2014 en libros.

Siempre es agradable leer listas de cosas: las mejores películas, los libros que leer antes de morir, las exposiciones de arte más pretenciosas y vacías. Son sencillas, rápidas de leer, y entregan las recomendaciones que buscamos. No hay mucho que comentar en cada ítem, pues la idea es simplemente decir por qué incluimos ciertos títulos en lo mejor o lo peor del año, y ya está. Tras un par de minutos de lectura comprendemos el punto de vista de quien escribe y podemos adivinar gran parte del contenido de su blog. Esta entrada, al igual que la del año pasado, es una ventana a lo que ofrezco en mi página, y cuenta con todos los elementos que pretenden hacerles creer que mi blog es interesante de leer: no hay largas disgresiones sobre personajes, no expondré detalles de la trama, y tampoco haré un análisis de la obra. Los invito, pues, a comentar conmigo cuáles fueron mis mejores lecturas de este año. Además, y lo menciono en negritas, espero sus comentarios, sobretodo si no están de acuerdo con mis elecciones, pues ese tipo de comunicación es la que siempre espero al subir una entrada. Quiero que alguien me exponga su punto de vista, me diga cultamente que me equivoco, que me invite a debatir. Entre comentarios del tipo ¡lo apuntaré, gracias! o ¡lee mi novela, la próxima revelación del 2015! y el odio de los haters, me quedo definitivamente con estos últimos. Así que si concuerdan conmigo, o piensan que he perdido la razón al escribir esta entrada, ¡coméntenlo! ¡Comentemos! Hablemos de libros.

2 NOVELAS DECEPCIONANTES PEORES LECTURAS DEL AÑO

Si me preguntan por la peor lectura de este año instantáneamente responderé El temor de un hombre sabio, un tocho de más de mil páginas que impacta por lo vacío de sus capítulos, el desagradable cambio en el ritmo que ocurre avanzadas 400 páginas y las cantidades industriales de paja que usa el autor para rellenar y abultar la historia. Por otra parte, casi tan decepcionante como el libro de Rothfuss, está Mr. Mercedes de Stephen King, su intento de escribir una novela policial, que intentaré no recordar hasta que lea la segunda parte, porque soy masoquista y continuaré con la trilogía.

MEJORES LECTURAS DEL AÑO

Comencemos por algunos libros que, no obstante son excelentes y también las menciono dentro de las mejores lecturas del año, no alcanzan a ingresar al Top 10. Obras impresionantemente innovadoras como La casa de hojas, de Mark Z Danielewski, un autor que decide llevar al límite la interacción entre lector y libro, con una propuesta transgresora que nos invita a jugar; pasé verdaderos momentos de tensión con este libro, no solamente cuando tenía que torcerlo y ubicarlo frente a un espejo para poder leer ciertos pasajes. Otra novela que destaca por la experimentación es Fantasmas, de Chuck Palahniuk, un autor que busca en cada novela impactar al lector. Aquí junta distintas historias que escribe un grupo de autores confinado a un retiro de creatividad, cuya oscuridad solo sirve para destacar el lado siniestro de sus narraciones. La mejor novela que he leído de este autor, sin dudas. Cambiando radicalmente de género, menciono The knife of never letting go, primer libro de la trilogía Chaos Walking de Patrick Ness, con la nos invita, con una voz que estiliza las palabras del niño protagonista, a conocer un mundo en que todos pueden oír los pensamientos de todos, en un planeta lejano que se prepara para albergar a la civilización humana que escapa del desastre en que se ha convertido la Tierra. Aunque me habría gustado ponerlo en el top, ya incluí otro libro del autor, A monster calls, e intentaré variar un poco los títulos. Finalmente quiero mencionar la conmovedora Stoner, una novela magistral que nos habla de la mediocridad y una extraña forma de entender el éxito, a través de los días normales de la vida normal de un protagonista normal. Ahora, sin otras menciones especiales que hacer, avancemos al top 10.

LAS 10 MEJORES LECTURAS DEL 2014

lo mejor 1

10. ‘Sobre la belleza’ de Zadie Smith.

Quiero destacar la universalidad de este relato, lo fácil que es identificarse con este grupo de académicos en guerra intelectual, la familia ecléctica de los profesores y sus constantes conflictos. Divertida e irónica, Zadie Smith compone una novela en donde la profundidad y la agudeza intelectual se dan la mano en un tour ameno y entrañable. Llena de premisas ocultas y no tan ocultas, se me ocurre que Sobre la belleza podría anunciarse con el siguiente eslogan: Los académicos también son personas. Y aunque hay una interesante discusión sobre la belleza, sus representaciones, y conceptos como la discriminación positiva, creo que para captar lectores resaltaría el aspecto humano de esta novela.

9. ‘A sangre fría‘ de Truman Capote

Seguramente muchos de ustedes conocen este libro, “novelización” de los eventos ocurridos a la familia Clutter y la posterior investigación, que masificó un incipiente género llamado True Crime. Capote es un genio. Un hombre con semejante don para captar el alma humana solo merece ese apelativo, y si a esto le sumamos un talento especial para la prosa obtenemos la impresionante obra que este libro es. Emocionante, impactante y cruda en sus implicaciones, A sangre fría nos obliga a ver a los asesinos como nunca antes habríamos hecho. Imprescindible. Una de las novelas que todos deberíamos leer alguna vez.

8. ‘Casa de campo’ de José Donoso

Una obscura y grotesca novela, cargada de simbolismos y alegorías sobre la historia de la violencia en Chile, contada con la prosa que solo Donoso sabe producir. Seguramente lectores extranjeros no captarán la totalidad de referencias (como seguramente muchos lectores nacionales tampoco lo harán, porque por momentos no sabes si el autor se refiere a un hecho histórico o a otro. Una interesante ambigüedad que nos obliga a jugar con él), sin embargo si desean conocer un Chile literario diferente, los invito a descubrir esta magnífica obra.

7. ‘A monster calls’ de Patrick Ness

Una conmovedora novela sobre un niño visitado por un monstruo que le intenta arrancar a base de historias y ficciones la verdad inherente que lleva dentro. Una pista: se relaciona con la catastrófica enfermedad de su madre. Con una prosa sencilla y perfecta, el autor presenta esta novela que emocionará a niños y adultos. Me habría gustado leerla en la edición ilustrada, y recomiendo que, si pueden, la consigan, sin embargo, no son necesarias para disfrutar esta maravillosa historia.

6. ‘Middlesex‘ de Jeffrey Eugenides.

La lectura de noviembre en el Man Pulitzer Book Award Project llega directo a las mejores lecturas del año. Una saga familiar que recorre décadas y continentes hasta desembocar en Cal, una persona nacida dos veces, primero como chica y luego como chico, que nos cuenta en primera persona (que además nos obliga a plantearnos el narrador protagonista de otra forma) la historia de su autodescubrimiento. La prosa precisa del autor, una habilidad épica de hacer de esta historia una incesante cadena de acontecimientos que no da tregua al lector y su humor y cariño especial para tratar a los personajes, constituyen un libro magistral, ganador del Pulitzer, que se instala entre las grandes novelas americanas, y en las grandes lecturas de mi vida como lector.

lo mejor 2

5. ‘American Psycho’ de Bret Easton Ellis.

Esta excesiva novela es desagradable de leer. Grotesca en sus pasajes más vanidosos y hasta vomitiva en sus escenas salvajes. Pese a esto, me parece necesaria, toda una experiencia de lectura que cumple su objetivo: forzarnos a pensar. Patrick Bateman es millonario, es exitoso en su trabajo como hombre de negocios y ha cumplido el ideal americano del éxito financiero-social que muchos han perseguido en las últimas décadas. Bajo su ropa cara y sus productos cosméticos, se oculta un monstruo que recorre Manhattan cometiendo crímenes atroces. Pero la brutalidad de la novela no se limita a las escenas de desagradable violencia. La novela es un todo que funciona a la perfección, un microcosmos descompuesto que nos arrastra a la locura y nos obliga a presenciar el espectáculo destructivo que es el protagonista, un verdadero productos de la sociedad que ha sido liberado y olvidado por sus creadores, el oscuro sistema.

4. ’22/11/63‘ de Stephen King

Las dos novelas del maestro que aparecen en esta entrada comparten una intención común: probar suerte en un género poco usual para el maestro del terror contemporáneo. A diferencia del libro que mencionaré después, en 22/11/63 encontramos a Stephen King en su esplendor como narrador, mezclando elementos de la crónica histórica, el thriller, los viajes en el tiempo y las implicaciones casi metafísicas del mundo que entronca en la Torre Oscura, en una historia entrañable e impecable. Personajes que ya son viejos amigos, sometidos a una trama que no da tregua el lector, que nos mantiene en vilo hasta el final, atraviesan el tejido espacio temporal para ofrecernos la novela que faltaba en el impresionante arsenal literario en que se ha convertido la obra de uno de los grandes narradores de Norteamérica.

3. ‘Ampliación del campo de batalla‘ de Michel Houellebecq

Una novela breve, concisa y difícil de asimilar, que nos lleva al complejo campo de batalla creado tras la asimilación del modelo neoliberal. Memorables pasajes nos presenta este libro, como el escape a la naturaleza del protagonista, sus reflexiones sobre lo complejo que es comprar una cama, o su peculiar opinión sobre las mujeres y sus terapeutas. Incómoda, divertida de leer, y muy precisa en cuanto a sus pretensiones, esta novela me presenta a un autor que seguiré durante el 2015.

2. ‘La trilogía de Nueva York’ de Paul Auster

Tres novelas breves interconectadas en un mundo ambiguo y emocionante. Tres ejercicios literarios que mezclan géneros y derriban barreras, componiendo la primera gran obra del novelista americano Paul Auster. Este es uno de esos libros que terminas con la boca abierta, sabiendo que volverás a devorar en poco tiempo, porque en una lectura es imposible captar su oscura profundidad. Múltiples son las razones por las que este libro es una obra de culto, imprescindible en el “canon posmoderno”, y abarcan desde la reflexión sobre el lenguaje y sus limitaciones, la naturaleza de la literatura y las posibilidades de la ficción literaria. Ambiciosa y juguetona, esta novela concentra los mejores elementos del autor, que intentará retomar en sus posteriores trabajos.

1. ‘La broma infinita’ de David Foster Wallace

Esta infinita novela, que literalmente se burla del lector en muchos momentos, arrastrándolo por monólogos sobre la naturaleza de las videoconferencias, las intrincadas reglas de un curioso juego llamado Escatón, los ligues amorosos de un adolescente y luego las conversaciones de espías-asesinos en silla de ruedas, con un futurista telón de fondo que abarca políticas separatistas y una película que mata a quien sea que la vea. Una locura de libro, que no volveré a comentar aquí, así que les dejo la anti-reseña que escribí tras la extenuante lectura. Eso sí, un último comentario, y quizá la razón por la que es, indiscutiblemente, mi mejor lectura del año: si tuviera que elegir el momento más conmovedoramente humano, más desgarrador, honesto y maravilloso, de los 365 días que pasé leyendo durante el 2014, lo encontraría en esta novela. David Foster Wallace no es una leyenda, solamente, por la impresionante forma de concebir una novela que aportó a la literatura, burlando las reglas de linealidad y legibilidad, sino también por su inusual comprensión de aquello que se oculta o que intentamos ocultar dentro de nosotros, sentimientos que él rescata y analiza, deconstruye y clarifica, ya sea en intentos monólogos o en lentas secuencias de acción incesante.
Impresionante. Imperdible. Imprescindible.

¡Y aquí termina este recuento de lecturas! ¿Han leído algún libro del Top 10? ¿O de mis decepciones del año? Cuéntenme sobre sus lecturas del 2014 y sus propósitos lectores para el año que comienza.

¡Feliz año 2015 a todos!