, así que no profundizaré en los detalles. Por ahora, mi valoración general:

ranking 3 (v1)
3 / 5

A PROPÓSITO DE…

The Man Pulitzer Book Award Project, prometo mandar un correo mañana sobre la novela que acordamos hace algunas semanas, To kill a mockingbird. Lamento mucho el retraso. Surgió además la idea de leer en diciembre El arco iris de la gravedad a modo de masoquismo suicida, y lo comento aquí por si alguien más se anima. Cualquier pregunta respecto al desafío pueden plantearla en la entrada principal o a mi correo electrónico.

… cómo va mi #Summerthon, bastante mal. Tres semanas atrapado en el libro de Rothfuss me retrasaron bastante, pero planeo avanzar algunas categorías con un libro de cuentos clásicos en inglés (Dubliners de James Joyce) y un libro de divulgación científica. Quizá alcanzaré a lograr el desafío antes de la fecha límite.

2012, año de buenas lecturas.

Se acaba el año, y además de hacer un balance general de lo que fue mi vida durante los 365 días de este 2012, corresponde hacer un análisis de este variado año lector. Además de descubrimiento de autores y verdaderas decepciones con otros viejos conocidos, este año destacó por muy buenas lecturas, en palabras generales. Sin embargo también me encontré con chascos. Acompáñenme en este recuento lector 2012.

TOP 10 DE LIBROS 2012

10. EL OCHO, de Katherine Neville. Una compleja trama, que no decae en ningún momento, y que atrapa al lector desde el comienzo. De reelectura obligatoria (porque espero este año leer su continuación, El fuego), esta novela es un verdadero clásico del best seller.

9. EL PERFUME ,de Patrick Süskind. Es poco lo que se puede decir de esta novela, una verdadera obra maestra de los sentidos. Si no terminas sintiendo millones de aromas nuevos, es porque no leíste bien la novela, sinceramente. Con un protagonista complejo, al que adoramos pese a su atrocidad, El perfume representa

8. SALEM’S LOT, de Stephen King. Un clásico del género vampírico, una novela aterradora sobre extraños sucesos ocurridos en un pueblecito de Maine, y una visión sobre las conductas en zonas rurales de Estados Unidos. En la relectura de este libro encontré múltiples detalles que pasé por alto en la primera lectura, y en la adicción que me atacó lo leí en un par de días. Estos son los vampiros que me gustan…

7. ANIMAL FARM, de George Orwell. Una novela metafórica, demoledora, breve e increíblemente honesta. Una mirada diferente a la revolución rusa…y a la condición humana. En esta parodia del poder, disfrazada como cuento de animales, George Orwell nos da un ultimátum.

6. KAFKA EN LA ORILLA, de Haruki Murakami. No pongo este libro más arriba del listado (o, técnicamente, más abajo) porque todavía hay cosas que mi obtusa mente no acaba de comprender en relación a esta novela. Hay una cosa que sí es segura: repetiré de todas maneras con este autor.

5. LA SAGA DE LOS LONGEVOS, de Eva García Sáenz. Cuando la escritora me ofreció su libro para reseñar, y leí la sinopsis que ella misma proponía, no pude evitar sentirme fascinado por su argumento. Una vez terminado el libro la sensación prodominante es alegría. Alegría por el final, alegría por haber descubierto el libro, y alegría por haber aprendido muchas cosas. La novela está increíblemente bien documentada, y tiene un ritmo genial que no decae. Eva García Sáenz tiene un futuro arrollador como escritora. No lo había mencionado antes (en esta entrada)… ¡esta es su primera novela! Que se prepare el New York Times Best Seller Book list 😀

4. EL JARDÍN OLVIDADO, de Kate Morton. Pueden decir muchas cosas de este libro: que es un simple best seller, que fue hecho para vender, ¡lo que quieran! A mí me encantó la historia, el estilo de la autora, todo. La sensación de amor a los libros que se transmite en cada página me tenía encantado. La prosa de la escritora es más que la de una simple bestseller writer, así que anímense con esta novela, que de seguro los enganchará inmediatamente.

3. INDIGNACIÓN, de Philip Roth. Otro de los autores que descubrí este año, con una de sus más recientes obras: Elegía. Sin embargo después me aventuré con esta novela, un magnífico retrato de la situación de los jóvenes que se debatían entre servir a la patria en la guerra de Corea o servir a una sociedad que no sabe lo qué les exige.

2. EL NOMBRE DEL VIENTO, de Patrick Rothfuss. El autor es un mago de las palabras, y no porque nos presenta una novela de fantasías. Es diferente a muchas otras novelas del género, y me encantó.

2 – bonus. JUEGO DE TRONOS, de George R. R. Martin. Este año releí esta gran novela de fantasía épica. En un párrafo no alcanzo a mencionar todos los aspectos que me gustan de esta novela, así que los invito a leer la reseña. Agrego este  bonus al top 10 porque… bueno, si han leído esta novela saben lo increíble que es 😀

1. TORMENTA DE ESPADAS, de George R. R. Martin. Son muchos los lectores de la monumnental saga Canción de Hielo y Fuego los que aseguran que este es el mejor libro de la saga (hasta ahora). Para mí, que aún no termino el volúmen 4, esa afirmación me identifica. Durante sus más de 1000 páginas el lector no hace más que sufrir, emocionarse, histerizarse, llorar, sufrir nuevamente, y un largo etc después. Qué manera de unir tramas, crear universos y perfilar personajes. Con qué letalidad da golpes de efecto y mata a cualquier cosa que se mueva en pos de la trama. Solo una gran mente podría haber creado este universo, por su complejidad, profundidad e imaginación. La mejor novela del año que leí este 2012, sin duda alguna.

Como este año ha sido tan fructífero en cuanto a grandes lecturas, fue necesario hacer una selección sobre la cantidad de libros 5/5. Pero, como soy un blogero eficiente, agrego aquí la lista completa de libros valorados 5/5, quizá encontrarán algunas recomendaciones para este 2013 que se avecina.

1. EL OCHO, de Katherine Neville

2. KAFKA EN LA ORILLA, de Haruki Murakami

3. EL JARDÍN OLVIDADO, de  Kate Morton

4. LA SOMBRA DEL VIENTO, de Carlos Ruíz Zafón

5. EL NOMBRE DEL VIENTO, de Patrick Rothfuss

6. EL RAPTO DEL CISNE, de Elizabeth Kostova

7.EL JUEGO DE ENDER, de Orson Scott Card

8. SUNSET PARK, de Paul Auster

9. OLIVER TWIST, de Charles Dickens

10. LOS JUEGOS DEL HAMBRE, de Suzanne Collins

11. EN LLAMAS, de Suzanne Collins

12. EL PERFUME, de Patrick Süskind

13. SINSAJO, Suzanne Collins

14. CIUDAD DE CRISTAL, de Paul Auster

15. ANIMAL FARM, de George Orwell

16. EL EXTRANJERO, de Albert Camus

17. CHOQUE DE REYES, de George R. R. Martin

18. LA SAGA DE LOS LONGEVOS, de Eva García Sáenz

19. ELEGÍA, de Philip Roth

20. INVISIBLE, de Paul Auster

21. TORMENTA DE ESPADAS, de George R. R. Martin

22. ENSAYO SOBRE LA CEGUERA, de José Saramago

23. CUANDO TODO CAMBIÓ, de Donna Milner

24. LA CASA DE RIVERTON, de Kate Morton

25. EL MISTERIOSO CASO DE STYLES, de Agatha Christie

26. SALEM’S LOT, de Stephen King

27. INDIGNACIÓN, de Philip Roth

¿Malas lecturas? Sí, creo que unas cuantas, sin embargo ya ni recuerdo cuáles fueron, y creo que es mejor dejarlo así. Espero que este 2013 venga cargado de buenas lecturas, mejores que las de este año, si se puede.

Antes de terminar el año, un par de palabras más: espero que este venidero año sea estupendo para todos ustedes, lleno de éxito y logros; y, por qué no, ¡de muchos y buenos libros! Un abrazo a todos y…

El nombre del viento, de Patrick Rothfuss

Desde hacía tiempo que tenía ganas de leer este libro, que ha gozado de muchísimo éxito en el ámbito de la “fantasía de adultos”. Aquella rama del género fantástico ha experimentado un notorio auge en los últimos años, principalmente favorecido por la saga Canción de Hielo y Fuego y la finalización de la saga La Torre Oscura. La crítica, literalmente, recibió a El nombre del viento con los brazos abiertos, abalando su honestidad, historia y fuerza narrativa. Las expectativas que tenía puestas en Rothfuss eran grandes, debo reconocerlo, pero no me ha defraudado para nada. Sencillamente he revivido la experiencia que sentí cuando, hace muchos años (vamos, tampoco tantos; unos cuatro aproximadamente), leí la saga Harry Potter y me vi transportado a un mundo mágico y maravilloso.

 

Músico, ladrón, mago, asesino y héroe: ésta es la leyenda de Kvothe. Su verdadera historia sólo empezará a contarla en El nombre del viento.

«He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. «Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.»
En una posada llamada Roca de Guía por primera vez ocurre algo interesante. Kote, el posadero, asiste a la llegada de un hombre atacado aparentemente por un demonio, con forma de araña gigante. Carter, el herido, salva milagrosamente de aquel ataque. Nos encontramos en un mundo fantástico, sin embargo muy realista. Este mundo se divide en Los cuatro rincones de la civilización (mapa detallado en el comienzo del libro, como parte de una ilustración), en donde conviven criaturas extrañas, razas de seres humanos y magia, mucha magia. Pero la magia contenida en el libro no es como, por ejemplo, la de Harry Potter, en la que todo se concentra en una varita mágica y en el conjuro que se emplee. En El nombre del viento todo tiene una base “científica”, y para aprender a hacer “magia” se necesita estudiar, y no precisamente en un colegio. La simpatía es uno de los puntos más importantes de esta magia, y consiste en establecer vínculos entre objetos u elementos, a través de ciertas energías; muy parecido a lo que conocemos como enlaces químicos. Dominar aquellos temas requiere de años en la Universidad…


Kote tiene un silencio importante. Guarda dentro de si secretos increíbles, los cuales son conocidos por el mundo en parte, puesto que se han fusionado con rumores de taberna y suposiciones. Luego de que ocurre el incidente de la araña llega un misterioso hombre a La Roca de Guía, apodado Cronista, quien le hace un ofrecimiento interesante.


Y de pronto surge Kvothe. 
El posadero que en su vida fue un hombre importante comienza a relatar por primera vez la historia de su vida. Y para ello necesitará tres días completos para que el Cronista registre en sus cuadernos todo. Porque el Cronista ha llegado con ese objetivo: captar y sacar a la luz los secretos de la vida del mítico Kvothe, y acabar por de una vez por todas con los rumores de taberna. Precisamente por uno de ellos dio con Kvothe, quien se cambió de nombre a Kote y se estableció en la taberna junto a Bast, su aprendiz. Cronista accede a los requerimientos de Kvothe, y comienza a registrar el relato.

Kvothe comienza el relato con su infancia en un trupoe itinerante de Ruhs, un pueblo de artistas callejerros que, amparados por su mecenas, recorren el mundo mostrando sus espectáculos. En uno de estos viajes conoce a Abenthy, un arcano que se une a la troupe y congenia inmediatamente con el joven e inteligente Kvothe. Se convierte en su maestro, y comienza en enseñarle cosas que muchos universitarios aún no dominan. Kvothe, poseedor de una mente prodigiosa, comienza a absorver los conocimientos. Sus primeros acercamientos a la “magia” suceden con Abenthy; y el deseo por conocer y dominar nuevos temas se materializa.

Junto a Abenthy descubre el arte de invocar mediante los nombres (lo que dominan los futuros maestros nominadores). Invocar a los elementos naturales es una ardua labor, y solo se consigue con mucha dedicación. El más difícil de todos: el nombre del viento. Por un error, una causalidad o un accidente, Kvothe logra invocar al nombre del viento mientras practica con Abenthy, solo entonces tomará consciencia de sus capacidades.


Pero basta de asuntos de la trama. Nuevamente no me perdonaría contarles más cosas, porque es un libro excelente y merece ser disfrutado como tal. Además de ser excelente y entretenido es novedoso. Nunca antes había leído una historia así. Es muy original, y muy meticuloso. Años tardó el joven escritor en acabar esta novela, revisándola una y otra vez. El resultado: un libro increíble.


La novela se desarrolla mediante dos historias paralelas y dos narradores paralelos. En primer lugar está la historia transcurrida en el “presente”, en la taberna particularmente. En ella Kvothe se dispone a narrar su historia. Esta parte está narrada en tercera persona, con narrador omnisciente. La segunda es la narrada por Kvothe, en primera persona. Es la más extensa del libro (casi su totalidad). Aquella parte hace sentir al lector cosas bien interesante. En mi caso me sentía parte del libro, y pensaba que Kvothe me estaba contando a mi la historia. La forma de narrar que tiene Kvothe induce al lector a sumergirse en la trama.


El lenguaje, como les dije, está muy bien cuidado, sin llegar a ser pesado. Uno de los puntos más importantes considerados por los críticos para con esta obra es la forma de usar el lenguaje que tiene Patrick. De una forma amena e incisiva nos cuenta la vivencias de Kvothe. Relacionado con esto está la presencia continua de frases memorables. Tan inmerso estaba en la trama que no logré anotar todas las frases que encontraba. Sin embargo hay una que me gustó mucho, y recuerdo perfectamente.

Dejamos de ser niños cuando comenzamos a preocuparnos por el futuro

Kvothe se vio obligado a finalizar su infancia abruptamente, luego de que una gran tragedia se cerniera sobre su cabeza. Una tragedia relacionada con demonios…

La trama está perfectamente constituida. Es adictiva, dinámica y con increíbles giros. En ningún momento se torna enredada o pesada. Todo lo contrario: pese a su gran calidad se lee de un tirón. Resulta imposible no disfrutar con las aventuras de Kvothe.

Kvothe

Los personajes también son muy interesantes. Todos profundos y complejos, en especial Kvohte, quien tiene un gran desarrollo con el correr de las páginas. Las tragedias que lo atormentan endurecen y enfrían su carácter. Hay otros personajes que representan la antítesis de lo valores de Kvothe, a los cuales odié a muerte. En muchos momentos me sentí identificado con Kvothe, con ciertas actitudes que tenía. Inmediatamente el lector le coje cariño a este personaje.

Múltiples sentimientos se entrecruzan en las paginas. Desde amor, odio, ternura, amistad, ira, sed de venganza. Por envidia muchas veces algunas personas jugarán mal contra Kvothe, y será él quien pague las consecuencias. Porque, vamos, es raro ver a un chico de quince años escalar los rangos de la universidad de forma meteórica. Otros tardaron años en llegar a lo que Kvothe superó el primer día. Sin duda este chico es especial. Las primeras partes del relato son bastante dramáticas, y me recordaron a libros como Sin Familia, de Hector Malot.

Como les contaba anteriormente, este libro me recordó mucho a Harry Potter, principalmente por el entorno académico que envuelve al relato. Si bien Potter está dirigido a un publico generalmente juvenil (aunque son millones los adultos que se deleitan con las aventuras del joven mago), El nombre del viento es fantasía más madura. No significa que los jóvenes no puedan disfrutarla. En mi caso, tengo 15, y he disfrutado muchísimo de este libro, al igual que con Juego de Tronos.

Inevitablemente estas novelas se comparan entre sí (Juego de Tronos, Harry Potter, El señor de los anillos), pero esta es diferente. Todas son magníficas a su maneras. En lo personal, mi favorita es Juego de Tronos, pero esta no se queda atrás.

En resúmen, este libro es imprescindible para los amantes de la fantasía, y también para los que desean comenzar este género. Una aventura maravillosa, un personaje convertido en leyenda y una prosa prolífica y dinámica. ¿Qué más se puede pedir de una novela? Ah, sí, una secuela. Esta novela pertenece a la trilogía Crónica del Asesino de Reyes. Que continúa con El temor de un hombre sabio y Las puertas de piedra (título provisorio, aún no publicado en EEUU).

En internet este libro ha tenido gran influencia, principalmente porque el autor es un asiduo blogero. Existen varios grupos en internet, sin embargo el más grande (dirigido por la editorial) es “La historia de Kvothe.com”, que cuenta con web y grupo en facebook. En ella se pueden encontrar wallpapers y otras cosas para descargar.